Una preocupante situación de muerte de abejas se registró en el municipio de Tierralta, al sur del departamento de Córdoba, en donde se estima que unos 18 millones de animales han muerto en los últimos días.

Los primeros reportes indican que esta situación pudo haber sido generada por un posible uso inapropiado de plaguicidas y agroquímicos en cultivos cercanos a donde se encuentran los apiarios.

Los animales hacían parte de unas 280 colmenas, propiedad de 22 familias que terminaron afectadas económicamente por la mortandad. La situación resulta preocupante, pues el año pasado para esta misma época, también se registró un fenómeno similar, impactando también millones de abejas.

Euclides Herrera, vocero de los Apicultores en el Alto Sinú, ha dicho que creen que una sustancia con la que fumigan cultivos de arroz podría ser la causante de la muerte de los animales, sin embargo, aún no se tiene un concepto claro, pues la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge ( CVS), está realizando los respectivos análisis luego de  haber recolectado las muestras necesarias. 

Le recomendamos: La apicultura crece en Colombia

Será necesario entonces esperar la información oficial de las autoridades para determinar los pasos a seguir y de qué forma se puede proteger a estos insectos que son clave para la vida del planeta y la seguridad alimentaria. 

En departamentos como Cundinamarca y Quindío también reportan la mortandad masiva de abejas este año. 

Se estima que el año pasado murieron 2.500 colmenas en el país, de acuerdo con los datos reportados por los propios apicultores Los departamentos con mayor nivel de afectación fueron Córdoba, Valle del Cauca y Meta. Sin embargo, resulta difícil determinar las cifras, pues muchos de los empresarios realizan esta actividad de manera informal, por lo que es difícil realizar mediciones reales.

La preocupación por la muerte de millones de animales no solo en el país sino en el mundo ha venido en aumento y por ello desde diferentes frentes los gobiernos y entidades trabajan para tratar de evitar que esta circunstancia se siga presentando. 

En Nariño, por ejemplo, la Asamblea departamental le dio luz verde a una iniciativa de la Gobernación, con la aprobación de una política pública encaminada a la protección de los animales, entre ellos, las abejas. 

Luego de que en Congreso de la República se hundiera un proyecto de ley que buscaba salvaguardar las abejas, este departamento se convirtió en el primero en reconocer estos animales como de vital importancia para el planeta, pues se estima que de ellas depende el 35% de la producción mundial de alimentos.

Apicultura en Colombia

En el país, de acuerdo con datos de la Cadena Productiva de las Abejas y la Apicultura (Cpaa), del Ministerio de Agricultura, al cierre del año pasado el número de colmenas ascendió a 114.509, aproximadamente, frente a 88.111 que había en 2012. 

Le sugerimos: Abejas en Colombia sin protección jurídica

De la mano del crecimiento en el número de colmenas también hay un aumento en los volúmenes de producción. Por ejemplo, en 2017 en el país se tuvo una producción récord de miel con 3.600 toneladas de este producto.

La proyección de los empresarios dedicados al desarrollo de esta actividad, es que en el año 2020 se llegue a 150.000 colmenas y se alcance una producción superior a 4.000 toneladas de miel al año, proyección que debe ir acompañada de un aumento del consumo, pues en este momento los niveles del mismo son muy bajos con apenas 70 gramos al año.