Emocionado, Giraldo Barajas registró el momento exacto en el que la nieve comenzó a caer sobre las montañas del Parque Nacional Natural de El Cocuy. 

Con su celular grabó el manto blanco que yacía sobre las piedras y el suelo en inmediaciones a la Laguna Grande la Sierra. "En la madrugada cayó una fuerte nevada y este es el panorama que nos encontramos en la montaña. Muy felices, muy contentos porque se está reconstruyendo nuestra sierra nevada", indicó el guía de esa región en el video.

Le puede interesar: 

El grupo de turistas que se encontraban de visita en el lugar, junto a Barajas, fue el más sorprendido. Entre 20 y 30 centímetros de espesor alcanzó a medir la nevada, que se presentó sobre los 4.400 metros sobre el nivel del mar. Hacía exactamente un año, en el sur de ese parque, se había registrado este mismo fenómeno. 

Este es el cuarto evento de este tipo que se presenta en 2019. La última nevada se registró el pasado 29 de junio en el sitio conocido como Paso Feo o el Boquerón, sobre el sendero del Ritacuba, a 4.500 metros sobre el nivel del mar. Ese día la caída de "mota", como le llaman los guardapáramos a la nieve, por su semejanza con el algodón, alcanzó un espesor de 10 centímetros, tras dos horas de tempestad.

La nevada que cayó hace unas horas alcanzó un espesor de entre 20 y 30 centímetros. Foto: archivo particular. 

A finales de mayo, en el sitio conocido como El púlpito del diablo, también nevó. Esta es una buena señal de recuperación de este glaciar, a diferencia de otros, como el volcán nevado de Santa Isabel, que tiende a desaparecer. 

"El Santa Isabel se encuentra en un proceso muy acelerado de extinción y es probable que en menos de 10 años desaparezca, lo que sería una gran pérdida para los colombianos", mencionó Jorge Luis Ceballos, subdirector de ecosistemas del Ideam, quien advirtió que ya nada se podía hacer para contrarrestar su declive. 

Le recomendamos: Lugares patrimonio del mundo perderían sus glaciares

"Ya el daño está hecho y es difícil echar para atrás estos procesos. Los glaciares entre más grandes y más altos, son los menos vulnerables, es decir, los que van a resistir más al cambio climático. Nuestros glaciares son muy bajos y por eso retener el proceso es muy difícil, porque el alimento de un glaciar es la nieve y en Colombia cada vez son más escasas las precipitaciones de este tipo y eso hace que se registre un desequilibrio", afirmó Ceballos, quien señaló que el parque de El Cocuy es el que se encuentra en mejor estado de preservación. 

Diariamente a El Cocuy solo pueden ingresar máximo 306 personas. Así lo determina el Plan de Ordenamiento Ecoturístico que regula y restringe el acceso de visitantes para no afectar ese ecosistema, que funciona bajo la figura un área protegida.