Por cielo y tierra los organismos de socorro de cinco municipios intentan sofocar el incendio que desde el domingo en la tarde se viene registrando en un cerro de la vereda Teresa del municipio de Nimaima, en Cundinamarca. 

En la extinción de las llamas se ha complicado debido a los fuertes vientos y las difíciles condiciones de acceso al lugar donde se registra el fuego. A esto se suma la imposibilidad cargar el bambi bucket del helicóptero de la Fuerza Aérea que se encuentra apoyando la emergencia, pues cerca no existe un lago o represa para abastecerse  de agua. Ante esta situación, el líquido ha tenido que ser suministrado por carrotanques. 

Le puede interesar: Los incendios también sofocan a Colombia

Cuerpos de bomberos de las poblaciones de San Francisco, Nimaima, Villeta, Utica y La Vega, así como integrantes de la Defensa Civil, el Ejército y la comunidad en general intentan contener la conflagración que ya ha consumido alrededor de 100 hectáreas, según las autoridades que investigan, además, si el incendio pudo o no haber sido provocado. 

Varias familias que residen en la zona tuvieron que se evacuadas ante el peligro. Preliminarmente se ha informado que el fuego afectó una vivienda y estaba cerca de causar estragos en una escuela rural. 

El incendio viene afectando también la vegetación nativa que se encuentra a orillas de los ríos Negro y Pinzaima. Los habitantes de la zona temen por sus animales y cultivos. Sin embargo, los organismos de socorro esperan poder controlar las llamas antes de finalizar este martes.

Santurbán también arde 


Desde hace cuatro días se viene registrando un incendio en el Páramo de Santurbán. Foto: Cuerpo de Bomberos de Bucaramanga y Piedecuesta.

En la vereda Pantanos, ubicada a dos horas del casco urbano del municipio de Charta, Santander, se viene registrando hace tres días un incendio que amenaza al Páramo de Santurbán. 

El teniente Édgar Ochoa, integrante del Cuerpo de Bomberos Oficiales de Bucaramanga, hizo un "S.O.S. por Santurbán" al señalar que había tres focos del incendio imposibles de contener sin la ayuda de apoyo aéreo. El teniente señaló, además, que a las difíciles condiciones topográficas del terreno, se sumaban el hecho que el fuego estaba siendo avivado por un bosque de pinos donde había una capa vegetal muy inflamable que creaba focos subterráneos. 

Le sugerimos: "La deforestación es principal causa de los incendios amazónicos": científico brasileño

El oficial de bomberos afirmó que desde el lunes fue solicitado apoyo aéreo para extinguir la conflagración ante la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres. "Estamos adelantando una estrategia consistente en llevar agua con motobombas, mangueras y piscinas escalonadas, hasta donde nos alcance y acercar el líquido a los organismos de socorro", explicó Ochoa.  

La Cruz Roja, entre tanto, se sumó a la atención de la emergencia desarollando labores de prevención en escuelas y viviendas del entorno. Para las autoridades de Santander, el incendio pudo haber sido provocado por un habitante del sector que, al parecer, quiso hacer una quema controlada para preparar un terreno para el cultivo. 

Se espera que la ayuda aérea llegue lo antes posible para poder sofocar el fuego que continúa en inmediaciones del páramo, más exactamente en parte baja de este ecosistema. Cerca de 120 personas, de cinco municipios, entre los que se encuentran Piedecuesta, Rionegro, Matanza y Suratá, trabajan para controlar un incendio. El municipio de Charta no cuenta con Cuerpo de Bomberos.

Así está el panorama en Colombia 

Desde la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia se informó que en lo corrido de este año se habían registrado más de 500 incendios, siendo los departamentos de Cundinamarca, Tolima y Nariño los más afectados en la actualidad. 

El Capitán Germán Miranda aseguró que el pico de conflagraciones que se vienen registrando en el país se debe a las altas temperaturas y la fuerte intensidad de los vientos. "Sin embargo, nuestra preocupación se basa en que la mayoría de incendios son provocados por la mano del hombre o manos criminales, por eso hacemos un llamado a la comunidad para que nos notifique de manera inmediata y, de esta forma, poder dar respuesta oportuna a las emergencias, acorde con las necesidades de los municpios", dijo Miranda. 

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, entre tanto, señaló que para el mes de septiembre se estiman precipitaciones por debajo de lo normal en las regiones Caribe y Andina, con una probabilidad de ocurrencia, entre un 50% y 60%, con reducciones respecto a lo normal mayores (20%). 

Lea también: Faltan bomberos para apagar tantos incendios en Colombia

"En zona de la región sur y centro de la región Andina se espera que persistan vientos fuertes y bajos volúmenes lluvias que favorecerán las  condiciones secas, además que se presenten incendios de la cobertura vegetal", sostuvo el Ideam. 

El instituto indicó también que la persistencia por amenaza en la ocurrencia de incendios de la cobertura vegetal en el país se muestra bastante fuerte y activo en zonas de las regiones Andina y Caribe. Según los análisis hechos por esa entidad existe una probabilidad de amenaza muy alta de que se presenten conflagraciones en los departamentos de Tolima, Valle del Cauca, Cauca, Nariño, Cundinamarca, Quindío, Risaralda, Caldas y norte del Huila. 

Estos datos son corroborados por la Unidad Departamental de gestión de Riesgos de Desastres de Nariño que informó que en el mes de agosto de 2019 se habían generado 132 incendios de cobertura vegetal, en 34 municipios, siendo Pasto el que resgitró mayor número. Se estima que en esa región del país se presentan entre 4 y 5 conflagraciones diarias y más de 400 hectáreas han sido consumidas las llamas hasta ahora. 

Puede leer: En video: fuerte viento e incendio crearon un tornado de fuego

A nivel nacional se calcula que 105.000 hectáreas de bosques han sido arrasadas por incendios este año. 

El Ideam sostuvo que en la Región Pacífica se espera este mes que los volúmenes de precipitación se encuentren dentro de los promedios climatológicos en el centro-sur de la región, mientras que al oriente del país, en las regiones de Orinoquia y Amazonia, se prevén lluvias cercanas a los promedios históricos, excepto en sectores de los departamentos del Meta y Guaviare, y al oeste de Vaupés, donde se esperan volúmenes que podrían estar por encima de los valores climatológicos, con una probabilidad de incremento entre el 40% y 50%.