Al Poema del Mar, un acuario ubicado en el municipio de Las Palmas, capital de Gran Canaria, una de las islas de España, llegaron 24 nuevos dragones de mar a complementar "sus versos".  

Estas fascinantes criaturas (Phyllopteryx taeniolatus), primas de los caballitos de mar, reciben su nombre por su aspecto foliáceo, al poseer largas prolongaciones en forma de hoja distribuidas por su cuerpo. 

Al ser una especie altamente sensible al entorno, catalogada como casi amenazada de extinción por parte de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), es muy complicado reproducir y criar en cautividad, razón por la cual su nacimiento ha despertado singular alegría. 

Le sugerimos: El voraz apetito por el caballito de mar podría significar el fin de su especie

Y es que estos dragones, nativos de las costas sur y oeste de Australia, se convirtieron en los primeros en nacer por primera vez en cautiverio en Europa. 

Álvaro Albela, responsable de los dragones y del área de agua salada del acuario Poema del Mar, aseguró que esta reproducción era una gran noticia, no solo para el acuario, sino para la isla y la especie, ya que era muy complicado que pasara. 

"Ha sido muy emocionante y satisfactorio para todo el equipo, como una gran recompensa a un trabajo de varios años", sostuvo Albela en entrevista con el portal web Clarín, quien agregó que los dragones de mar eran los "niños mimados" del lugar debido a su alta sensibilidad y sus particularidades, razón por la cual siete empleados de esa área son los encargados de cuidarlos. 


Los dragones de mar pueden se camuflan entre las algas para despistar a sus predadores. Foto: Getty Images. 

Sin embargo, este logro no es producto de la casualidad, pues este acuario desde el primer instante le ha apostado a la crianza de esta especie y, por ello, desde que comenzó la construcción de su estructura, creó un estanque específico dirigido a este tipo de animales. Tiene más de tres metros de altura, pese a que los dragones de mar suelen vivir en el fondo y solo utilizan la altura para su baile de reproducción. Se trata de una danza en la que la hembra pasa los huevos a la cola del macho con movimientos en los que se entrelazan mientras ascienden del fondo hacia la superficie. Luego los machos son los encargados de cuidar los huevos. 

Le recomendamos: Japapigu el increíble y diminuto caballito de mar descubierto en Japón que cabe en una uña

Por otro lado, el Poema del Mar tiene cultivos propios de los misidáceos, los pequeños crustáceos parecidos a camarones de los que se alimentan los dragones, aunque en el mar también comen plancton, pequeños crustáceos como anfípodos y larvas de peces. "Que hayan tenido crías y que estas crezcan con salud es una señal de que se encuentran muy cómodos en el acuario", manifestó Albela, quien trabaja desde 2017 de reproducción que no se ha logrado en ningún otro acuario europeo. 


Los colores de distintas gamas son una de las principales características de los dragones de mar. Foto: Getty Images.

Los dragones requieren de unas condiciones de temperatura, hábitat y alimentación muy específicas, pues son muy sensibles a los cambios, a las luces, ruidos y vibraciones, razón por la cual en Australia gozan de especial protección pues, además, son el ícono de la conservación marina de ese país. 

En el mundo solo es posible ver a estos animales en algunos acuarios de España, Portugal, Estados Unidos y Asia.

Le puede interesar: El caballito de mar encuentra refugio en hoteles submarinos

Entre las principales amenazas que se registran para esta especie de colores amarillos, azules, rojos y violetas, en puntos y rayas a lo largo de su cuerpo, se encuentran la contaminación del mar por la presencia de microplásticos, el aumento de la temperatura del agua por el calentamiento global, la cacería ilegal por parte de coleccionistas y personas que los usan en la medicina alternativa y los predadores naturales, ya que son nadadores lentos. 

A esto debe sumársele que los dragones de mar son arrojados frecuentemente a la costa después de alguna tormenta, ya que a diferencia de sus parientes los caballitos de mar, estos no pueden enroscar su cola para sujetarse al suelo marino con el fin de permanecer seguros.