Desde hace más de 10.000 años los gatos vienen haciendo parte de la vida de los seres humanos.

Ha sido tan arraigada su relación que, por ejemplo, en el antiguo Egipto eran adorados como dioses. Era tal su vínculo, que sus dueños se afeitaban las cejas en señal de duelo cuando el gato de la familia fallecía.

Adicionalmente, el hurto y la comecialización de estos felinos podían llegar a ser castigados con la muerte.

Le puede interesar: Este video revela por qué los gatos siempre caen de pie


Pero no solo en la civilización egipcia este mamífero fue gran protagonista, también lo fue en la mitología china, escandinava, japonesa, griega, celta, peruana, tailandesa e india.

Existe un registro de cinco dioses gato adorados en la antiguedad. Bastet fue uno de los más populares. Esta diosa egipcia, representada como una mujer con cabeza de gata o como una gata oscura, era el símbolo de la parte positiva de los rayos solares, la armonía y la felicidad.

Bastet fue una  diosa egipcia representada como una mujer con cabeza de gata o como una gata oscura. Foto: Flickr

Además era considerada como una fiel protectora doméstica, guardiana de las mujeres embarazadas y de los partos, pues se decía que tenía el poder de alejar los malos espíritus.

De hecho, la antigua ciudad de Bubastis estaba consagrada al culto de Bastet y por eso allí aparecieron cientos de gatos momificados, pues se creía que estos felinos eran la representación viviente de esa deidad, y por ello vivían en los templos y eran dignos de los faraones.

Entre tanto, Li Shou fue concebido por los chinos como un dios protector, relacionado con la fertilidad, razón por la cual le hacían ofrendas para mejorar las cosechas. Los chinos creían que los gatos eran un cruce entre mono y león, debido a la forma de su cuerpo y sus movimientos.

Le recomendamos: La insólita reacción de un gato frente a la pelea de dos ratas


En la historia china se cree que los dioses, después de crear el mundo, designaron a los gatos como vigilantes del orden de la creación, y para tal fin, les otorgaron el don de la palabra con el objetivo de que luego les contaran cómo iban las cosas.

Sin embargo, cuenta la leyenda que cuando los dioses les llamaban a rendir cuentas, encontraban a los gatos relajándose, jugando o durmiendo, razón por la cual decidieron quitarles sus poderes y dárselos a los humanos.

Pero los dioses, al percatarse que los hombres no comprendían nada de lo divino, obligaron a los gatos a ser los guardianes del tiempo.


Freyja se movilizaba en un carruaje empujado por grandes gatos. Los antiguos campesinos nórdicos la veneraban y le daban ofrendas para asegurar buenas cosechas. Foto:Pintura ‘Freyja busca a su marido‘ de Nils Blommér.


Por su parte, para Freyja, que era una de las dos diosas más importantes en el panteón nórdico y germánico, los gatos eran animales sagrados, ya que Thor se los  había obsequiado. Ella, considerada como la diosa del amor, la belleza y la fertilidad, se movilizaba en un carro tirado por grandes gatos, que además actuaban como sus consejeros.

En el antiguo Egipto también era adorada Sekhment, una diosa con cuerpo de mujer y cabeza de leona coronada por el disco solar. La hija de Ra encarnaba la fuerza, la guerra y venganza, pero adicionalmente la sanación.

Sekhment era una diosa con cuerpo de mujer y cabeza de leona, coronada por el disco solar. Foto: Pixabay

Otros gatos adorados, pero que no alcanzaron a llegar al estatus de dios, fueron los Bakeneko de la mitología japonesa, a los que se les atribuían poderes sobrenaturales ya que podían lanzar bolas de fuego, volar, mutar de forma (hasta en humanos), caminar sobre dos patas y, según la leyenda, varios tenían el poder de resucitar a los muertos.

Los Bakeneko de la mitología japonesa podían lanzar bolas de fuego, volar y hasta mutar en forma de humanos. Foto ilustración: Deities Daily

Como estos, en otras culturas y mitologías el gato también ha sido objeto de adoración y su introducción al mundo doméstico ha sido tal que hoy su población en todo el mundo supera los 500 millones, al punto que hoy se estima que existen más gatos que perros como mascotas.

Adicionalmente, se han sido creados tres días para rendir tributo a los gatos. En 2002 el Fondo Internacional para el Bienestar Animal declaró que el 8 de agosto se conmemoraría el Día Mundial del Gato, sin embargo, el 20 de febrero de 2009 los usuarios de Internet decidieron homenajear a estos animales con el Día Internacional del Gato, motivados por la muerte de Socks, el gato perteneciente a la familia del expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, quien tras vivir con ellos por más de 20 años, tuvo que ser sacrificado debido al cáncer que padecía.

Pero además, en 2011 la experta en el estilo de vida de mascotas, Colleen Paige, decidió celebrar Día Nacional del Gato en Estados Unidos el 29 de octubre con el fin de promover el bienestar animal.

Se estima que en la actualdiad existen  500 millones de gatos en todo el mundo, pertenecientes a 100 razas reconocidas. Foto: Pixabay. 

Pero más allá de qué día se quiera exaltar a estas mascotas, lo cierto es que actualmente existen 100 razas reconocidas, las cuales fueron dividas en cuatro categorías: persas y exóticos; los de pelo semi-largo; los de pelo corto y los siameses y orientales.

De esta manera, los gatos pasaron de ser adorados como dioses, a ser adorados como mascotas.