Poppy, la última especímen que hizo parte de la película "Gorilas en la Niebla" habría muerto. La primate, que cumplió 43 años, el 1 de abril, no ha sido detectada por los rastreadores desde agosto del año pasado.

La fundación creada en honor a Dian Fossey, la investigadora estadounidense que fue asesinada en Ruanda hace más de 30 años y cuya vida quedó inmortalizada en el filme de los años ochenta “Gorilas en la niebla”, así lo reportó. 

 

Poppy nació en el campamento que Fossey estableció dentro del Parque Nacional de Volcanes de Ruanda en 1967, a través del cual se encargó de estudiar la población de gorilas de montaña.

En un comunicado de prensa esta ONG informó que Fossey en uno de sus diarios describía a este ejemplar como una “pequeña, encantadora y atractiva. No podía hacer ningún mal”. Según la investigadora, Poppy provenía de una de las “familias reales” del área. Su madre, Effie, era la poderosa matriarca y los miembros de la manada ahora están diseminados en muchos grupos de gorilas dentro del parque. 

Le puede interesar: La curiosa selfie que muestra a dos gorilas de pie y posando

“Poder observar a Poppy en tantas etapas de su vida le dio a los investigadores un gran conocimiento”, manifestó Tara Stoinski, presidenta del Fondo Fossey por medio de un comunicado en el que agregó, además, que “ella nos enseñó mucho sobre las ricas vidas sociales y reproductivas de las gorilas, su estructura de dominio y, por supuesto, su personalidad”.


La investigadora Dian Fossey junto a la Poppy en 1977.

Esta gorila sorprendió a sus cuidadores cuando a los 41 años, se convirtió en la gorila de montaña de mayor edad en dar a luz. “Poppy rompió el molde de lo que sabemos sobre las hembras de gorilas de montaña: pasó a otro grupo a una mayor edad, se unió a un macho muy joven e inexperto, tuvo un bebé tan tarde en la vida”, resaltó asombrada Veronica Vecellio, asesora principal del programa de gorilas del Fondo Fossey.

Le sugerimos: Murió Koko, la famosa gorila californiana que hablaba el lenguaje de signos

En la fundación Fossey, esta gorila tuvo cinco hijos, entre los que se destacaron Cantsbee e Isabukuru, por su lomo plateado, al igual que su hermana Maggie, quien era la favorita de la actriz Sigourney Weaver mientras se grababa la película “Gorillas in the Mist”.

“Es maravilloso conocer la infancia de Poppy a partir de los diarios de Dian Fossey. Era una de sus favoritas y todos nos sentimos privilegiados por haberla conocido y observado en sus últimos años. Esto significa que seguramente la recordaremos para siempre”, puntualizó Vecellio.