“Colombia es un tesoro de la biodiversidad. Es el primer país en aves y orquídeas, el segundo en plantas y anfibios, el tercero en palmas y mamíferos, y el quinto en ecosistemas continentales marinos. Toda esta riqueza habitaba en los antiguos escenarios de guerra, los cuales, por difícil que parezca, se han transformado en zonas de construcción de paz”.
Con estas palabras, Luis Guillermo Murillo Urrutia, Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, dio inicio a la Feria Internacional de Medio Ambiente más importante de América Latina (FIMA), la cual, en su sexta versión, cuenta con el lema “La paz de Colombia está en nuestra naturaleza”.

En contexto: Ambiente tendrá su sexta feria internacional en Bogotá

Acompañado por los embajadores del Reino Unido , Noruega y la Unión Europea en Colombia y del Presidente de Corferias, Murillo aprovechó el escenario para informar los principales logros ambientales alcanzados en los ocho años del gobierno del Presidente Juan Manuel Santos, además de los desafíos que enfrenta el país en esta materia.

“Este es mi cierre, ya que en dos semanas me retiro del Ministerio. Por eso quiero que el país conozca el trabajo adelantado en adaptación al cambio climático, declaratoria de áreas protegidas, conservación de fuentes hídricas y páramos, producción y consumo sostenible, emprendimientos verdes, y restauración y recuperación de ecosistemas; insumos que nos permiten asegurar que Colombia tiene todo para convertirse en una potencia en bioeconomía”.

Según Murillo, uno de esos logros se consolidó recientemente. “El Congreso de la República aprobó por unanimidad el proyecto de ley para la implementación de los acuerdos de París sobre cambio climático. Esto nos va a permitir contar con un mercado obligatorio de cupos de emisiones en el país, que en pocas palabras castigará a los que más emitan y premiará a los que tengan sistemas eficientes”.

El Ministro informó que en 2010, Colombia contaba con apenas 13,7 millones de hectáreas de áreas protegidas, cifra que hoy ya abarca 31 millones de hectáreas, es decir un incremento de más de 17,3 millones.

“Cumplimos la meta en 2016. Gracias al trabajo de Parques Nacionales y las Corporaciones Autónomas Regionales, el país hoy cuenta con zonas protegidas que equivalen a seis veces el área de Costa Rica. También hemos avanzado en otras figuras de conservación, las cuales ya cobijan 43 millones de hectáreas”, apuntó el Ministro, quien se posesionó en este cargo hace dos años en la quinta versión de FIMA.

La Serranía de Chiribiquete es una de las principales banderas de esta ampliación. “Pasó de tener 1,3 millones de hectáreas protegidas en 2010 a cerca de 2,8 millones hoy. Pero aún hay más: con la aprobación de la Academia de Ciencias, en julio de este año el Presidente Santos incluirá nuevas áreas, alcanzando así un total de 4,3 millones de hectáreas”.

En cuanto a los páramos, el gobierno ya ha logrado delimitar 30 de estos ecosistemas, y espera llegar a 37 este año. “El país no había delimitado sus páramos, por lo cual nos dimos a la tarea de proteger la fábrica de agua de los colombianos”.
Murillo destacó una iniciativa en el páramo de Sumapaz. “Cuando se crearon los batallones de alta montaña eran exclusivamente para combatir a las FARC. Ahora, con los dividendos de la paz, los soldados, con el apoyo de la academia, construyeron un vivero para producir frailejones y así restaurar los ecosistemas. La meta en el país es repoblar cerca de un millón de hectáreas con frailejones de alta montaña. Esto es un dividendo de la paz”.

Los humedales también fueron destacados por el funcionario. “En 2010 solo habían cinco humedales RAMSAR, figura que les da una importancia internacional para su protección. Ahora ya vamos en 12, es decir que logramos declarar siete nuevos ecosistemas. El próximo sábado, el Presidente Santos firmará la designación del humedal de río Bita, que será el más grande del país con 814 mil hectáreas”.

Con el apoyo del Reino Unido, Colciencias lideró 16 expediciones de biodiversidad Colombia BIO, las cuales han arrojado resultados como 108 posibles nuevas especies para la ciencia, 131 endémicas, 211 con algún criterio de conservación y cuatro redescubiertas.

“En producción sostenible disminuimos el uso de bolsas plásticas un 35 por ciento, recaudamos $480 mil millones por el impuesto al carbono y sacamos 420 negocios verdes con el apoyo de la Unión Europea. Entre los dividendos de la paz está el incremento de los visitantes a los Parques Nacionales Naturales: pasó de 680 mil en 2010 a 1,7 millones en 2017”.

Le recomendamos: Más allá del verde

Desafíos

Para Murillo, la lucha contra la deforestación es una de las grandes problemáticas que debe seguir combatiendo el país para conservar los recursos naturales.

“Hemos hecho un trabajo serio. Lo hemos intentado casi todo. Pero tenemos redes criminales del narcotráfico y de la disidencia que se han dedicado a promocionar el corte o la tala de árboles, en especial en la Amazonia, con fines de acaparamiento de tierras y cultivos ilícitos”.

Entre 2016 y 2017, la deforestación se incrementó 23 por ciento en el país. Sin embargo, el Ministro destacó que ciertas zonas tradicionalmente afectadas por este flagelo, están sufriendo un cambio positivo.

“Disminuyó 54 por ciento en el Pacífico, 36 por ciento en el Caribe y 20 por ciento en la región Andina. Pero aumentó sustancialmente en la Amazonia. Con la Estrategia Nacional de control a la deforestación y gestión de los bosques y programas como Visión Amazonia y Visión Pacífico, vamos por buen camino para acabar con esta problemática”.

El Ministro afirmó que el trabajo con los excombatientes mermará las cifras de deforestación. “Es una manera de reincorporarse a las actividades de conservación. Tenemos el proyecto Ambientes de Paz: vida digna y reconciliación, que cuenta con el apoyo de Noruega y Reino Unido”.

La cara positiva está en la cantidad de áreas restauradas. Se pasó de restaurar 14.000 mil hectáreas en 2010 a más de 21.000 en 2017.

“Lo que necesitamos ahora es definir los portafolios de restauración en los núcleos más críticos, como la Amazonia. Sumado a esto, la disminución de la deforestación tiene mucho que ver con el desarrollo de la industria forestal, la forestería comunitaria, el pago por servicios ambientales en las zonas estratégicas y el desarrollo agrícola sostenible”.

Le sugerimos: “Bosques territorios de vida”, la ambiciosa propuesta para llevar la deforestación a ceros

Recomendaciones al nuevo gobierno

Por último, Murillo mencionó una serie de recomendaciones en materia ambiental para el gobierno del nuevo Presidente Iván Duque.

“Le recomendamos que profundice la concertación de una visión compartida de país con un enfoque de crecimiento verde, donde la Colombia de las regiones y las provincias pueda participar en la toma de decisiones. La paz se construye en las regiones, por lo cual no se puede dejar perder el concepto de paz regional”.

Pidió que el nuevo gobierno mantenga el liderazgo en temas como áreas protegidas, páramos, humedales, postconsumo y política fiscal para medidas ambientales; que fortalezca el presupuesto público, la investigación, ciencia y tecnología del sector ambiente; y que apoye a las instituciones del Sistema Nacional Ambiental.

“Hacemos un llamado para que consolide los nuevos arreglos institucionales y continúe con los mecanismos de articulación y la política que se han creado, como las comisiones intersectoriales de control a la deforestación y cambio climático. Igualmente, que expanda los mecanismos financieros para el desarrollo sostenible y que se creen más impuestos e incentivos ambientales de una forma incluyente. No se puede jugar a la política con las metas ambientales del país”, puntualizó.