Tras completar ocho días, las llamas en el Vía Parque Isla de Salamanca, en la Ciénaga Grande de Santa Marta, no dan tregua. Este jueves dos aeronaves de la Fuerza Aérea Colombiana y 60 unidades de bomberos tratan de controlar las conflagraciones que continúan afectando áreas importantes de este ecosistema, así como diversas especies de fauna. 

Desde la dirección de Parques Nacionales Naturales informaron que se ha avanzado en el control de dos de los cuatro focos del incendio en esta área protegida.

"Los bomberos de Ciénaga y Sitionuevo, la Oficina de Gestión del Riesgo de Barranquilla y la Brigada Forestal del parque, ubicaron puntos para suministro de agua y evitaron que el fuego se expandiera hacia el manglar", informó la entidad.

le recomendamos: Declaran al Parque Isla de Salamanca como sujeto de derechos

Según PNN hasta el pasado martes se habían afectado por lo menos 12 hectáreas de ecosistemas, de las cuales el 90 por ciento corresponde a cobertura vegetal de enea y 10 por ciento a zona de manglar.  

Teniendo en cuenta que hay varios focos activos, los organismos de socorro trabajan desde diferentes frentes para hacerle frente a las conflagraciones y evitar que las llamas de extiendan por los manglares, principales ecosistemas del lugar. 

De acuerdo con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, en este momento se encuentran trabajando en tres frentes con el fin de atacar el incendio en sus distintos focos.

Le sugerimos: Imposible respirar en Barranquilla por incendios en Parque Isla de Salamanca

En el área fue instaldo un Puesto de Mando Unificado "desde donde se coordinan las labores que permitan lo más pronto posible controlar y liquidar este incendio forestal registrado en esta importante reserva natural", informó la entidad. 

Una de las problemáticas que enfrentan los organismos de socorro y que no han permitido avanzar como quisieran es que en los puntos más calientes no tienen agua cerca.  

Las ciénagas están secas y esto ha dificultado el trabajo, porque, además, los socorristas deben caminar por lo menos dos horas con las herramientas a la espalda, lo que genera cansancio y no facilita el desarrollo de las labores. De ahí la importancia del apoyo aéreo no solo para el descargue de agua, sino para transportar los equipos con que los bomberos y brigadistas deben hacer su trabajo, dijo Lourdes Peña, comandante del cuerpo de bomberos, del municipio de Ciénaga.