Medidas que permitan el restablecimiento del cauce, la descontaminación de este afluente hídrico, la eliminación de los bancos de arena generados por las actividades mineras y la reforestación de algunas zonas afectadas por este tipo de actividades, son algunas de las acciones que se pondrán en marcha en el plan que busca la conservación y recuperación del río Atrato. 

Este fin de semana, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible oficializó el plan tendiente a lograr la protección de este cuerpo de agua, luego de que hace tres años la Corte Constitucional lo declarara como sujeto de derechos.

Mediante la sentencia T-622 de 2016, la Corte busca que se garantice su conservación y protección. Para ello, le ordenó al Gobierno elegir un representante legal de los derechos del río, y mediante el decreto 1148 de 2017, el Presidente de la República designó al Ministerio de Ambiente como representante legal. 

Adicionalmente, el alto tribunal ordenó la conformación de una comisión de guardianes comprendida por un representante del Gobierno y uno de las comunidades; éstas últimas, en un proceso autónomo, escogieron a 14 representantes de 7 organizaciones comunitarias y conformaron un cuerpo colegiado de guardianes.

De forma conjunta, las partes han venido trabajando con el fin de establecer los planes de acción correspondientes con el fin de resolver la crisis humanitaria, social y ambiental que presenta el río, sus afluentes y las comunidades aledañas.

De acuerdo con la información dada a conocer, los planes en los que vienen trabajando el Ministerio, junto con los representantes de las comunidades, están dirigidos a lograr la eliminación de la extracción ilícita de minerales, el diseño e implementación de un plan de seguridad alimentaria y la descontaminación de las fuentes hídricas afectadas por el mercurio y otras sustancias tóxicas, que ponen en riesgo no solo a las comunidades sino a las especies que allí habitan.

“Los chocoanos nos han enseñado cómo transformar un conflicto en un ejercicio de participación e inclusión cultural. Este plan de acción es un ejemplo para el país. Esta es la tierra de la esperanza”, dijo el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Lozano. 

Le recomendamos: ¿Sirve la figura de sujeto de derechos para proteger al medioambiente?

Según el Ministro, la ejecución del plan se llevará a cabo hasta el año 2040 y sus compromisos más importantes están relacionados con la restauración de la cuenca del río, el freno a la deforestación, evitar la presencia de sedimentos y hacerle frente a actividades ilícitas como la abstracción de minerales, todo mediante el desarrollo de proyectos sostenibles de corto, mediano y largo plazo. 

La calidad de los recursos naturales será uno de los objetivos en los que concentrarán sus esfuerzos tanto el gobierno como las comunidades. “Este es el renacer del Pacífico. Chocó se convierte en un ejemplo porque pudimos dialogar. Por ahora, aprobamos 2.700 millones de pesos para el Cantón de Sao Pablo que está siendo afectado por la minería”.

El documento tiene como ejes principales de trabajo la planificación y ordenamiento ambiental del territorio, mejoramiento de la calidad ambiental,  producción sostenible, gobernanza ambiental del territorio y gestión de la información y el conocimiento.

En la elaboración del mismo participaron 26 municipios, tanto de Antioquia como de Chocó. Al primer departamento corresponden: Vigía del Fuerte, Murindó, Turbo, Urrao, Dabeiba, Frontino, Mutatá, Cañasgordas, Abriaquí, Uramita; y al segundo, Riosucio, Bojayá, Quibdó, Carmen del Darién, Medio Atrato, Unguía, Lloró, El Carmen, Bagadó, Acandí, Rio Quito, Atrato, Cértegui, El Cantón Del San Pablo, Istmina y Unión Panamericana.

La importancia del este afluente hídrico

El río Atrato es el más caudaloso de Colombia y también el tercero más navegable del país, después del Magdalena y el Cauca. Nace al occidente de la Cordillera de los Andes, específicamente en el Cerro Plateado, a 3.900 metros sobre el nivel del mar y desemboca en el golfo de Urabá, sobre el mar Caribe. Su extensión es de 750 kilómetros, de los cuales 500 son navegables. La parte más ancha de este afluente tiene una longitud de 500 metros y la más profunda está cercana a los 40 metros. 

Le sugerimos: Las terribles consecuencias de la minería ilegal en los ríos colombianos

La cuenca del río Atrato cuenta 40.000 km2  lo que representa un poco más del 60% del área del departamento de Chocó. Es, además, considerada como una de las de mayor rendimiento hídrico del mundo, al abastecerse de más de 15 ríos y 300 quebradas.

Las comunidades étnicas que habitan dicha cuenca vienen manifestando desde hace años afectaciones a la salud como consecuencia de las actividades mineras ilegales.