Mientras en Europa sus habitantes enfrentan olas de calor, que este jueves rompieron récord alcanzando temperaturas que llegaron a los 42 grados centígrados, en ciudades como París; en Jerusalén, un municipio de Cundinamarca; ubicado cerca del río Magdalena, la temperatura subió hasta los 41 grados centígrados el pasado 16 de julio, el mayor pico de calor del país en este mes.

Si bien varias regiones del territorio nacional han enfrentado niveles de calor que superan los 35 grados centígrados como es el caso de La Guajira, Santander, Córdoba, Tolima, Bolívar, Cesar y Sucre, lugares en donde los incrementos se han ubicado entre los 2,5 grados centígrados por encima de lo normal, fue en Jerusalén donde el mercurio del termómetro más subió, ubicándose alrededor de 4 grados por encima de lo normal. 

Manaure, en La Guajira, también tuvo un alza importante llegando a 40 grados, siendo este dato, 3,7 grados centígrados más elevado de la temperatura tradicional. Otras zonas como Tame en Arauca, Bucaramanga, Zambrano y Simití en Bolívar y Palmar en Santander, han registrado temperaturas promedio entre 2,6 y 2,9 más altas de lo normal. En Natagaima, Tolima el nivel de calor alcanzó 39,4 grados centígrados, el pasado 21 de julio. 

Para Yolanda González, directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), esto es resultado de pulsaciones del planeta se sienten en todos lados y principalmente en los climas cálidos y templados.

En este municipio, ubicado a 113 kilómetros al suroccidente de Bogotá, ya había mostrado temperaturas elevadas hace unos cuatro meses, cuando alcanzó 40 grados centígrados y sus autoridades, en alianza con la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), han venido trabajando en el desarrollo de proyectos tendientes a contribuir con los impactos generados por el cambio climático. 

Se conviritió en una de las primeras poblaciones en lograr ser autosostenible a través del uso de paneles solares y la recolección de aguas lluvias. Actualmente, más de 5.000 familias hacen parte del programa “Lluvia para la vida” y con la energía solar logran el funcionamiento de las entidades gubernamentales.

De acuerdo con información de la CAR, los recursos que se generan por el ahorro en la facturación de agua y energía son invertidos en la ampliación y mantenimiento de los paneles solares, estrategia que contemplan implementar en más de 50 escuelas rurales en zonas apartadas del departamento donde no hay redes eléctricas.

En Jerusalén también habrá un nuevo centro de operaciones donde se efectuarán proyectos de investigación para zonas de bosque seco tropical. Edwin García, director de la Dirección de Laboratorio e Innovación Ambiental de la CAR, precisa que se trabajará en un nuevo centro de investigación con énfasis en energías renovables en este municipio. 

Le puede interesar: 

En esta población se ha venido trabajando en una serie de proyectos en los que se ha combinado la eficiencia tecnológica con los recursos naturales.  Dice que con esta propuesta, “se implementará un nuevo modelo energético, a través de acciones concretas que se replicarán total o parcialmente en otros municipios del Territorio CAR que presenten las características de Jerusalén: tierras áridas, de ecosistema Bosque Seco Tropical, con períodos escasos de lluvia y altas temperaturas.

Este proyecto ya cuenta con el apoyo del gobierno Israelí e iniciará con la instalación de un sistema de riego por goteo, un invernadero para la siembra de especies nativas y energías renovables. De acuerdo con la entidad ambiental, la Universidad Nacional tiene interés en hacer parte de esta iniciativa.

Las temperaturas seguirán subiendo

Y mientras esto sucede en Jerusalén, la directora del Ideam precisa que en la Región Caribe se volverán a presentar temperaturas altas a pesar de haberse registrado días con lluvias.

“Esta situación se presenta por el tránsito de las ondas tropicales que viene desde Europa y otras regiones del mundo, que normalmente dejan dos o tres días de lluvia, pero predominando altas temperaturas en la mañana y a medio día”.

Ahora llega agosto y soplan fuertes vientos del hemisferio sur (vientos alisios del suroeste), lo que genera otras condiciones: puede estar haciendo sol y se siente frío porque las condiciones térmicas cambian. Se espera que también pueda haber una aumento de temperatura en el centro del país.

Cundinamarca, por ejemplo, tiene una particularidad y es que mientras en el centro oriente está afectado por las lluvias, el occidente está seco y con altas temperaturas. Tolima y Huila seguirán siendo los departamentos que podrían tener lluvias por debajo de lo normal y con temperaturas altas.  

Le recomendamos: 

Situación diferente se presenta en la Orinoquia y Amazonia, regiones en las que julio es uno de los meses más lluviosos, por eso allí, explica Fernández, se mantienen alertas para los grandes ríos como Meta, Ariari y Guaviare. En el Pacífico también se mantienen las lluvias. 

Ante el nuevo panorama, el ideam sigue trabajando con el fin de ampliar la oferta de monitoreo especialmente en la Orinoquia, porque son zonas que pueden pasar de una temporada muy lluviosa a una sequía extrema, al igual que la región Caribe. “Seguimos creciendo no solo en la red, sino en la implementación de centros regionales de pronóstico: hay uno en Antioquia y otro en Boyacá y estamos trabajando para tener otros en diferentes regiones del país”, manifiesta Fernández. 

“Esta variabilidad climática nos hace ser mucho más ágiles y rápidos en la prevención el riesgo”, concluye la directiva.