Más de 128.770 hectáreas de vegetación nativa habrían sido consumidas por los cerca de 2.200 incendios forestales que se han registrado en el país en lo corrido de 2019, la cifra más alta de los últimos 20 años.  

Aunque no existe un cálculo consolidado que indique con exactitud el número de terreno que ha sido arrasado por el fuego, las autoridades estiman que solo en el mes de septiembre las llamas habrían devastado más de 8.500 hectáreas.

Eduardo José González, director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, UNGRD, prefirió ser prudente frente a la entrega de cifras de hectáreas incineradas, al señalar que quien debe adelantar esa medición técnica es el Ministerio de Ambiente, a través de Parques Nacionales, así como el Ministerio de Agricultura, en algunas ocasiones, y de las Corporaciones Autónomas Regionales. 

Le puede interesar: Faltan bomberos para apagar tantos incendios en Colombia

El funcionario hizo énfasis en que la suma que se maneja hasta ahora no ha sido verificada en su totalidad, sino que parte de los datos que entregan quienes llegan extinguir las conflagraciones. "La hacen al ojo, pero sin ningún tipo de procedimiento técnico, por eso la cifra que en este momento existe está sin verificar y es tentativa", explicó. 

González se refiere a las 34 mil hectáreas que habrían sido consumidas por los incendios que se presentaron entre el 15 de junio y el 15 de septiembre, periodo en el que se registró la segunda temporada seca del año, la cual deja un saldo 836 incendios, en 17 departamentos y 256 municipios

"Los regiones con mayor número de eventos registrados fueron Cundinamarca, con 252, Tolima (203), Cauca (78), Nariño (60) y Huila (62). De los 836, 820 fueron liquidados, siete se encuentran controlados y nueve más están  activos al momento”, dijo González. 

Le sugerimos: Los incendios también sofocan a Colombia

El director de la UNGRD informó que de los 16 incendios que no han logrado ser liquidados, siete se encuentran controlados en Tolima (Icononzo y Ortega), Norte de Santander (Santiago), Cundinamarca (Soacha), Cauca (Corinto), Huila (Palermo), y en Nariño (El Tablón de Gómez), y nueve más permanecen activos en Tolima (Planadas y Valle de San Juan), Norte de Santander (Cúcuta y Bucarasica), Huila (Palermo), Nariño (Santacruz), Cauca (La Vega), Santander (Sucre) y en Valle del Cauca (Yumbo).

Para sofocar las 820 conflagraciones restantes fueron movilizadas por las autoridades más de 8.100 miembros operativos del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, al igual que 98 máquinas de apoyo, 8.340 herramientas manuales y destinados más de 2.000 millones de pesos, que fueron destinados a las 17 operaciones aéreas de respuesta realizadas (15 a través de la Fuerza Aérea Colombiana y dos con la  Policía Nacional), para lo que fueron necesarias cerca de 194 horas de vuelo y más de 594.227 galones de agua y liquido retardante, a través de 1.017 descargas. 

Lea también: Más allá del sector ambiental, ¿qué pasa y a quién le importa la deforestación en la Amazonia?

"Ningún colombiano ha perdido la vida por causa de esta temporada seca, gracias a que se ha podido actuar de manera oportuna", recalcó González durante la entrega del balance sobre el impacto de los incendios forestales en el país, actividad en el que las autoridades advirtieron que la mayoría de estos eventos eran producidos por la mano del hombre y, por eso, hicieron un llamado a denunciar y, a quienes viven en las zonas rurales, a evitar las quemas. 

Los integrantes del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres entregaron el balance de incendios ocurridos durante la segunda temporada seca en Colombia. Foto: UNGRD

Yolanda González, directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, a su turno, señaló que en la Amazonia colombiana no hubo ninguna afectación en esta temporada seca. "Desde el año pasado el Ideam, en conjunto con el Gobierno nacional. desarrollaron estrategias de prevención frente a la temporada seca y el fenómeno de variabilidad climática lo que permitió mitigar el impacto en las comunidades. Gracias al Conpes 3.947 liderado por el presidente Iván Duque, en el cual participan todas las entidades del Gobierno nacional, se pudieron reducir las afectaciones de esta temporada seca”, explicó González. 

La funcionaria informó que septiembre es el mes de transición a la segunda temporada de lluvias del año en varias zonas del país, especialmente, en las regiones Andina y sur del Caribe. "Esta temporada, como se ha registrado históricamente, se presentará mucho más intensa que la de los meses de marzo a junio. Sin embargo, se estima que para el mes de octubre se presenten precipitaciones por debajo de lo normal en el Caribe y en la región Andina, y para el resto del país condiciones históricas normales", dijo el Ideam.

Le recomendamos: Estudio muestra la tendencia de incendios en la Amazonia norte de Colombia

“Tradicionalmente la segunda temporada de lluvias empiezan a desplazarse de la zona Caribe hacia la región Andina. En los próximos días se esperan lluvias en Santander, Caldas, Risaralda y Quindío. La transición va a ser lenta hacia el oriente del territorio nacional. Pasamos de condiciones secas a condiciones fuertes, principalmente en el mes de octubre”,  manifestó González.