El ejemplar encontrado, una hembra joven, es considerada como de "alta prioridad por poseer alta carga genética de la especie Chelonoidis abingdonii, un tipo de tortuga gigante considerada extinta en la isla Pinta y a la que pertenecía George, señaló el Parque en un comunicado.

El quelonio fue encontrado durante una expedición realizada en el volcán Wolf, en la isla Isabela. Además de este animal, guardaparques y científicos del PNG y de la organización Galapagos Conservancy localizaron otras 29 tortugas (11 machos y 18 hembras) que tienen "linaje parcial" de la especie "Chelonoidis niger", considerada extinta en la Isla Floreana.

Le recomendamos: Murió una de las tortugas más amenazadas del mundo

Los expertos estiman que la tortuga emparentada con el emblemático George, que murió en 2012 tras negarse a aparearse en cautiverio con hembras de subespecies relacionadas, "podría ser descendiente directa de un individuo puro, el que posiblemente aún habite en algún lugar" del volcán Wolf.

Las 30 tortugas recogidas durante la expedición de 10 días fueron trasladadas al centro de crianza "Fausto Llerena" en la isla Santa Cruz. Tras superar una cuarentena, los ejemplares emparentados con la especie "Chelonoidis niger" se sumarán al programa de reproducción en cautiverio.

Le sugerimos: Hay indignación por muerte de tortugas en Sucre

El PNG indicó que evaluará las acciones que tomará con la tortuga relacionada con la especie de la isla Pinta.

Los científicos hallaron los 30 ejemplares al seguir los pasos de piratas y balleneros por el volcán Wolf, lugar donde solían abandonar a las tortugas cuando se hacía necesario aligerar la carga de los barcos.

El PNG calcula que en ese volcán hay entre 10.000 y 12.000 tortugas en una superficie de 600 kilómetros cuadrados.

Le puede interesar: Encontraron 122 tortugas muertas en una playa

Las tortugas gigantes dan el nombre al archipiélago ecuatoriano de Galápagos considerado Patrimonio Natural de la Humanidad y reserva de la biosfera por su flora y fauna únicas en el mundo.

En Galápagos, que inspiró la teoría de la evolución de las especies de Charles Darwin, quedan once variedades de tortugas gigantes tras la extinción de otras cuatro.