La Sala Plena de la Corte Constitucional negó la nulidad solicitada en contra de la acción de tutela con la que se tumbó la delimitación del páramo de Santurbán.

Ocho magistrados votaron a favor de esta acción judicial  con la que se pretendía la protección de ese ecosistema frente a los intereses que  multinacionales mineras tienen cifrados para explotar vetas de oro en la parte baja de las montañas.

Lo que esencialmente busca el Gobierno nacional es poder explotar una parte de las 135 mil hectáreas del páramo a gran escala y conservar el resto, a través del  Ministerio del Medio Ambiente, tal y como quedó plasmado en la resolución 2090 de 2014.


Entre tanto, con la tutela interpuesta ante el Tribunal Superior de Cundinamarca en diciembre de 2013, el Comité por la Defensa del Páramo de Santurbán buscaba que echar atrás el fallo inicial al considerar que el Estado no tuvo en cuenta la opinión de las comunidades que habitan esa región al no adelantar audiencias públicas durante el proceso de delimitación del páramo que efectuó el Ministerio de Medio Ambiente.

Sobre el particular el Ministerio señaló en su momento que esas actuaciones no eran procedentes, toda vez que ese trámite tenía una normatividad especial que excluía dichas diligencias. 

A su vez, manifestó que el Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo era inaplicable en el procedimiento, en la medida en que ese marco jurídico sólo se utiliza de manera subsidiaría cuando es inexistente una regulación específica. 

Le recomendamos:  Pequeña minería: ¿piedra angular del conflicto ambiental en Santurbán?


Finalmente el magistrado Alberto Rojas, quien estudio el tema en la Corte Constitucional, decidió en noviembre del 2017 dejar sin efecto la Resolución 2090 de 2014, “por medio de la cual se delimita el Páramo Jurisdicciones – Santurbán –Berlín, y se adopta otras determinaciones”, proferida por el Ministerio de Ambiente, como quiera que se expidió sin la participación de los tutelantes y de los demás afectados con esa decisión.

“La delimitación, ampliación, administración y manejo efectivo de las áreas protegidas (...) son estrategias totalmente complementarias que deberán garantizar la conservación de este ecosistema y la gestión integral de los territorios aledaños”,  señala uno de los apartes de la resolución. 

Vetas, Tona, Mutiscua y Silos son los municipios con mayor porcentaje de su territorios en el páramo de Santurbán que tiene injerencia en 20 poblaciones de Norte de Santander y ocho de Santander.