Más de 34 millones de hectáreas del territorio nacional son destinadas a la actividad pecuaria, extensos pastizales habitados por cerca de 27 millones de cabezas de ganado y distribuidos en 600.578 hatos ganaderos, según cifras del último censo del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).

Sin embargo, estudios del Instituto Geográfico Agustín Codazzi indican que tan solo 15 millones de hectáreas deberían contar con la presencia de vacas, ya que cuentan con la capacidad y vocación para soportar el pisoteo constante del ganado sin derivar en la compactación de los suelos.

La ganadería extensiva no solo acaba con los bosques colombianos. Los suelos también padecen de compactación por el pisoteo contínuo de las vacas. Foto: María Jimena Neira Niño.

Estas cifras indican que la ganadería, más que todo la extensiva, es uno de los principales detonantes en la degradación o afectación de los suelos nacionales. Según el IGAC, 28,6 por ciento del territorio nacional presenta un uso inadecuado del suelo; de este total, casi 16 por ciento ya cuenta con suelos degradados o sobreutilizados por la actividad agropecuaria.

Ante esto, diferentes autoridades ambientales y de investigación unieron fuerzas y firmaron la ‘Alianza Nacional por los Suelos’, una reunión de actores que busca lograr una gestión sostenible de este recurso natural y luchar contra la desertificación y los riesgos y efectos de producen los pesticidas orgánicos persistentes y altamente tóxicos.

Le puede interesar: Los bosques concentran más de la mitad del uso de la tierra en Colombia

Esta alianza, firmada en conmemoración del Día Mundial del Suelo, cuenta con la representación del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, IGAC, Ideam, Unidad de Planificación Rural Agropecuaria, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia) y Sociedad Colombiana de Ciencia del Suelo.

Cientos de años tarda en recuperarse un centímetro de suelo afectado por la mala mano del hombre. Foto: IGAC.

Esta primera gran alianza nos da pie para reflexionar y tomar acciones directas en la política de suelos que ya existe y en pensar cuál será la mejor forma para ejecutarla” señaló Guillermo López, Subdirector de Agrología del IGAC, en el conversatorio ‘Detengamos la erosión del suelo, salvemos nuestro futuro’, llevado a cabo en Bogotá como conmemoración del Día Mundial del Suelo. 

Le puede interesar: Estudiarán calidad de los suelos de siete páramos de Cundinamarca y Boyacá

Además de la gestión sostenible de los suelos en Colombia, esta alianza busca la rehabilitación y restauración de los que presentan algún grado de degradación y contribuir en la implementación de las metas establecidas en la Política para la Gestión Sostenible del Suelo y en el Plan de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación y la Sequía.

“Es una asociación participativa, voluntaria y abierta a entidades públicas, privadas, autoridades ambientales, academia, investigadores e interesados en el estudio, gestión, conservación y manejo sostenible del suelo. La meta del gobierno es que para el año 2030 se logre neutralizar o disminuir la degradación de la tierra en Colombia”, informó el Ministerio de Ambiente. 

La deforestación, catalogada como la principal problemática ambiental de Colombia, también afecta a los suelos y tierras. Foto: IGAC.

Suelos en cifras

  • 28,6 por ciento de Colombia cuenta con conflictos de uso del suelo
  • 15,6 por ciento tiene suelos afectados degradados por la actividad agropecuaria
  • 13 por ciento alberga terrenos donde es desaprovechada la verdadera vocación
  • Sucre, Atlántico y Magdalena son los departamentos con los suelos más afectados
  • 5,3 millones de hectáreas son destinadas a cultivos
  • 34,8 millones de hectáreas cuentan con pastizales para ganado
  • 19,3 por ciento del país tiene suelos aptos para cultivar, pero solo es destinado 4,6 por ciento para tal fin

Fuente: IGAC.