Por: Mongabay Latam

Hace ya nueve años que se creó el Parque Nacional Natural Yaigojé Apaporis (2009).

Su establecimiento estuvo motivado por las comunidades indígenas, pues fueron ellas las que consideraron a la figura de Parque Nacional como indispensable para darle mayor protección al resguardo en el que habitan, -el área del Parque Nacional es exactamente la misma que la del resguardo-.

Esta área protegida se ubica en la cuenca baja del río Apaporis en los departamentos de Amazonas y Vaupés, en el sur de Colombia y posee un área de 1.060.195 hectáreas en las que habitan 19 comunidades indígenas de los grupos étnicos Tanimuca, Letuama, Macuna, Yauna, Yujup, Cabillari, Gente de Día, Tuyuca, Majiña y Gente de Leña en lo que se configura como el complejo cultural del Vaupés.

Puede leer: En Colombia aumenta el acoso y la presión contra líderes indígenas

Luego de un proceso de nueve años de trabajo entre las autoridades del Parque Nacional Yaigojé Apaporis y las asociaciones de Autoridades Tradicionales Indígenas ACIYA y ACIYAVA, representantes de aproximadamente 16 pueblos indígenas del bajo Apaporis, en los departamentos del Amazonas y Vaupés, se formalizó el Régimen Especial de Manejo (REM) de esta área protegida.


Esta herramienta permitirá la confluencia de dos visiones distintas. La primera desde los conocimientos indígenas y su forma de entender el mundo y la segunda desde la función de Parques Nacionales que busca la protección integral del territorio.

En la Fundación GAIA Amazonas -ONG que acompañó todo el proceso organizativo de los pueblos indígenas- aseguran que el REM se constituye en el primero elaborado a partir de las leyes de origen y la sabiduría indígena.

Para llegar desde Bogotá a la comunidad de Centro Providencia se debe viajar en avión de carga, tomar lancha por el Caquetá, pasar a pie por el raudal de Córdoba, tomar otra lancha entrando por el río Mirití hasta el paso en trocha que conduce al río Apaporis. Finalmente, tras casi dos horas de caminata, se llega hasta el asentamiento. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.
Para llegar desde Bogotá a la comunidad de Centro Providencia se debe viajar en avión de carga, tomar lancha por el Caquetá, pasar a pie por el raudal de Córdoba, tomar otra lancha entrando por el río Mirití hasta el paso en trocha que conduce al río Apaporis. Finalmente, tras casi dos horas de caminata, se llega hasta el asentamiento. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Carolina Jarro, subdirectora de Gestión y Manejo de Áreas Protegidas de Parques Nacionales Naturales de Colombia, le dijo a Mongabay Latam que el instrumento de planeación y manejo de esta área protegida está basado en un diagnóstico generado con la información que venían recolectando las comunidades indígenas, “asociados a su calendario ecológico, su geografía sagrada, las chagras y semillas, la fauna la flora, etc. También se trabajó en el ordenamiento del área y en una reglamentación más detallada”.

Jarro asegura que lo que viene es continuar en el ejercicio de implementación del REM, que se sumaría a otros nueve regímenes especiales de manejo firmados por Parques Nacionales.

“Hemos firmado este tipo de documentos en la región Caribe, en parques como Macuira, Paramillo y en el Santuario de Fauna y Flora Los Flamencos. También en el Pacífico en el Parque Utría y en Los Katíos; en los Andes occidentales está el Parque Nevado del Huila; en los Andes orientales tenemos dos REM firmados con los indígenas Barí en el Parque Catatumbo y en la Amazonía ya estaba el que se firmó para el manejo del Parque Cahuinarí”, dijo.

Protección ambiental y cultural


La firma de este REM marca un hito en la conservación de áreas con altos niveles de diversidad biológica y cultural. Además, reconoce la labor que por milenios han realizado los pueblos indígenas amazónicos en esta parte de la planicie suroriental amazónica.

De hecho, y a diferencia de otras áreas protegidas que sólo abarcan temas biológicos, dos de los tres objetivos de conservación del Yaigojé Apaporis cubren temas indígenas:

  • 1) Protección de los valores materiales e inmateriales de los pueblos indígenas pertenecientes al “complejo cultural del Vaupés”
  • 2) Contribuir a la conectividad de ecosistemas, regulación climática mundial y sustento de poblaciones locales.
  • 3) Fortalecimiento del sistema de Sitios Sagrados y Rituales para manejo del territorio.

“Nuestro sistema cultural de manejo ambiental del territorio fue determinado ancestralmente por los dioses creadores con el propósito de que los grupos étnicos mantuviéramos el equilibrio del territorio. Esto significa que el territorio, desde su origen, quedó ordenado para preservar la diversidad de la vida, y que por lo tanto nuestra misión, a través de la orientación de los tradicionales, es realizar las acciones culturales y ambientales para mantener el orden ancestral del territorio, o en caso de que se pierda el equilibrio, retornar al orden original”, aseguran los líderes indígenas que habitan este Parque Nacional.

Paisaje en el Parque Nacional Natural Yaigojé Apaporis. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.El Parque Nacional Yaigojé Apaporis se encuentra en el suroriente de Colombia, entre los departamentos de Amazonas y Vaupés. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.
 

Para Francisco von Hildebrand, director de Gaia Amazonas, “este es un modelo pionero en nuevos modelos de corresponsabilidad para el manejo de Áreas Protegidas, por nueve años trabajamos en el fortalecimiento de la gobernanza de este corredor biológico y cultural y hoy es una alegría ver cómo se consolida la gobernanza indígena amazónica”.

Además, todas las comunidades que allí habitan comparten el ritual del Yurupari, reconocido por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y reconocido por Parques Nacionales Naturales de Colombia como un factor vital para la conservación donde “se puede constatar que la permanencia de los valores culturales y espirituales de estos pueblos indígenas están íntimamente asociados a la conservación del medio natural, como fundamento para el mantenimiento de la diversidad cultural del país y la valoración social de la naturaleza”.


Le recomendamos: 
Leonardo DiCaprio apoya lucha de indígenas para proteger la Amazonía

Carolina Jarro recuerda una anécdota sucedida dos días después de que se declarara a Yaigojé Apaporis como Parque Nacional.

Según dice, se expidió un título minero dentro del área a pesar de que ya estaba protegida y el tema llegó hasta la Corte Constitucional.

La empresa minera pretendía “echar para atrás” la declaratoria del Parque Nacional. Finalmente, la Corte se pronunció a favor de la declaratoria e hizo públicas las estrategias engañosas ejecutadas por la minera para lograr su objetivo.

“Se observa el rechazo de la comunidad por las intervenciones de la empresa Cossigo Frontier Mining Corporation (la minera), cuyas finalidades parecían ser, desvirtuar las bondades derivadas de la declaración de un Parque Nacional Natural, persuadir a las comunidades de los beneficios de la explotación minera; adelantando para ello una posible campaña de desinformación”, dice la sentencia de la Corte Constitucional.

Riqueza natural


Yaigojé Apaporis presenta una alta riqueza biológica evidenciada en 1.683 especies de plantas vasculares, 362 especies de aves, 79 especies de reptiles, 73 especies de anfibios, 201 especies de peces, 400 especies de mariposas y varias especies de mamíferos que no habían sido reportadas para el país.

La comunidad de Centro Providencia discute los principales puntos del Régimen Especial de Manejo (REM) del Parque Resguardo Yaigojé Apaporis. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.
La comunidad de Centro Providencia discute los principales puntos del Régimen Especial de Manejo (REM) del Parque Resguardo Yaigojé Apaporis. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.
Indígenas que habitan el Parque Resguardo Yaigojé Apaporis. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.
Indígenas que habitan el Parque Resguardo Yaigojé Apaporis. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Y no solo eso. La cuenca baja del río Apaporis incluye uno de los dos núcleos de mayor precipitación de toda la planicie amazónica, lo cual la define como una de las áreas de la Amazonia más resilientes a los efectos del cambio climático.

En esta zona de la Amazonía colombiana se encuentran superpuestas diferentes figuras de uso y administración del territorio: resguardos indígenas, la zona de reserva forestal Amazonia y los Parques Nacionales Naturales Amacayacu, Cahuinarí y Puré.


Le puede interesar: 
Qué significa la ampliación de Chiribiquete y su declaración como Patrimonio de la Humanidad


Precisamente esta cadena de Parques conforma un corredor ecológico, prácticamente ininterrumpido, que se extiende desde la cima de la Cordillera Oriental Andina hasta el extremo oriental de la planicie amazónica, en la frontera entre Colombia y Brasil.

Finalmente, es importante resaltar un dato adicional y es que el río Apaporis es el segundo río, después del Magdalena, más largo que nace y muere en Colombia, con una longitud total de 1.540 kilómetros y cuyo sector medio y alto está protegido en buena parte por el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete.

Lea el artículo publicado originalmente en Mongabay Latam

https://es.mongabay.com/2018/08/parque-nacional-yaigoje-apaporis-indigenas-colombia/