;
EFE

El Departamento Forestal y de Protección Contra Incendios de California detalló que uno de sus mecánicos falleció cuando su vehículo se salió de la carretera en el condado de Tehama y se estrelló contra un árbol.

El incendio Carr, que fue declarado en la ciudad de Redding el pasado 23 de julio, había ocasionado hasta hoy la muerte de siete personas, entre civiles y efectivos de los servicios de emergencia.

Le recomendamos: En video: fuerte viento e incendio crearon un tornado de fuego

Según el último informe de las autoridades, la conflagración Carr ha calcinado más de 71.800 hectáreas y ha arrasado alrededor de 1.600 edificios, con lo que es uno de los incendios más destructivos de este verano en California.

Los bomberos han logrado controlar las llamas de Carr en un 48 %.

Vistas del incendio Mendocino en Willows, (California). EFE/US FOREST SERVICE

Incendio Mendocino Complex

Por otro lado, Cal Fire señaló hoy que el incendio Mendocino Complex, que el lunes se convirtió en el más grande de todos los registrados en la historia de California, ha devastado más de 123.100 hectáreas.

Los bomberos continúan progresando frente a este fuego compuesto por dos focos (Ranch y River), que arden desde el pasado 27 de julio en torno al lago Clear Lake, situado a unos 200 kilómetros al norte de San Francisco.

Así, Mendocino Complex, que se encuentra controlado al 51 %, solo se extendió 2.000 hectáreas más en las últimas 24 horas.

Veintena de incendios en California

Entre la veintena de incendios que continúan activos en California también destaca el fuego Ferguson, que ha destruido más de 38.400 hectáreas y que ha sido contenido al 79 por ciento. 

Varias zonas del Parque Nacional de Yosemite, una de las reservas naturales más populares del país, continúan cerradas debido al incendio Ferguson.
Mientras, el fuego Holy ha quemado casi 4.000 hectáreas en tres días en el condado de Orange y solo está controlado al 5 por ciento. 

Puede leer: Los Angeles pinta sus calles de blanco para bajar la temperatura

Los incendios de gravedad en California son cada vez más frecuentes y violentos, como lo demuestra el hecho de que, según el registro oficial que se remonta a 1932, cuatro de los cinco fuegos más destructivos de la historia del estado se han dado en los últimos seis años.