La destrucción de hábitats y el cambio climático son las dos principales amenazas contra la biodiversidad, dice Thomas Lovejoy, biólogo, profesor y miembro de la Fundación de las Naciones Unidas, a quien hoy se le reconoce como el padrino de la biodiversidad.

El reconocido conservacionista se refirió también a Jair Bolsonaro y su posición sobre el Amazonas. Considera que el primer mandatario de Brasil, ignora la ciencia y la inmensa importancia que esta selva tiene para ese país y todas las naciones que la comparten, al ser el repositorio más grande de biodiversidad en el planeta. "El Amazonas debe manejarse como un sistema y no como un mero medio para el progreso". 

Loveyoy participará en la Tercera Cumbre de Sostenibilidad 2019 organizada por Semana Sostenible, que se realizará bajo el nombre, “Bicentenario, una mirada de transformación y sostenibilidad”, la cual se llevará a cabo este 27 de agosto en el Movistar Arena, en Bogotá. Allí se hablará de cambio climático, ciudades sostenibles, industrias sostenibles, el estado de los ecosistemas terrestres y, también, se analizarán las propuestas que los candidatos a la alcaldía de Bogotá tienen para el próximo periodo de gobierno. 

Estos son algunos de sus planteamientos e ideas. 

Semana Sostenible: ¿Cómo comenzó su curiosidad por la biología?

Thomas Lovejoy: Cuando tenía 13 años escogí ir a la Millbrook School porque tenía un zoológico y me gustaban los animales. No tenía idea de ciencia o de conservación y menos del reto de sostenibilidad que enfrentamos. Frank Trevor, el profesor que inició el zoológico, enseñaba biología de una forma reveladora y antes de cumplir los 14 entendí la variedad de la vida en la Tierra. Hoy, llamamos a eso biodiversidad y no me he cansado de esta. Nos dio la existencia, nos mantiene.

Le recomendamos: En Colombia 1.302 especies silvestres tiene algún grado de amenaza

Semana Sostenible: ¿Cuáles son las mayores amenazas para la biodiversidad?
T.L.: Las dos amenazas más grandes son la destrucción de hábitats (como la deforestación) y el cambio climático. Actualmente, la primera es mayor debido a las vías de desarrollo desordenadas que, al final, es un análisis económico pobre, porque muchas veces una meta puede lograrse sin destruir. Pero el cambio climático pronto será mayor que la destrucción -incluso, puede interactuar en sinergias perjudiciales junto con esta-. Por ejemplo, el melomys rubicola (un tipo de roedor) se extinguió por el aumento del nivel del mar causado por el cambio climático. 

Semana Sostenible: ¿Qué se puede hacer para ayudar?
T.L.: Todos pueden contribuir, primero, aprendiendo más acerca de esto y cuáles pueden ser sus soluciones; y segundo, llamando a ciudadanos y gobiernos a buscar caminos más sostenibles. De eso se tratan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas que busca hacer cumplir la Fundación de las Naciones Unidas de la que hago parte -ha habido avances, pero no suficientemente rápido-. No se puede tratar a la biodiversidad como un bien gratuito sin valor que puede ser ignorado. Existimos en un planeta vivo y necesitamos respetarlo y nutrirlo. 

Lea también: En Colombia 7.500 especies de flora están amenazadas

Semana Sostenible: ¿Qué opina de la posición de Bolsonaro frente al Amazonas?
T.L.: El enfoque de Bolsonaro sobre el Amazonas ignora la ciencia y la inmensa importancia que esta selva tiene para Brasil y todas las naciones que la comparten, al ser el repositorio más grande de biodiversidad en el planeta. Los beneficios climáticos que ofrece en toda Sudamérica, como la humedad que alimenta la agricultura al sur de esta selva son indispensables. El Amazonas debe manejarse como un sistema y no como un mero medio para el progreso. No hay progreso sin un Amazonas saludable.

Semana Sostenible: ¿Colombia está haciendo lo suficiente para cuidar esta selva?
T.L.: La respuesta corta es no. La larga es que la solución debe incluir protección, pero también alternativas sostenibles como la acuicultura. Colombia es un país amazónico mayor y, como los otros, está enfrentando a la deforestación. Durante la era de las Farc la tala de los bosques era baja porque no había grandes grupos de personas allí. Luego de la firma de la paz, estableció importantes áreas protegidas como el Chiribiquete y demarcó reservas indígenas, pero recientemente la colonización y la deforestación han aumentado, causando un reto de aplicación para el gobierno. 

Le puede interesar: Un millón de especies podrían verse amenazadas de extinción en las próximas décadas

Semana Sostenible: Y el sector privado ¿qué papel puede jugar en esto?
T.L.: En este momento, casi en cualquier sitio del mundo la conservación de la naturaleza y la biodiversidad recae sobre todo en los gobiernos y organizaciones no gubernamentales. Empresas privadas responsables tratan de limitar su impacto ambiental, pero necesitan un sistema de recompensas que las motive a pasar de evitar hacer daño a una colaboración proactiva en favor de la conservación. Esto solo tendrá éxito si hay una cooperación tripartita entre el sector privado, agencias del gobierno y ONG.