A finales de mayo la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Cornare) hizo un llamado urgente a que cesaran los ataques a las aves con armas de aire comprimido. 

La entidad decidió poner bajo la lupa este tema dado que solo en ese mes se registraron cuatro muertes por esta razón en el oriente antioqueño. Las víctimas fueron un gavilán, una garcita, un águila crestada y un gallinazo, a quienes inescrupulosos los atacaron en los municipios de Rionegro y El Retiro. 

Le sugerimos: Denuncian incremento de ataques a aves con armas de aire comprimido

La preocupacion se trasladó ahora hasta el departamento de Boyacá. En la vereda Puente Hamaca de la localidad de Chivatá fue encontrado por la comunidad un gavilán maromero (elanus leucurus), también conocido como bailarín, elanio bailarín o halcón blanco tirado en el suelo, gravemente herido. De inmediato procedieron a dar a aviso a la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá), que envió a varios profesionales al lugar. 

Luego de adelantarle al ave la valoración médico veterinaria y procedieron a trasladarlo en el menor tiempo posible al hogar de paso para fauna silvestre que esa entidad tiene en convenio con la Universidad Juan de Castellanos para que se le realizaran unos exámenes más detallados. 


Debido a la caída en su ala derecha, el gavilán sufrió la fractura completa de su fémur. Foto: Corpoboyacá. 


Enrique Castellanos, médico veterinario del hogar de paso, informó que el gavilán tenía una fractura múltiple en el antebrazo y fractura completa en el fémur. "Debemos esperar cómo evoluciona porque las dos fracturas son muy graves", sostuvo.  

Tras un segundo diagnóstico efectuado por el médico veterinario y zootecnista, Germán Aponte, se determinó que el gavilán se encontraba gravemente herido por perdigones que impactaron en sus alas y cuerpo. Las radiografías indicaron que fue atacado por humanos con un arma que lanza este tipo de objetos, ya que se puede ver uno de los elementos incrustado en el ala derecha del animal, que permanece bajo el cuidado de profesionales en el hogar de paso, quienes evaluarán acciones a seguir.


El perdigón le causó una fractura múltiple en el antebrazo derecho al ave. Foto: Corpoboyacá. 


“No podemos seguir teniendo este tipo de prácticas por diversión;
las personas deben entender lo grave que es cazar a la fauna silvestre perteneciente a biodiversidad colombiana. Desde que hicimos el rescate supimos que el estado de salud del ejemplar era grave y que es difícil que pueda volver a su hábitat”, afirmó Aponte.

Le recomendamos: Indignación por joven que mató un gallinazo y subió el video a redes

Este atentado muy posiblemente condernará a estar en cautiverio a este gavilán en lo que resta de su vida.  

"Desde Corpoboyacá rechazamos rotundamente la cacería e invitamos a la comunidad a que no permita este tipo de actos contra la fauna silvestre", indicaron. 


Es poco probable que este gavilán se recupere y pueda volver a su hábitat natural. Foto: Corpoboyacá.

 
Y es que cuando un ave recibe un disparo es poco probable que se recupere, pese a los grandes esfuerzos que se hagan. No solo por la herida que se le produce, sino por las consecuencias de la caída.

Las autoriades ambientales señalan que las aves son esenciales en la naturaleza porque cumplen una función en la ecología y el paisaje, además porque son unas de las principales polinizadoras y dispersoras de la flora. "Dentro del grupo de las aves hay algunas que controlan plagas y contribuyen a la cadena alimentaria para el buen funcionamiento de un ecosistema", recalcaron. 

Le pude interesar: ¿Dónde habitan las más de 1.900 especies de aves de Colombia?

Aseveraron que al sacar las aves de su medio natural y someterlas a cautiverio, se altera el comportamiento normal de estos animales al imponerles a condiciones humanas como el alimento. Adicionalmente, el encierro atrofia sus alas y esto dificulta la recuperación al momento de ser rescatados.

El llamado finalmente fue a denunciar a las personas que lleven a cabo este tipo de atentados contra la fauna silvestre.