Cinco universidades colombianas se ubican entre las 100 más sostenibles del mundo, de acuerdo con el UI Greenmetric World University Ranking de 2018 que evalúo a 719 instituciones del mundo, y que es realizado por la Universidad de Indonesia, desde el año 2010.

La Universidad Autónoma de Occidente, Universidad Nacional, Universidad del Rosario, Universidad Jorge Tadeo Lozano y la Universidad del Norte, son las instituciones que, según la medición, promueven prácticas responsables para reducir la huella de carbono y ayudar a enfrentar el cambio climático.

El ranking evalúa temas como entorno e infraestructura, energía y cambio climático, agua, manejo de residuos, transporte y educación, en los cuales estas universidades obtuvieron los mejores puntajes dentro del grupo de 33 instituciones nacionales que se presentaron.

La Universidad Autónoma de Occidente (UAO), fue la mejor ubicada, siendo la tercera en Latinoamérica y la 43 en el mundo. La AUO desarrolló el programa Campus Sostenible, que articula acciones y programas en torno a una compromiso y responsabilidad social.

Aunque son varios los frentes desde los cuales trabaja, uno de los más importantes es el uso de energías renovables como la solar fotovoltaica. En 2015 creó el Sistema Solar Fotovoltaico, en alianza con la Empresa de Energía del Pacífico (Epsa).

Actualmente, este sistema es el de mayor potencia del país, instalado en una institución educativa, con una potencia que suple el 15% de la energía necesaria para el funcionamiento del Campus. En total hay 1.632 paneles fotovoltaicos instalados, que reducen en 96 toneladas de CO2 por año las emisiones de gases de efecto invernadero.

Le puede interesar: Objetivos de Desarrollo Sostenible todos pasan por el agua

“En 2019 fortaleceremos la articulación de la política ambiental en los procesos de la universidad y se consolidarán los avances en las medidas de mitigación y de adaptación. De igual forma, se fortalecerán las acciones orientadas a la formación en cambio climático y educación ambiental en pregrado y posgrado, a la vez que tendremos avances en el componente denominado campus verde, campus saludable, infraestructura verde, campus inteligente y la internacionalización de Campus Sostenible”, dice Francisco Amar, coordinador del Campus Sostenible.

Cultura ambiental

Foto: Cortesía Unimedios

La Universidad Nacional se ubicó como la segunda institución colombiana en el ranking, en el puesto 51.  Jaime Gavilán Vallejo, asesor de la Vicerrectoría General y coordinador del Comité Técnico de la Gestión Ambiental, destaca la implementación de una cultura ambiental que involucra a toda la comunidad universitaria: estudiantes, profesores y personal administrativo.

“En la universidad han sido clave los componentes de sensibilización, comunicación y educación en lo ambiental, pues si cada uno entiende que la responsabilidad parte desde lo mínimo, podemos aportarle a nuestra comunidad y al país”, comenta.

Campañas como Ecotips, recolección de residuos y siembras de árboles son evaluadas a partir de indicadores ambientales como el uso de energía y los costos asociados con el consumo de agua, además de las encuestas de gestión ambiental, lo que ha permitido medir la eficacia de las iniciativas implementadas.


En 2019 trabajarán más en la sostenibilidad y en la conciencia ambiental, a partir de alianzas estratégicas con áreas como infraestructura, salud y seguridad en el trabajo y laboratorios, lo que permitirá tomar decisiones y realizar acciones conjuntas con las áreas que garanticen la sostenibilidad y el buen desempeño de lo ambiental.

Coordinación de sostenibilidad



La Universidad del Rosario, es la tercera colombiana en el ranking, ubicada en el puesto 60. En 2012 creó la Coordinación de Sostenibilidad que trabaja en temas de energía, aire, flora y fauna, agua, residuos y educación ambiental, explica David Díaz, director de la Dirección de Hábitat de la institución.

El trabajo realizado en los diferentes frentes ha permitido, por ejemplo, que desde 2014 cada miembro de la comunidad rosarista haya reducido el uso de más de 600 litros de agua al año. En materia de energía, el Rosario cambió todo el sistema de iluminación a led, lo que permitió una reducción de 10 kilovatios por cada persona en los últimos 4 años. De igual forma, trabajan en la reducción de emisiones a partir de la promoción de movilidad alternativa con bicicletas, pasando de 100 biciusuarios diarios en 2014 a 420 en 2018. La meta es en dos años aumentar 20% este número.

En fauna y flora ha revitalizado 1,2 hectáreas en una zona de gran importancia como es el centro de la ciudad. Otro tema clave es el manejo de residuos y la educación ambiental en los que los logros también han sido importantes.

Según Díaz es tan importante el tema ambiental para la universidad que en 2012 se asignaron $300 millones y para 2018 el monto fue de $2.400 millones.

En el puesto 73 del ranking mundial se ubicó la Jorge Tadeo Lozano. La vicerrectora administrativa, Nohemy Arias, manifiesta que el tema del medio ambiente hace parte del ADN de la institución, en los diferentes frentes evaluados en la medición.

Lea también: Las innovadoras soluciones para generar más y mejores fuentes de energías renovables en el planeta

Señala que, por ejemplo, en educación la universidad cuenta con por lo menos 300 asignaturas que abordan el tema medioambiental desde alguna perspectiva. En infraestructura las nuevas construcciones han incluido no solo jardines sino amplias zonas verdes, aspecto clave dada la ubicación de la institución en el centro de la ciudad.

La movilidad sostenible también hace parte de la estrategia de sostenibilidad de la universidad, incentivando el uso de la bicicleta. En energía han comenzado a trabajar con la instalación de paneles solares de los cuales ya cuenta con 16 en el Centro de Investigaciones de Ingeniería; además de programas especiales de manejo de residuos. El consumo de agua se ha reducido 4% en los últimos tres años y el de energía 6%.

Eficiencia y transparencia

La quinta institución de educación superior colombiana en el GreenMetric es la Universidad del Norte, que se ubicó 79. Alma Lucía Díaz Granados, vicerrectora administrativa y financiera, explica que en cada una de las acciones académicas y administrativas contemplan tres dimensiones: económica, social y ambiental y en las mismas promueven el desarrollo buscando el equilibrio para generaciones futuras, con una gestión eficiente y transparente de los recursos.

Un aspecto clave es el medio ambiental que incluye la gestión de recursos como agua, energía, movilidad sostenible, residuos, calidad del aire, educación y comunicación, entre otros. En esa perspectiva, la universidad cuenta con un centro de acopio de residuos auto sostenible y generador de empleo; un programa para el consumo racional y eficiente de la energía.

De interés: La oportunidad de las inversiones sostenibles

Uninorte cuenta con plantas de tratamiento que permiten aprovechar las aguas residuales y de condensación para el riego de jardines y baterías sanitarias. También tiene un programa de movilidad sostenible que incluye múltiples estrategias soportadas en el uso de la tecnología para promover el carro compartido y disminuir el uso de vehículos no amigables con el medio ambiente; así mismo tenemos alianzas estratégicas con empresas de transporte para facilitar la movilidad de nuestra comunidad y promovemos el uso de bicicletas en nuestro campus.

Es claro que las estrategias enfocadas en la protección del ambiente han llevado a estas instituciones al logro de objetivos clave en el objetivo de ayudar a preservar el planeta y mitigar los efectos generados por temas como el cambio climático.