A pesar de las alertas, monitoreos, estudios y advertencias sobre la hecatombe que padecen los bosques en el país, a diario el territorio nacional le dice adiós a más de 611 hectáreas boscosas, y con ellas a una cantidad hasta ahora incalculable de flora y fauna.

El Guaviare es uno de los sitios donde la problemática de la deforestación se asentó. Este territorio selvático, entre 2015 y 2017, perdió 65.000 hectáreas de bosque. Es el segundo departamento más afectado por el accionar de la motosierra, después de Caquetá.

En 2017 Guaviare registró una cifra alarmante, más de 38.000 hectáreas. Sin embargo, según lo informó recientemente el Ministro de Ambiente Ricardo Lozano, todo indica que 2018 fue catastrófico, ya que la entidad estima que la deforestación acabó con cerca de 70.000 hectáreas.

El acaparamiento de tierras, las vías ilegales y la ganadería extensiva son los principales motores de la deforestación en Guaviare, todos impulsados por grupos ilegales que ganan cada vez más terreno a costa de la naturaleza. El Parque Nacional Chiribiquete es su más reciente víctima. En 2018 sobrevuelos de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible y SEMANA revelaron parches de devastación en su parte noroccidental, que juntos suman más de 1.000 hectáreas boscosas, encaminados hacia el corazón del parque, donde habitan pueblos indígenas en aislamiento voluntario.

En 2017 Guaviare más de 38.000 hectáreas de bosque se arrasaron. Para 2018, según lo informó recientemente el Ministro de Ambiente Ricardo Lozano, todo indica fue un año catastrófico, ya que la entidad estima que la deforestación acabó con cerca de 70.000 hectáreas.

La fórmula para controlar la peor problemática ambiental del país sigue siendo un misterio. Por esa razón, la Gran Alianza contra la Deforestación, proyecto de SEMANA, el gobierno de Noruega y el Ministerio de Ambiente llegará a tres de las regiones más deforestadas para escuchar a las comunidades y actores sociales, y así conocer cuáles son las acciones que deberían tomarse para que la deforestación pierda fuerza.

El primer encuentro regional será el próximo viernes 8 de febrero en San José del Guaviare (en el Hotel Aeropuerto). San José está considerado como el tercer municipio más deforestado del territorio nacional. En 2017 concentró 8,7 por ciento de la pérdida de bosque nacional.  

Le puede interesar: Deforestación: culpable del 15 por ciento de la transformación de los humedales colombianos

A las 8 de la mañana se realizará un taller con los periodistas de la región al tiempo que se convocará a las comunidades para que hagan parte de las mesas de trabajo que tratarán temas como:

  • Solución de conflictos ambientales
  • Restauración ecológica y gobernanza forestal
  • Causas de la deforestación
  • Áreas protegidas
  • Proyectos productivos sostenibles comunitarios

A las 2 de la tarde se desarrollará un foro que contará con la presencia de organizaciones ambientales y aliados como Parques Cómo Vamos, Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible, Visión Amazonia, Ministerio de Ambiente, Ideam e Instituto Sinchi, entre otros.

Ruby Marcela Pérez, Directora de la Gran Alianza contra la Deforestación, aseguró que el ideal no es que la institucionalidad y el Estado lleguen al territorio a hablar de cifras y acciones. “Todo lo contrario, el propósito de estos talleres regionales es escuchar a la comunidad. Consideramos que la base principal es escuchar lo que tienen que decir los actores locales y así fortalecer los mecanismos de trabajo para frenar la deforestación. Queremos que entre todos identifiquemos lo que está pasando y creemos soluciones que podamos impulsar desde la sociedad civil”.

Pérez indicó que la Gran Alianza construirá un documento con las sugerencias y soluciones propuestas por la comunidad, el cual posteriormente le será entregado al gobierno y a los encargados de tomar decisiones para combatir este flagelo que está acabando con los bosques y selvas amazónicas. “La sabiduría de la gente es fundamental en este tipo de procesos, por eso queremos que nos enseñen”.

En el el primer encuentro regional de la Gran Alianza contra la Deforestación se tocarán temas como: Solución de conflictos ambientales, restauración ecológica y gobernanza forestal, causas de la deforestación, áreas protegidas y proyectos productivos sostenibles comunitarios.

“Queremos fortalecer las redes ciudadanas, escuchar la voz de las comunidades y conocer las soluciones que tienen, para juntos construir una estrategia para defender los bosques. No les vamos a presentar la problemática, que ya es ampliamente conocida por las comunidades. También pretendemos consolidar una alianza regional contra la deforestación con la ciudadanía y los medios regionales como protagonistas, quienes son los que alertan, muestran, visibilizan y sensibilizan al resto de la población. Unidos siempre seremos más”.

Puede leer: El ganadero que le apostó a los árboles

Por último, la Directora de la Gran Alianza indicó que la gente de las regiones protege y defiende los bosques, “ya que son ellos quienes más conocen su valor en materia de vida, biodiversidad, captura de gases contaminantes, fauna y flora. Por eso sabemos que de la gente van a salir las mejores soluciones para frenar la deforestación. Nosotros no tomamos decisiones, pero sí podemos incidir en los que tienen en su mano el poder de tomarlas”.

El segundo encuentro regional será el viernes 22 de febrero en San Vicente del Caguán (Caquetá), municipio más deforestado del país, y el tercero el jueves 28 de febrero en Segovia (Antioquia), uno de los territorios más afectado por la minería y la pérdida de bosque.

*Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el MADS y el Gobierno de Noruega que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.