En Colombia existe cerca de 1 millón de animales domésticos en estado de abandono, según datos del Ministerio de Salud, correspondientes al año 2016.

Entre tanto, el Departamento Nacional de Planeación (DNP) tenía estimado que en 2017 la población de perros y gatos deambulando por las calles de Bogotá, Cartagena, Medellín y Cali podría llegar a los 2 millones, sin contemplar los animales que se encontraban en lugares de paso. 

En vista de que no existe un censo exacto que confirme cuántos ejemplares callejeros hay realmente en el país y ante los riesgos a la salud pública que se pueden llegar a registrar, el representante a la Cámara, Fabián Díaz Plata, presentó un proyecto de ley "Por el cual se modifica la Ley 1801 de 2016 (Código Nacional de Policía y Convivencia) y se dictan otras disposiciones". 

Le puede interesar: Animales atropellados: un reto para la expansión de carreteras en Colombia

La iniciativa plantea específicamente que los municipios garanticen la asistencia veterinaria a todos los animales domésticos en condición de abandono, al igual que la realización de jornadas obligatorias de adopción y esterilización de las ejemplares hembras cada tres meses. 

El proyecto también establece el apoyo en especie por parte de los municipios a las fundaciones o refugios que estén adelantando la recolección y cuidado de este tipo de animales, cuando las localidades no cuenten con Centros de Bienestar Animal (CBA).  

"Actualmente el Código de Policía señala que se deben desarrollar centros de bienestar como medida obligatoria para el cuidado y atención de esta población animal de calle, pero lo que pasa es que los municipios pequeños, es decir, de quinta o sexta categoría, no tienen los recursos necesarios para construirlos, bien sea porque no disponen de un lote o de la infraestructura y mucho menos los rubros su mantenimiento", recalcó. 

No obstante, en algunas localidades existen refugios privados o fundaciones que están haciendo las veces de centro de bienestar animal y que cumplen con todos los requisitos normativos, pero las administraciones municipales no pueden entrar a apoyarles financieramente por razones de ley. Con esta iniciativa, los municipios podrían entrar a inyectarles recursos o se podrían asociar con otras poblaciones para construir CBA regionales. 

En Bogotá, Cartagena, Medellín y Cali podrían existir cerca de 2 millones de perros y gatos callejeros, según el DNP. Foto: Pixabay.  

"Un animal enfermo puede generar un problema de sanidad pública. Además, un animal con hambre se puede constituir en un peligro, en razón a que se puede tornar agresivo en su búsqueda de alimento, entre muchas otras razones. Por eso es muy importante comprender la importancia de este proyecto", apuntó. 

El congresista hizo énfasis en que es indispensable controlar la población animal callejera, a través de la esterilización y las continuas campañas de adopción. "La idea no es que los animales permanezcan en los refugios, sino que puedan estar en hogares que les brinden un trato digno", dijo. 

Según Díaz, existen municipios en los que las especies de aves se están viendo afectadas por el gran número de gatos existentes y la falta de control sobre esa población.  

Para el ponente del proyecto de ley es importante realizar el control de la población de gatos y perros, a través de la esterilización, para evitar la sobrepoblación. Foto: Pixabay. 

"Estas medidas se han tomado en otros países y los resultados han sido bastantes satisfactorios. Holanda, por ejemplo, ha avanzado bastante en el tema de la protección animal gracias a las jornadas de adopción, por lo que ha podido disminuir significativamente la cantidad de animales que deambulan en sus calles. La idea es poder recopilar esos casos de éxito y aplicarlos en Colombia", manifestó.  

Le sugerimos: El hospital de emergencias de la fauna silvestre

Los recursos recaudados por las multas por maltrato animal o daños ambientales podrían ser utilizados por los alcaldes para financiar los centros de bienestar o los refugios. El representante aseveró que para tal fin, ya cuentan con el aval del Ministerio de Hacienda. 

El proyecto ya cursó dos debates en la Cámara de Representantes y está pendiente de otros dos en el Senado.