A pesar de que en el país existe un impuesto a las bolsas plásticas, establecido en la reforma tributaria de diciembre de 2016, la producción de este tipo de elementos sigue siendo importante. Según un informe denominado Situación actual de los plásticos en Colombia y su impacto en el medio ambiente, dado a conocer por Greenpeace y la Clínica Jurídica de Medio Ambiente y Salud Pública (MASP) de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes, el año pasado la producción de bolsas plásticas fue de 60 mil toneladas.

De acuerdo con el mismo estudio, la producción de pitillos ascendió a 2 mil toneladas y la de tapas plásticas alcanzó 23 mil toneladas; cifras que continúan siendo muy altas y que se espera que el país reduzca con las medidas que se han venido anunciando con el fin de bajas el consumo de este tipo de productos. 

Allí se muestran datos que además de dicientes, son preocupantes. Cada hogar colombiano genera casi 4,5 kilos de desechos al día y, cada 24 horas, solo en Bogotá se eliminan alrededor de 6.300 toneladas de residuos.

Le recomendamos: Adiós a los plásticos de un solo uso en parques naturales

“De ese total de basura que diariamente se genera en Bogotá, el 56 por ciento corresponde a plásticos de distinto tipo. Es decir, casi el 60 por ciento de la basura diaria de Bogotá es desecho plástico. No hay componente más mayoritario en nuestra basura que el plástico”, dijo Silvia Gómez, directora de Greenpeace Colombia.

El año pasado, las ventas de productos plásticos registraron un incremento de 2,5 por ciento. “Se debe promover un cambio de mentalidad y pasar de una cultura de consumo desechable a una de consumo responsable, reparación y reutilización. Y en este cambio el rol de las empresas es clave”, coincidieron representantes de Greenpeace y la Clínica Jurídica de Medio Ambiente y Salud Pública (MASP) de la Universidad de los Andes.

Dentro de los objetivos del informe buscamos hacer una revisión respecto de la real magnitud del problema de los plásticos en Colombia, analizar bajo el enfoque de la economía circular el comportamiento que tiene este material, saber cuáles son las principales consecuencias que generan estos residuos en el medioambiente, pero también conocer la gestión pública que tienen los desechos plásticos”, explicó Camilo Quintero Giraldo, director de la Clínica Jurídica de Medio Ambiente y Salud Pública (MASP) de la Universidad de los Andes.

De interés: No más plásticos de un solo uso en Parques Nacionales

A juicio de Gómez, existe una responsabilidad clave por parte de las empresas productoras y generadoras de plástico, que no les brindan opciones a  los consumidores. "Por eso, por ejemplo, el papel clave que deben asumir los supermercados, lo cuales, si se tomaran medidas para disminuir plásticos en sus mostradores o generar espacios específicos sin productos con plástico, aportarían de manera significativa a la reducción del problema y a un efecto de imitación en otras industrias”.

Según el informe, en Colombia, el consumo de bolsas de material plástico fue de 482 mil toneladas para el año 2017, de acuerdo con datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane).

La Procuraduría General de la Nación realizó un análisis del impuesto nacional al consumo de bolsas plásticas, en el que indica que durante el año 2018, únicamente 40 distribuidores de bolsas plásticas presentaron su informe de rendición y cumplimiento de la ley. Específicamente en Bogotá existen 1.500 distribuidores de bolsas plásticas, de los cuales únicamente 5 han presentado el informe.

Le sugerimos: Tienen algo bueno los empaques de plástico

La propuesta del gobierno es reemplazar el ciento por ciento de las bolsas que causan el impuesto nacional al consumo de bolsas plásticas para el 2020. Para el cumplimiento de esta meta es necesario que los distribuidores y los supermercados presenten sus informes de rendición para que la implementación de la medida y la demanda de las bolsas plásticas disminuya y sea efectiva, indica el informe de Greenpeace Colombia y la Clínica Jurídica de Medio Ambiente y Salud Pública (MASP) de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes.

Lo anterior muestra que en Colombia existe una producción masiva de plástico que podría ir en aumento. Esta producción incluye los plásticos de una vida útil corta, pues existe una disposición a pagar por las bolsas plásticas o por otro tipo de plásticos que son desechados rápidamente.

La comodidad, acompañada de la variedad de opciones que existen en el mercado, hace preocupante la situación ambiental por el mal manejo de los residuos plásticos. A esto se suma que existen graves problemas de gestión como: la disminución en la capacidad de carga de los rellenos sanitarios y la vida útil de los mismos; el consumo excesivo e innecesario de plásticos de un solo uso y; por último, la deficiencia que hay en los programas de reciclaje y reutilización eficiente de los plásticos.