Al escuchar el sonido de las motosierras, Remedios emprendió la huida junto a su madre y sus dos hermanos. El sonido de los árboles cayendo sobre la tierra aumentaron su angustia. El miedo la paralizó y finalmente no pudo seguirle el rastro a su manada. 

Sola, caminando por entre el bosque fue hallada por una familia campesina que decidió brindarle su ayuda. Tenía apenas dos meses de vida y era demasiado vulnerable como para sobrevivir por sí misma

La osezna fue trasladado, entonces, a una casa situada en la vereda La Cooperativa del municipio de Remedios en Antioquia. Allí los labriegos la alimentaban únicamente con agua de panela con leche.

Le sugerimos: 
Información suministrada por la ciudadanía le permitió a un equipo de biólogos y veterinarios del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, así como de especialistas del Centro de Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES y funcionarios de la Corporación Autónoma Regional de Antioquia, Corantioquia, acceder el 23 de diciembre de 2017, al lugar donde se encontraba esta osa de anteojos, tras un operativo que duró cerca de 18 horas. Finalmente, el animal pudo ser recuperado
Debido a la inadecuada alimentación que recibió, Remedios sufrió de una anemia leve, de la cual ya parece haberse recuperado. Foto: Área Metropolitana.  

Luego de constatar que el pequeño mamífero se encontraba en buenas condiciones de salud, pese a haber sido mal alimentado, la autoridad ambiental determinó trasladarlo al Zoológico de Santa Fe de Medellín para, inicialmente, corregir sus hábitos alimenticios y rehabilitar su comportamiento natural. Un año y cerca de ocho meses han pasado desde entonces y el oso, que fue bautizado como Remedios, continúa en cautiverio en el zoológico. 
Desde el zoológico informaron, en enero de 2018, que luego de haberle practicado otra serie de exámenes veterinarios tras su ingreso, que el oso había desarrollado una anemia y por esa razón había sido puesto en cuarentena. Jonhatan Álvarez, veterinario del zoológico, informó en esa época, que a su ingreso el osezno pesaba 4 kilos y para el primer mes del año pasado ya alcanzaba los 5,9 kg, diagnóstico que daba cuenta sobre la franca recuperación de este animal que hoy debe tener 21 o 22 meses de edad. 
"Remedios actualmente es exhibido en el zoológico", indicó el abogado Luis Domingo Gómez Maldonado, quien luego de analizar el caso decidió interponer un habeas corpus, tal y como ya lo había hecho en defensa de Chucho, el oso de anteojos que vive en el Zoológico de Barranquila y que abrió el debate sobre si los animales deben ser o no sujetos de derechos en Colombia. 

Ante el Tribunal Superior de Medellín, el jurista instauró el recurso, pues -según él- se requiere una intervención inmediata. "Entre más tiempo pase menor posibilidad va a tener Remedios de reintroducirse en su hábitat natural", apuntó el abogado, quien aseguró que según los expertos los oseznos tienen una disponibilidad biológica de adquirir aprendizajes hasta los tres años. "Más aún en este caso, pues ella (Remedios) vivió inicialmente con individuos de su misma especie", recalcó. 

 Remedios lleva un año y cerca de ocho meses viviendo en cautiverio en el Zoológico de Medellín. Foto: Área Metropolitana.

Gómez aseguró que lo que busca con este recurso, no es otra cosa más, que el oso de anteojos se le respete el derecho a vivir en su hábitat natural y que se cumpla con lo estipulado en la Ley 1774 de enero de 2016, que señala, entre otras cosas, la erradicación del cautiverio como principio de protección al animal. 
"El entonces director de Corantioquia ignoró las recomendaciones técnicas que le habían hecho los mismos funcionarios de esa corporación, quienes le presentaron un plan de rehabilitación para Remedios en que señalaban que lo mejor para la osa era volver al contexto de donde había sido sustraída", informó Gómez. 
El abogado manifestó, además, que conocía acerca de la gestión que había adelantado el zoológico de Medellín para donar a Remedios a un parque de Estados Unidos. 
"El caso de Chucho es diferente, ya que él es un oso adulto, cuya liberación podría poner en riesgo su vida. Sin embargo, no queremos que lo que le pasó él, que fue condenado a vivir en cautiverio desde cachorro, le suceda a Remedios", sostuvo. 
El Tribunal Superior de Medellín avocó el conocimiento del habeas corpus y le solicitó al Zoológico de Medellín, la Alcaldía, Corantioquia, el Ministerio de Ambiente y a Parques Nacionales Naturales rendir un informe preciso y pormenorizado frente al cautiverio de Remedios, para contar con los argumentos necesarios y poder emitir un fallo.