El proyecto apícola de empoderamiento femenino y de comunidades campesinas que desarrollan BBVA, la Universidad Industrial de Santander y la norteamericana Universidad George Mason, en Socorro, Santander llega a su segundo año de implementación con resultados notables: el número de municipios incluidos pasó de tres a nueve, luego que Barichara, El Hato, Oiba, Suaita, Aratoca, Simacota, se sumaran a Socorro, Palmas de Socoro y Confines. El número de familias beneficiadas pasó de 20 a 120 y el número de mujeres que participan en la iniciativa, suma ya más de 70 mujeres.

Estos resultados fueron presentados en Socorro, Santander con motivo de entrar en la segunda fase del proyecto, en un acto que contó con la presencia de Liliana Corrales, gerente de Responsabilidad Corporativa de BBVA Colombia, Julio Martínez, director seccional de la UIS, Germán Perilla, docente de la George Mason y de un grupo de estudiantes de esa universidad norteamericana de distintas nacionalidades, que visitaron el proyecto.

Vea también: Abejas, el ser vivo más importante del Planeta

El proyecto a tres años, busca empoderar a las mujeres y a las comunidades campesinas de la región de Socorro, Santander en agosto del año pasado cumplió su primer año de implementación luego que las familias beneficiadas recibieran de parte de la Universidad George Mason y de la Universidad Industrial de Santander, las colmenas y la respectiva capacitación.

Resultados notorios

Germán Padilla ha sido el director del proyeto durante el tiempo de implementación. Foto: cortesía BBVA

El proyecto ha permitido que más del 60% de sus beneficiarios, sean mujeres gracias a la inclusión de abejas melíponas (sin aguijón) que pueden ser cultivadas por ellas en sus propias casas, ha posibilitado que estas mujeres hayan logrado una cifra de producción cercana a la tonelada de miel, en un tiempo menor a un año luego de darse los diferentes procesos formativos y de montajes del inicio, cifra que aumentará considerablemente en esta nueva etapa que comienza.

Por su parte, Germán Perilla, director del proyecto, dijo que: “Podemos decir que el crecimiento cuantitativo de la iniciativa al aumentar los municipios y familias beneficiadas redunde en un crecimiento de los otros aspectos que se relacionan, especialmente los que tienen que ver con el concepto que se tiene de las abejas y en el reconocimiento de la importancia absoluta de su cuidado dentro de la sostenibilidad del planeta”.

Mujeres empoderadas

Johana Mesa es una mujer apicultura en Socorro, Santander. Foto: cortesía BBVA

Al respecto, Cenith Cortés Durán, una apicultora de la región que está en fase de sustentación de tesis de su carrera de Producción Agropecuaria en la Universidad Industrial de Santander y que con experiencia en el cultivo de abejas de más de cinco años, se vinculó al proyecto desde sus inicios: “Hago parte del proyecto desde que comenzó a finales de 2017, ahora ya tengo 27 colmenas entre melíponas y apis y en 2018 logré una producción por colmena de apis de 27 kilos, mejorando el promedio que hay en la región, gracias al buen manejo de la colmena y a la floración de la zona”, dice esta apicultora que tiene dos hijas y combina su tiempo entre la universidad, las colmenas y los oficios de la casa.

Johanna Mesa, es otra apicultora de esta región que, aunque recién comienza en el proyecto, ya muestra entusiasmo. Sus meliponarios ya están debidamente ordenados al lado de su casa, lo que le permite combinar la atención de su familia con el cuidado de las abejas: “Haberme involucrado en este proyecto me ha dado muchas alegrías. Ya tengo organizadas las colmenas como exige la técnica y actualmente, estoy llegando a la primera cámara de cría. Les doy el mantenimiento necesario para que se formen”.

Le puede interesar: En Colombia murieron más de siete millones de abejas

Y es que, en este punto, el que sean las mujeres quienes lideren esta iniciativa, brinda confianza y satisfacción. Para el alcalde de Confines, Josué Gómez, en este municipio que hace parte del proyecto, la iniciativa avanza a pasos agigantados. “Nosotros gracias al apoyo de BBVA, la UIS y la George Mason, iniciamos con un proyecto en el que participaban 12 familias, ahora son 30 y esto ha generado una cultura alrededor de la miel. Hemos logrado capacitar a las personas que participan en la iniciativa y lo más importante, el empoderamiento de las mujeres ha creado una unidad familiar alrededor de esta industria. Empoderar a las mujeres ha sido lo mas satisfactorio de hacer parte de este proyecto”, dijo este mandatario municipal.