;
AFP

Basureros e inodoros repletos, árboles destrozados, incursiones motorizadas improvisadas en áreas protegidas: el famoso Parque Nacional Joshua Tree en California, sumido en caos por tres semanas debido al cierre parcial del gobierno estadounidense, cerrará el jueves para poder reacondicionarlo y restaurar la normalidad.

"El Parque Nacional Joshua Tree estará cerrado temporalmente desde el jueves 10 de enero, a las 8:00 de la mañana, para permitir que los equipos aborden los problemas de salud, seguridad y protección de la naturaleza que surgieron durante el cierre parcial de la administración federal", anunció en un comunicado el parque californiano.

Puede leer:Cambio climático: el multimillonario costo de los 10 peores desastres naturales de 2018

Los funcionarios de Joshua Tree (que recibieron a más de 2,8 millones de visitantes en 2017) "planean restablecer el acceso al parque y sus servicios básicos en los próximos días", agrega el comunicado sin más precisiones.


Este parque se encuentra ubicado en la confluencia de dos desiertos típicos del oeste estadounidense. Foto: Mario Tama/GETTY IMAGES/AFP

El "cierre", causado por una disputa presupuestaria entre el Congreso dominado por los demócratas y el presidente republicano Donald Trump -que exige fondos para construir un muro fronterizo con México para contener la inmigración ilegal- ha colocado a cientos de miles de funcionarios públicos en desempleo desde el 22 de diciembre. 

Entre ellos, figuran la mayoría de unos 20.000 empleados del Servicio de Parques Nacionales, responsable de cientos de lugares emblemáticos en Estados Unidos (parques naturales o monumentos).

El Parque Nacional Joshua Tree es uno de los más visitados en Estados Unidos. Foto: Mario Tama/GETTY IMAGES/AFP

Según la Asociación de Conservación de Parques Nacionales, menos de 4.000 empleados públicos "esenciales" permanecerían en servicio.

En Joshua Tree, ubicado en la confluencia de dos desiertos típicos del oeste estadounidense, solo hay ocho "guardaparques" para monitorear 3.200 kilómetros cuadrados, que han permanecido abiertos al público a diferencia de otros sitios en el país.

Le recomendamos: ¿Es dejar de comer carne de vaca realmente una solución para el cambio climático?

Estas jornadas de puertas abiertas (el acceso al parque suele ser estrictamente controlado y con exigencia de pago de ticket) han generado una afluencia de visitantes ansiosos por grandes espacios libres.