El feroz ataque de un perro produjo la separación de una familia de nutrias en el Parque Nacional Natural Amacayacu en el Amazonas. 

La madre y sus crías se encontraban disfrutando del sol cuando el can arremetió en su contra. Uno de los bebés no logró escapar a la embestida y terminó solo y perdido en la quebrada Matamatá. 

Le sugerimos: Nutrias aprovechan la cuarentena para salir en Huila y Santander

Una familia Tikuna que se desplazaba por el lugar el pasado 15 de junio se percató que este pequeño mamífero se encontraba desahuciado y malherido. Decidieron entonces rescatarlo. Con mucho cuidado lo trasladaron al borde del río para ver si su familia regresaba; sin embargo, luego de varias horas, el animal continuó allí a la orilla del afluente. 


La nutria registraba algunas heridas leves en diferentes partes de su cuerpo al momento de ser encontrada. Foto: Parques Nacionales Naturales.  


Ante esa penosa situación los indígenas decidieron resguardarla en su casa
 y contactar al día siguiente a los guardaparques para que fueran a evaluarla.

Le recomendamos: ¡Nutrias en Cundinamarca!

Luego de adelantarle una valoración rápida, los guardaparques tomaron la decisión de enviar a este animalito al Centro de Rehabilitación Icozoa de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonía (Corpoamazonía), teniendo en cuenta que la nutria tiene aproximadamente cuatro meses de vida y aún no puede subsistir por sí sola en el ambiente natural, ya que todavía depende de la leche materna para alimentarse.

"Para garantizar su buen estado de salud, esta semana, cada hora, se le suministró suero para evitar su deshidratación y este viernes en horas de la mañana, la nutria fue trasladada al centro de rehabilitación donde permanecerá durante 15 días en cuidados especiales por parte de veterinarios de Corpoamazonía y la Fundación Omacha, mientras está en mejores condiciones para liberarla en el Parque Nacional Natural Amacayacu", informó Parques Nacionales en un comunicado. 

Desde parques resaltaron el rol de las comunidades indígenas en la protección del territorio y su aporte en el rescate de esta especie, que se encuentra en peligro de extinción. Señalaron que gracias al trabajo conjunto en el tema de educación ambiental, se han podido establecer acuerdos de manejo de conservación de la biodiversidad.  

Datos de interés

Las nutrias gigantes (Pteronura brasiliensis), también conocidas como lobo gargantilla o ariray, están clasificadas como en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Se alimentan principalmente de peces y pueden llegar medir entre 1.5 y 1.8 metros, y pesar entre 22 y 45 kilogramos.  

Le puede interesar: Día Internacional de la Nutria: el renacer de una guerrera

La gestación de esta especie dura alrededor de 70 días. Por parto nacen entre 2 y 5 crías y en estado natural pueden vivir hasta 10 años, aproximadamente. Pueden emitir, además, nueve vocalizaciones diferentes para comunicarse entre ellas y su color de piel varía entre marrón claro y café muy oscuro. Su reconocimiento se logra gracias a que cada individuo posee una mancha crema y blanco única en el cuello.

Poseen también membranas interdigitales en sus patas, las cuales utilizan para maniobrar e impulsarse en el agua.