La sequía y las altas temperaturas que por estos días se presentan en diferentes regiones del país están acabando con la vida de miles de bovinos en el territorio nacional, mientras que muchos otros han debido ser trasladados a otros lugares para evitar que mueran. 

En dos meses murieron alrededor de 35.000, según datos oficiales de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán). El gremio confirmó que entre el 30 de noviembre del año pasado y el 25 de enero de este año la cifra de animales muertos por cuenta de los efectos del clima se ubicó en 34.925 bovinos, en tanto que otros 742.000 semovientes debieron se desplazados a otras zonas para evitar que tuvieran el mismo final.

Le puede interesar: Fauna acuática: otra víctima del fenómeno de El Niño

Las fuertes olas de calor, la falta de lluvias y las heladas han secado los pastos y generado desabastecimiento de agua y alimento para los semovientes. Magdalena es el departamento en el que más afectación se ha registrado. Allí un total de 8.369 animales bovinos murieron en el periodo analizado por Fedegán.  

En la lista también se encuentran Sucre (5.693), Bolívar (4.277), Arauca (3.565), Casanare (3.295), La Guajira (2.732), Tolima (2496) y Cesar (2.147).

Por las condiciones climáticas, los animales también deben ser desplazados o movilizados a otras regiones para salvaguardarles su vida. De acuerdo con Fedegán, Boyacá ha sido el departamento en donde más se ha presentado este fenómeno con un total de 280.633 semovientes, seguido por Sucre (110.966), Magdalena (106.546), Bolívar (46.311), Cesar (41.614), La Guajira (34.416), Cundinamarca (27.359), Córdoba (26.100), Casanare (15.884) y Arauca (11.000).  

El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, dijo que la información reportada por los comités ganaderos del país y el equipo técnico de esa entidad también da cuenta de 2,4 millones de hectáreas afectadas por la variabilidad climática a la que se enfrenta el país.

Le sugerimos: 55 municipios registran desabastecimiento de agua potable por sequía

Las pérdidas económicas por estos factores ascenderían a los 30.000 millones de pesos, según explicó Lafaurie, quien aseguró que este evento se está generando debido a que el verano de comienzo de año se terminó uniendo a la temporada de final de 2019, que debió ser una época de lluvia, lo que provocó que no hubiera suficiente recuperación de pastos, ni alimento.
En lo que tiene que ver con las áreas afectadas, es el departamento del Magdalena el tiene la mayor volumen con un total de 559.493 hectáreas, seguida por Boyacá (451.573), Cesar (334.010), Sucre (307.789) y La Guajira (205.574).

Desabastecimiento de agua y sequía

Los departamentos de la Costa Caribe, Orinoquía y Región Andina, han sido los más afectados por las altas temperaturas y también por eventos como incendios que han acentuado la crisis y por esa razón las administraciones locales han comenzado a adoptar medidas tendientes a mitigar mayores efectos. Por ejemplo, para el Magdalena, uno de los departamentos más perjudicados por desabastecimiento de agua, el gobernador Carlos Caicedo propuso la conformación de un centro departamental de reserva y un sistema de comunicación entre las entidades que trabajan articuladas en estos temas. Adicionalmente, un banco de forraje para evitar que los animales mueran en estas temporadas de sequía.