La temporada de lluvias, que se intensificó en abril, no da tregua y tiene en jaque a las autoridades de varios departamentos y municipios. En Manizales, por ejemplo, las autoridades municipales decidieron decretar la alerta naranja debido a los torrenciales aguaceros que han incrementado significativamente los niveles de agua en la ciudad.

El alcalde de la capital del Caldas, Octavio Cardona, dio a conocer que en las estaciones de medición, el acumulado de lluvias promedio llega a 370 milímetros y en algunas de ellas se registran hasta 390 milímetros, cuando el promedio en condiciones normales no debe superar los 250 milímetros.

“Tenemos tres muertos, una persona lesionada en el sector de Pueblo Hondo. También hay por lo menos 35 a 40 derrumbes que estamos atendiendo, varias vías afectadas que ya estamos recuperando, hemos declarado la alerta naranja para el municipio de Manizales en el Comité Municipal de Gestión del Riesgo y estamos en alistamiento todas las entidades que tienen que ver con este Comité” explica el funcionario.

La alerta obedece también a que los pronósticos del  Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), apuntan a que las lluvias torrenciales continuarán; por lo que las autoridades de Manizales están a la expectativa para atender las situaciones de emergencia que puedan presentarse.

Lea también: Estudiantes salieron a las calles a exigir acciones reales contra el cambio climático

En la ciudad se activó el plan de contingencia que integra a todas las entidades, entre ellas, obras públicas, Aguas de Manizales, la Policía, Corpocaldas, la Central Hidroeléctrica de Caldas y Emas, con el fin de hacerle frente de la mejor forma a estos fenómenos naturales.

Otras regiones como Antioquia y Valle del Cauca también están siendo afectadas por el incremento en los niveles de agua de ríos y quebradas que han generado inundaciones afectando a un número importante de familias.

En Antioquia, las poblaciones de Medellín y Vigía del Fuerte han enfrentado los avatares de los fenómenos naturales. En la capital antioqueña el Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres generó una orden de evacuación preventiva a 12 familias en la zona de Alta Vista, en donde varios pobladores han quedado damnificados como consecuencia del desbordamiento de la quebrada La Picacha.

De igual forma, en el municipio de Vigía del Fuerte, en Urabá, la creciente del río Murrí obligó a por lo menos 15 comunidades a desplazarse hasta el corregimiento de Mandé Vásquez, dadas las afectaciones que ya generó a algunos de los habitantes de la zona.

Le puede interesar: Por qué las inundaciones ahogan a Colombia

El Valle también ha debido enfrentar situaciones de emergencia por causa de las crecientes lluvias. Hace apenas dos días se registraron derrumbes en vías del municipio de Florida, a donde los organismos de socorro debieron acudir para realizar trabajos que permitieran la recuperación de las vías y adelantar el censo de las viviendas afectadas, las cuales superaron 30; algunas de las cuales quedaron prácticamente destruidas. Las emergencias se presentaron por la creciente del río Las Cañas.

Los ponósticos del Ideam indican que las lluvias continuarán en norte del departamento de Chocó y en el nororiente del Valle; con precipitaciones entre ligeras y moderadas. Por su parte, en la Región Andina, se mantendrán las lluvias en los sectores del occidente y sur de Antioquia, el oriente del Tolima, centro oriente del Huila y Eje Cafetero y noroccidente de Cundinamarca. En Boyacá también pueden presentarse lluvias moderadas.

Este panorama evidencia que el invierno continúa fortaleciéndose y que los organizamos de socorro de varias regiones del país deberán implementar sus planes de contingencia para hacer frente a la temporada de agua, que no cede.