Como una catástrofe califica Faber Sabogal lo que ocurrió en la finca Guaduales, vereda El Guayabo, en el municipio de Quimbaya, en Quindío.  

El representante legal de la Asociación Colombiana de Protectores y Productores de las Abejas (Asoproabejas) grabó un video de 41 segundos en el que se pueden observar cientos de abejas muertas en el piso. En el audiovisual este apicultor señala: "nuevamente envenenadas todas las abejas, está sobreviviendo la mínima cantidad. Hay abejas muertas por todo lado; otra vez, vuelve y juega, seguimos en las mismas condiciones. Es una tristeza que siga pasando esto", señala con la voz entrecortada. 

Le puede interesar: Abejas, el ser vivo más importante del Planeta

Y realmente lo es. La imagen, grabada en la mañana del pasado jueves 16 de abril, es abrumadora y lo más preocupante es que parece estar replicándose en otros de los apiarios del departamento. La razón -según Faber- es el uso indiscriminado de pesticidas que se registra habitualmente entre febrero y abril para atacar la broca del café y las plagas de los cultivos de aguacate.

"Lo que más afecta es que las fumigaciones se hacen a destiempo y usando pesticidas con ingredientes activos como el fipronil que provoca la muerte a los polinizadores y tiene una moratoria o restricción de uso desde el 2018. No se puede aplicar en forma aérea mediante vaporizador o con máquinas de bombeo en cultivos de cítricos pasifloras como maracuyá, gulupa o granadilla, al igual que aguacate y café", señaló. 

Le sugerimos: Así trabajan las abejas para garantizar nuestra alimentación

Sabogal mencionó que en esa zona existían muchas plantaciones de este tipo de productos y por eso constantemente se registraban mortandad de abejas. Esta vez las víctimas fueron cerca de 1.440.000 insectos que vivían en 18 colmenas tipo Yumbo, cada una de las cuales tiene un valor aproximado de 550.000 pesos, puede albergar hasta 80.000 animales, en promedio, al igual que producir 40 kilogramos de miel por año. 

"Hace 15 días en la finca de un compañero, muy cerca de aquí, murieron las abejas de 15 colmenas, pero también tenemos registros este año de municipios de Boyacá, Cundinamarca, Meta y Antioquia, incluido un criadero de reinas", apuntó. 


Este año han sido reportadas mortandad de abejas en apiarios de Quindío, Boyacá, Cundinamarca, Meta y Antioquia. Foto: Faber Sabogal/Asoproabejas. 

En lo corrido de 2020, más de 200 colmenas han sido envenenadas en todo el país, según los registros que maneja Asoproabejas. "En 2019, cerca de 2.000 colmenas resultaron afectadas por esta situación", mencionó Sabogal, quien afirmó que entre agosto y septiembre también se registraban picos altos de mortandad debido a la fumigación de cultivos de cítricos. 

El representante de esta organización indicó que en el departamento del Quindío se tenía un censo de aproximadamente 3.000 colmenas y que el año pasado resultaron afectadas por pesticidas alrededor de 500, situación que no querían volver a repetir. Por esa razón, radicarán una solicitud ante el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) en Armenia y la Secretaría de Agricultura, Desarrollo Rural y Medioambiente del departamento para que se declare la emergencia ambiental apícola, se adelante una verificación en el terreno y se haga un llamado de atención a los agricultores y agrónomos que formulan este tipo de químicos que matan las abejas y polinizadores, y no se sabe con certeza qué efectos contraproducentes puedan ocasionar en la salud humana.

Le recomendamos: Abejas en Colombia, sin protección jurídica

Adicionalmente, la asociación continuará apoyando la formulación de un nuevo proyecto de ley que será presentado en el Congreso de la República, a partir del cual se buscará proteger a las abejas y demás polinizadores, pues el que está en trámite en la legislación anterior finalmente fue archivado. 

Así, mientras en algunas zonas urbanas del mundo celebran el resurgimiento de las abejas por cuenta del confinamiento humano para contrarrestar el contagio del coronavirus, en algunas zonas de Colombia claman por su cuidado y protección.