A finales del año pasado, mientras la mayoría de los ciudadanos estaban ‘desconectados‘ de la realidad nacional, se desató una intensa polémica por cuenta de un proyecto del Ministerio de Ambiente que busca cambiar la manera como se gestionan las reservas forestales del país. A través de las redes sociales, cientos de ambientalistas se manifestaron por lo que consideraron un atentado contra el patrimonio natural colombiano.

Le recomendamos: La dura carta de los científicos al presidente Santos por la base de Gorgona

El tema fue tendencia durante varios días bajo la etiqueta #MinistroNoAcabeLasReservas, a la cual se pegaron varios reconocidos e influyentes usuarios de estas plataformas. Aunque el ministerio no se pronunció públicamente al respecto, la consecuencia de esta movilización fue la postergación de la emisión de la resolución y la ampliación de los plazos que esta cartera había estipulado para recibir los comentarios y las observaciones de los ciudadanos interesados.

Entre los festejos de año nuevo el asunto se enfrió, pero este jueves volvió a resucitar por cuenta de una carta en la que los miembros de la Comisión Permanente de Áreas Protegidas de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales le expresan al ministro Luis Gilberto Murillo su preocupación por el proyecto en ciernes.

Sin duda se trata de un asunto complejo, pero en términos generales la polémica gira en torno al intento de modificar el tamaño de las reservas forestales bajo el criterio de la ‘realinderación‘. En pocas palabras, lo que pretende el Ministerio es permitir que estas áreas se reduzcan cuando su estado de degradación sea tal que ese procedimiento resulte más económico que recuperarlas.

Le sugerimos: Anulan utilidad pública y ambiental de la Van Der Hammen

Sin embargo, los científicos firmantes de la carta consideran que "ni la acción, ni el concepto, ni el termino "realinderar" es aplicable a las Reservas Nacionales ni Regionales" porque no está incluido en ninguna de las leyes que regulan el Sistema Nacional Ambiental del país. "Tampoco compartimos el criterio de que si el ecosistema de una Reserva se deteriora o no se restaura, éste deba ser realinderado", escriben en la comunicación.

De hecho, según ellos, lo que procede en estos casos es la aplicación del Plan Nacional de Restauración, Restauración Ecológica, Rehabilitación y Recuperación de Áreas Degradadas que aprobó el Minambiente en 2015. Este instrumento tiene tres objetivos principales: acelerar procesos de restablecimiento de esas zonas, reparar los servicios ecosistémicos y retornar la utilidad de los mismos para que vuelvan a prestar servicios ambientales.

Le puede interesar: Expertos denuncian “discriminación” por parte del MinAmbiente

Bajo esa perspectiva, los científicos afirman que "la tarea fundamental es precisamente la opuesta al espíritu de la resolución en referencia". Y por eso piden que el ministro lidere la ampliación y la protección de zonas y ecosistemas importantes para la generación y protección de servicios ecosistémicos esenciales. "Si  lo que se busca es de construir colectivamente territorios sostenibles en Colombia, las zonas de reserva y protección especial deberán incrementarse y no reducirse", concluye la comunicación.

Vea la carta aquí