Julio se perfila para convertirse en el mes más cálido de la historia de la tierra. Las temperaturas extremas a las que se han enfrentado diferentes regiones del mundo, les hacen pensar a los científicos especializados en el tema de cambio climático, que esto puede ser una realidad.

Los expertos consideran que si la tendencia registrada en la primera quincena del mes y en el pasado fin de semana se mantiene, va a superar el récord anterior de julio 2017 por unos 0,025°C. Así lo planteó al diario The Gardian, la científica de la Universidad de Oxford, Karen Haustein.

También se superaría el junio más caliente de la historia que se registró el mes pasado, según confirmó esta semana la Nasa y el Centro de Satélites de la Unión Europea. 

Michael Mann, director del Centro de Ciencias del Sistema de la Tierra en la Universidad Estatal de Pennsylvania, por su parte, considera que julio puede convertirse en el más caliente que se haya medido en la tierra.

Y es que los datos en torno a los niveles de calor registrados en los días anteriores no dan lugar a dudas.  Por ejemplo, en el ártico canadiense los termómetros alcanzaron el domingo 14, los 21 grados centígrados en Alert, localidad ubicada a menos de 900 kilómetros del Polo Norte, lugar en el que la temperatura media para un mes de julio es de 3,4 grados y la media máxima es de 6,1 grados.

Regiones de India se quedaron sin agua generando un problema de sequía, varios países de Europa debieron enfrentarse a sofocantes olas de calor y los incendios forestales no dieron tregua. Luego le llegó el turno a Estados Unidos, que el fin de semana pasado enfrentó incrementos importantes de temperatura. Ciudades de la costa este como Washington, Nueva York, Boston, Chicago y Detroit, entre otras, se acercaron a los 38 grados centígrados.

De vuelta a Europa

Ahora las altas temperaturas regresan a Europa. Será un verano muy caluroso y genera preocupación en Alemania  en donde el termómetro marcó un récord de 38,6 ºC a finales de junio en Brandeburgo, la región que rodea Berlín.

Cerca de la mitad de los alemanes (47%) admiten sentir miedo por estas olas de calor, según un estudio realizado por el instituto de investigación Insa y publicado en el diario Dild.

Portugal debió enfrentar durante cuatro días uno de los incendios más fuertes de su historia.   El viento y el calor complicaron las tareas de los cerca de 2.000 bomberos que fueron movilizados, con el apoyo de aviones y helicópteros. Finalmente este martes logró ser controlado. 

Le puede interesar: Alerta por ola de calor que se avecina

Reino Unido también sufrirá del calor esta semana, pero menos que el continente. Los especialistas estiman que el récord de 36,7 ºC de julio, establecido el 1 de julio de 2015, podría ser superado.

Francia será uno de los países más afectados. De acuerdo con los servicios meteorológicos de este país, los termómetros podrían superar los 40 grados centígrados, incluso en París. En más de 70 años, la capital francesa no ha experimentado temperaturas tan elevadas.

El pico de calor está previsto para el jueves 25, cuando la temperatura puede superar los  40°C en varias regiones. Según los meteorólogos, de confirmarse estas predicciones, París batirá el récord histórico de calor registrado en 1947, cuando sus habitantes debieron enfrentar calor por encima de los 40°C.

En junio pasado, las temperaturas llegaron hasta 46°C. Según el servicio de previsión de Météo-France, en esta oportunidad no se llegará hasta esos niveles, pero la ola de calor cubrirá una mayor parte del país.

Si las predicciones no varían mucho, las anomalías de temperatura en España, Portugal, Francia, Alemania o los países Escandinavos, entre otros, rondarán de promedio los 5 a 10 grados centígrados por encima de los valores normales para esta época del año. 

Le recomendamos: Varios países están ahogados con la ola de calor que se agravará en los próximos días

Lo más complejo es que las temperaturas pueden seguir aumentando, pues los países y sus líderes políticos no han logrado detener el aumento de emisiones que están detrás del calentamiento global. 

Nueve de los 10 años más calurosos registrados se han producido desde el año 2000, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos . Los datos de los primeros seis meses de este año indican que 2019 tiene 99,9% de posibilidades de ingresar a los cinco primeros, según el climatólogo Gavin Schmidt.

"Está claro que 2019 se perfila como uno de los cinco años más calientes, pero dependiendo de lo que ocurra, podría ser el segundo, el tercero o el cuarto más cálido. El año más cálido fue 2016, que comenzó con un gran El Niño, que no tuvimos este año, por lo que un año récord no es particularmente probable ", dijo.