Una nueva conflagración se registra desde la tarde de este martes en el Parque Nacional Natural Sumapaz, luego de que el pasado sábado autoridades ambientales, bomberos y habitantes de la zona lograran controlar tres focos de incendio que estuvieron activos durante cuatro días. Las llamas registradas la semana anterior, dejaron más de 2.000 hectáreas afectadas, de acuerdo con la información dada a conocer por Parques Nacionales. 

Según informó esta entidad, las autoridades articulan acciones para controlar el fuego que se registra en la parte alta de la vereda el Dorado, del municipio de Guamal en el departamento del Meta.

Le recomendamos: 30.000 productores afectados por las heladas en Boyacá y Cundinamarca

"Gracias al monitoreo constante que se realiza a través del sistema de información de fuegos de la NASA, Parques Nacionales Naturales identificó dos focos de calor; uno en el área protegída y otro en el sector de la vereda Peñalisa del corregimiento de Betania en el departamento de Cundinamarca", informó la entidad en un comunicado.

Conocida la información, Parques Nacionales emitió nuevamente la alerta de incendio forestal y activó los protocolos para la confirmación y atención del mismo a través de los Consejos Municipales y Departamentales de Gestión del Riesgo de Desastres Naturales, con el fin dar atención inmediata al evento.

Actualmente se realiza el monitoreo a través de las imágenes satelitales para el control e identificación de las zonas donde se presenta la conflagración, así mismo se ha dispuesto de una comisión para la atención del evento en el terreno.

Parques Nacionales informó que hasta el momento no se tiene información exacta de las hectáreas comprometidas, ni de las causas que provocaron esta nueva emergencia.

Le sugerimos: 1.800 focos de calor se registran en la Amazonia

La temporada seca, que se extenderá hasta marzo, ha generado que casi la mitad de los municipios del país se encuentren en alerta roja por amenaza de posibles incendios de la cobertura vegetal en sus territorios. 

Daniel Useche, jefe de Pronósticos y Alertas del Ideam, señala que se mantendrán los cielos despejados y con poca nubosidad, lo que hace que las temperaturas se incrementen y con ellas las posibilidades de que se puedan registran nuevas conflagraciones. 

Solo en el Amazonas se detectaron más de 1.800 focos de calor, lo que prende las alarmas de los organismos de emergencia para tratar de evitar que más ecosistemas sean afectados producto de los incendios. En total en el país hay más de 700 municipios que están en algún nivel de riesgo de que se puedan presentar este tipo de emergencias.