El Parque Natural Regional El Aleton, ubicado en el municipio de Santa Rosa, se unió a la lista de más de 1.100 áreas protegidas con las que hoy cuenta el país, luego de que el Consejo Directivo de la Corporación Autónoma Regional del Cauca (CRC), lo declarara como tal.

Se trata de una zona con una extensión de 10.711 hectáreas, que tiene dentro de sus objetivos mantener la actual estructura funcional, que ofrecen los ecosistemas altamente conservados de bosques, que tienen como fin preservar las fuentes de agua de los Ríos Curiaco, Chunchullo y Granadillo, de las cuales se abastecen diferentes comunidades de la región.

De igual forma, se espera mantener las coberturas naturales y aquellas en proceso de restablecimiento de su estado natural, así como las condiciones ambientales necesarias para regular la oferta de servicios ecosistémicos y las especies encontradas en dicho lugar.

De acuerdo con la CRC, estos ecosistemas aportan a la sostenibilidad ambiental de la Cuenca del Río Caquetá y, por ende, a la conservación integral de la Amazonia colombiana.

Le recomendamos: ¿Cómo enfrenta Colombia el reto de preservar más de 1.100 áreas protegidas?

El parque tiene ecosistemas de páramo, páramos azonales, bosque altoandino y fuentes hídricas. Además, el Aleton linda con el Parque Nacional Natural Doña Juana Cascabel, lo cual ayuda a que se reduzcan los riesgos por presiones antrópicas sobre este.

Foto: Jorge Becoche

En junio del año pasado, biólogos de la CRC, acompañados por funcionarios del Parque Doña Juana y la comunidad, iniciaron un trabajo de campo con el fin de determinar el diagnóstico biótico que permitiera establecer el estado de conservación de los ecosistemas y la categoría de protección que debería declararse. 

En medio de las caminatas por estos ecosistemas, los promotores de esta iniciativa tuvieron la oportunidad de avistar un oso andino (Tremarctos ornatus) que disfrutaba de su siesta luego de comer y de una bandada de tucanes (Andigena hypoglauca) en período de cortejo.

El oso andino es una especie en categoría de amenaza vulnerable (VU), considerada valor objeto de conservación para varios Parques, entre ellos el Complejo Volcánico Doña Juana Cascabel, según dio a conocer Parques Nacionales Naturales. 

La consolidación de esta área protegida permitirá que, además de los osos y tucanes, otras especies de fauna y flora, amplíen su hábitat y sobrevivan en condiciones de protección. 

Yesid González Duque, director General de la CRC, reconoció el trabajo realizado por las comunidades locales que integran las juntas de acción comunal de Curiaco, Los Andes, La Soledad, San Andrés, la Asociación Comunitaria Andaky y Parque Natural Nacional Doña Juana – Cascabel.

Agradezco la colaboración y el trabajo coordinado que nos permite cumplir una meta social y que nos pone un reto importante hacia la construcción e implementación del Plan de Manejo de esta nueva Área Protegida”, agregó González.

El Aleton tiene un área de 10.711 hectáreas. Foto: Corporación Regional Autónoma de Cauca

Crece el número de áreas protegidas

Ahora, El Aleton hace parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap), del cual ya forman parte 1.196 territorios, que se encuentran distribuidos por montañas, llanuras y hasta en lo profundo de los océanos. 

De acuerdo con el Sinap, en Colombia existen 122 zonas de carácter nacional, divididas en reservas forestales protectoras, distritos nacionales de manejo integrado y parques nacionales naturales (59). Igualmente, se encuentran 278 de carácter regional, distribuidas en áreas de recreación, distritos de conservación de suelos, distritos regionales de manejo integrado, parques naturales regionales y reservas forestales protectoras regionales. 

Adicionalmente, existen 796 áreas protegidas de carácter privado, denominadas reservas naturales de la sociedad civil.

Le sugerimos: "La conservación de las áreas protegidas debe ser un tema de Estado": Procuraduría

Por su parte, en el Tolima, el bosque Galilea, ubicado en el municipio de Villarica, fue declarado como Parque Natural Regional. El área comprende 26.656 hectáreas y en ella fueron halladas especies endémicas, semi-endémicas, nuevas y migratorias, en diferentes grados de amenaza y vulnerabilidad. En esta área pueden encontrarse especies como el oso de anteojos, el mono churuco y el jaguar.

De esta forma, nuevos ecosistemas se suman a la lista de zonas protegidas en procura de salvaguardar y preservar estos espacios que son clave para la conservación de un importante número de especies.