Dieciséis temblores se habían registrado en Colombia hasta el mediodía de este jueves 26 de diciembre. De estos, 14 se presentaron en el municipio de Mesetas, mientras que los otros dos tuvieron ocurrencia en Dabeiba, Antioquia, y Aguadas, Caldas.   

El sismo que alcanzó mayor magnitud fue de 4.1 grados en la escala de Richter y se produjo a las 5:52 de la mañana. Los demás han oscilado entre 2.0 y 3.9 grados. Según el Servicio Geológico Colombiano una gran parte de la cadena de temblores que se viene registrando son réplicas del sismo de 6.2 grados ocurrido el pasado 24 de diciembre, a las 2:00 de la tarde, en el área rural de esa población del Meta, y el cual se sintió en varias regiones del país. De hecho, desde ese día hasta hoy, se han producido más de 210 réplicas, la más fuerte de 5.7 grados. 

"Con un sismo de estas magnitudes es normal que se tengan una serie de réplicas que varían en magnitud y en frecuencia, y se presentan cerca al área epicentral. Esto ocurre normalmente porque la tierra necesita seguir liberando la energía que tiene acumulada", manifestó Viviana Dionicio, coordinadora de la Red Sismológica Nacional del Servicio Geológico Colombiano. 

Le sugerimos: "En Colombia tiembla a diario. Es normal": Servicio Geológico Colombiano

Martha Calvache, directora de esa entidad, afirmó, a su turno, que se espera que el patrón de réplica vaya disminuyendo en los próximos días, tanto en frecuencia como en magnitud. "De golpe los colombianos nos hemos acostumbrado a escuchar que los sismos solo ocurren en la Mesa de los Santos, sin percatarnos que el potencial de que sucedan temblores existe en cualquier parte del país, ya que por su formación geológica Colombia se encuentra en amenaza sísmica", apuntó. 

La funcionaria sostuvo que va a seguir temblando. "La gente quiere oír que no va a temblar más porque se asustan y todo el mundo está sensible, pero lo cierto es que en este momento ni el Servicio Geológico Colombiano ni ninguna gran institución científica del mundo pueden determinar con exactitud dónde se va a presentar un sismo, a qué hora y con qué magnitud. Lo que sí se puede estimar es cuál es la amenaza sísmica de un sitio”, comentó. 

Añadió que el Servicio Gológico Colombiano solo reportaba los sismos que sobrepasaban los 2.0 grados de magnitud.  

Para Calvache lo importante es que la gente tome las precauciones necesarias y refuerce las estructuras, además que no crea en cadenas de WhatsApp que buscan generar pánico. 

Argumento que comparte Viviana Dionicio, quien aseguró que esta seguidilla de sismos es normal en Colombia, aunque aseguró que hay que estar atentos y bien preparados ante cualquier emergencia. 

"Colombia es un país sísmicamente muy activo, esto se debe a su configuración geológica y tectónica. Hay diferentes placas que están en contacto y esto hace que se generen sismos en la mayor parte del territorio colombiano, principalmente en las costas del Pacífico, alrededor de nuestras cordilleras y en la Costa Caribe. Históricamente siempre ha sido así", mencionó. 

Le recomendamos: "No todos los fenómenos naturales generan desastres, estos se dan cuando hay población expuesta": Eduardo José González

Para la experta la percepción de que ocurran más sismos o que estos sean mucho más fuertes está ligada a que ahora se tiene acceso más rápido a la información. "Todos nos enteramos de los temblores que ocurren en todas partes, adicionalmente las ciudades cada vez son más pobladas y existen más edificios y obras de infraestructura que contribuyen a intensificar la sensación por ser demasiado vulnerables", apuntó. 

Según la coordinadora, la percepción depende mucho de cómo se viva y cómo se encuentran las construcciones del lugar en el que se reside (casas, colegios, edificios, puentes, vías, etc.). "El entorno en el que vivimos es muy importante. Puede que se presente un sismo muy grande, pero si las construcciones resisten, las fatalidades van a ser mínimas y viceversa. Cada persona, familia o empresa debe prepararse a conciencia y saber la forma de actuar en caso de registrarse un fenómeno de esta índole, tras crear, por ejemplo, planes familiares de emergencia", explicó.

Dionicio recalcó que un sismo no es sinónimo de catástrofe y que todos los días tiembla en Colombia. "De pronto nosotros no los sentimos porque son más pequeños y profundos, pero tenemos que conocer nuestro territorio y saber que esto puede pasar", manifestó.  

Le puede interesar: Por sismos y emisión de ceniza sigue la alerta amarilla en el volcán Nevado del Ruiz

La experta considera primordial que la gente mantenga la calma y no entre en pánico. "Los sismos no se pueden predecir, no crean en esas cadenas de WhatsApp que dicen que mañana a una determinada hora se va presentar un temblor, ya quisiéramos nosotros saber eso, pero no es cierto", afirmó.

Sostuvo, por ejemplo, que alrededor de los volcanes se generan miles de sismos que no se sienten y que pueden subir de magnitud en cualquier momento.