La extracción ilícita de minerales y materiales de construcción se ha convertido en la peor pesadilla para el medioambiente colombiano. En 27 departamentos del país se registra este fenómeno, según la Agencia Nacional Minera (ANM). 

En el segundo reporte bienal de actualización de cambio climático presentado por Colombia ante la Convención Marco de Naciones Unidas de Cambio Climático, el gobierno nacional informó que de las 236,7 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) registradas en 2014 (el dato más actualizado con el que cuenta el país), la minería y la energía aportaban un 14% a la generación de emisiones. 

Entre tanto, la ANM afirma que del total de CO2 emitido por el país, la minería contribuye con solo 6 millones de toneladas. Pero más allá de las estadísticas, preocupa que una gran parte de la contaminación ambiental proviene de la minería ilegal. 

Le puede interesar: En 24 años aumentó en un 10% la emisión de gases efecto invernadero en Colombia

"No se puede justificar la extracción ilícita, eso es lo que más tiene agobiado al país. Este es un flagelo que ha ido creciendo, especialmente de oro en departamentos como Nariño, Cauca, Bolívar y Chocó, pero también de materiales de construcción en el resto del país", indicó Silvana Habib Daza, presidenta de la Agencia Nacional de Minería, quien señaló que en Colombia existen alrededor de 7.800 títulos mineros, incluidos los de la Gobernación de Antioquia, de los cuales 40% eran de materiales de construcción, 2% de gran minería y el porcentaje restante de pequeña y mediana minería. 

La funcionaria aseguró que el tema de la formalización era un gran reto que tenía esa entidad. "En el sector minero hay mucha informalidad y esa es la gran batalla que tenemos que dar, pero desde la ANM estamos avanzado en varios frentes en todo lo que tiene que ver con el tema de trámites. Estamos montados en la estrategia de ‘Estado simple, Colombia ágil‘ para ser mucho más eficientes. Adicionalmente acompañamos a las comunidades mineras tradicionales, hemos desarrollado varios mecanismos de formalización y logrado que la gran y mediana minería pueda coexistir con los pequeños mineros", dijo. 

Le sugerimos: El mundo da un paso atrás: emisiones de CO2 volvieron a aumentar en 2018

Para Habib lo importante es que se está acompañando al minero artesanal para lograr que efectúe una actividad óptima, de acuerdo a los estándares medioambientales y técnicos de seguridad que le permitan reducir la emisión de gases efecto invernadero. "También estamos trabajando en conjunto con la fuerza pública para que podamos combatir la ilegalidad", recalcó.  

Al año la ANM recibe entre 1.500 a 1.600 solicitudes de títulos mineros. Actualmente la agencia tiene un stock de 6.000 peticiones de títulos, la mitad para materiales de construcción, provenientes de personas o empresas nacionales. "El porcentaje de gran minería es de 2%.  La mayoría de los interesados en este ítem son multinacionales canadienses y australianas", comentó Habib. 

Le recomendamos: Nutrientes de alimentos clave se reducirán por alza de dióxido de carbono en la atmósfera

La presidenta de la Agencia Nacional Minera aclaró que de los 7.800 títulos mineros vigentes en el país, solamente alrededor de 40% estaban en etapa de explotación al contar con licencia ambiental. "Los demás están en estudios. De las 114 millones de hectáreas que tiene el territorio nacional, en 3,4% hay presencia minera", explicó.