Desde el 17 de marzo, los más de 800 animales silvestres y exóticos de 130 especies que habitan en el zoológico de Barranquilla, especies que fueron víctimas del tráfico de fauna o de los circos, no reciben las visitas de los ciudadanos y turistas debido al confinamiento impuesto por la pandemia del coronavirus. 

Le puede interesar: Cuarentena golpea al segundo aviario más grande de América

Sin embargo, los veterinarios, zootecnistas y cuidadores siguen en su tarea diaria de cuidado de los animales, expertos que en las últimas semanas se percataron del nacimiento de 17 crías: cinco tortugas morrocoy de patas rojas, tres tortugas del río Magdalena, cuatro cacatúas ninfas, dos gallinas de Guinea, dos chivas y un tití pigmeo.

Ocho tortugas de dos especies salieron de sus huevos durante la cuarentena. Foto: zoológico de Barranquilla.

“La llegada de estas crías, tanto nativas como exóticas, es motivo de alegría para el centro de conservación, ya que son fruto de las buenas prácticas que tenemos en el zoológico. Es satisfactorio ver nacimientos de especies tan importantes para el país como el tití pigmeo, la tortuga del río Magdalena y los morrocoy”, señaló Christian Olaciregui, jefe de biología y conservación de la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla, entidad responsable de la administración del sitio.

El tití pigmeo (Cebuella pygmaea) es una especie nativa de Colombia catalogado como el mono más pequeño del mundo. “Desde su nacimiento, la nueva cría ha permanecido en el dorso de sus padres y así continuará hasta que esté lista para valerse por sí misma, periodo que normalmente toma de uno a dos meses”, dijo Olaciregui.

El tití pigmeo está catalogado como el mono más pequeño del mundo. Foto: zoológico de Barranquilla.

Con este nuevo residente, el zoológico completa un grupo de ocho titís pigmeos, tres de los cuales han nacido en el centro de conservación entre 2019 y 2020 luego de que sus padres fueran rescatados de tráfico ilegal de fauna silvestre por la Corporación Autónoma Regional de Risaralda (CARDER).

Le puede interesar: 150 animales silvestres del Bioparque La Reserva también necesitan ayuda

Las tortugas del río Magdalena (Podocnemis lewyana) habitan exclusivamente en Colombia y actualmente están en peligro de extinción. “Su nacimiento es una gran noticia para la conservación de la especie, tal como sucede con los morrocoy de patas rojas (Chelonoidis carbonarius), una especie en estado vulnerable por el comercio ilegal de fauna y la pérdida de su hábitat”. 

Las tortugas morrocoy son una de las especies más traficadas en Colombia. Foto: zoológico de Barranquilla.

Con las ocho nuevas tortugas que nacieron en el zoológico de Barranquilla, el establecimiento dedicado a la conservación alcanza un total de 130 de estos animales, todos nativos de Colombia.

Las chivas (Capra hircus), las primeras en nacer, están en una zona llamada la Finca con los demás embajadores de esta especie, como también sucede con las dos nuevas gallinas de Guinea (Numida meleagris). 

Las cacatúas ninfas (Nymphicus hollandicus) son criadas por su madre en el aviario de aves exóticas. “Al no ser nativas de Colombia, chivas, gallinas y cacatúas son la cuota exótica de estos nuevos miembros del zoológico”, anotó el experto.

La cacatúa ninfa fue valorada por los expertos del sitio. Foto: zoológico de Barranquilla. 

Sigue la crisis

El cierre temporal del zoológico por la cuarentena tiene en crisis al establecimiento, ya que sin visitantes no recibe el dinero de las entradas para su funcionamiento, que hasta julio de 2020 requiere como mínimo de $250 millones de pesos.

Le puede interesar: Lanzan SOS por comida para 700 animales del zoológico de Santa Cruz

Desde mediados de marzo cerramos puertas al público de forma preventiva, fecha desde la que no recibimos ingresos por la venta de entradas. A pesar de esto, la operación no se detiene. Tras bambalinas, el equipo de trabajo continúa garantizando diariamente la alimentación, la salud y demás cuidados de los animales”, mencionó el zoológico.

El elefante es uno de los animales más emblemáticos de este zoológico del Atlántico. Foto: Jhon Barros.

Además de brindarle una segunda oportunidad de vida a los animales afectados por el tráfico de fauna o lugares como los circos desde hace casi 70 años, el zoológico de Barranquilla, único en la región Caribe colombiana, realiza proyectos educativos, culturales, recreativos y turísticos con la comunidad y es fuente de empleo directo de 55 personas.

Muchos de los animales fueron mantenidos ilegalmente como mascotas. Acá les damos una nueva oportunidad, ya que no pueden ser rehabilitados y liberados”, anotó el establecimiento.

Aves como flamecos habitan en el zoológico de Barranquilla. Foto: Jhon Barros. 

Ante esto, el zoológico lanzó la campaña #YoAyudoAZoobaq, iniciativa que busca recoger fondos hasta julio de 2020 para asegurar la supervivencia de los animales.

La campaña consiste en aportes económicos de las personas, empresas y otras organizaciones. No existe un monto mínimo, todas las ayudas pueden realizarse a través de la cuenta de ahorros número 769-541239-91 de Bancolombia y la página web Vaki.

Farah Ajami Peralta, directora ejecutiva de la fundación, expresó que los primeros aportantes de la campaña fueron los mismos trabajadores. “El cuidador del elefante donó 100.000 pesos y el nieto de la auxiliar de compras, amante de los animales, rompió su alcancía y donó 10.000 pesos”.


Felinos recuperados hace años en circos reciben una nueva oportunidad en el zoológico. Foto: Jhon Barros.