Eilin, Yarlin, Rubiela y Claudio, hacen parte del grupo de niñas, jóvenes, mujeres y hombres sobre las que estas organizaciones quieren contar historias, llevándolas a lo largo y ancho del río Atrato para compartir con las comunidades ribereñas, formas de proteger el río y lo que lo rodea.

La serie es, además, un abrebocas para discutir y mostrar el papel de cientos de mujeres que hoy se suman a la labor del cuidado de su entorno.

Le sugerimos: Este viernes adjudican licitación para hacer monitoreo del río Atrato

El río Atrato cruza la vida del Chocó. Sus aguas y el oro extraído artesanalmente han alimentado a su gente por generaciones. Pero el río está herido, horadado, dragado. Y si algo no se hace, vivirá solo en relatos, cuentos, canciones… memoria. 

Por medio de charlas las Guardianas del río Atrato buscan concientizar a las comunidades ribereñas sobre la importancia de proteger este afluente. Foto: David Fayad/De Igual a Igual.

“El majestuoso río Atrato y sus afluentes han sido testigos fieles de un sinnúmero de historias que generación tras generación se han venido gestando en sus orillas; por eso, no es raro escuchar los relatos de quienes se han criado sumergidos en una labor que, aunque tradicionalmente es aceptada, hoy día el peso de las maquinas la está acabando: la minería”, cuenta Rubiela, una de las protagonistas  de las historias:

“Hoy [en el río] no hago nada, porque me da miedo, porque el río está contaminado de mercurio, del lodo de la minería, entonces, como las mujeres anteriormente todo lo hacíamos en el río hoy estamos expuestas, la vida y el cuerpo de la mujer corre peligro porque nos da rasquiña, nos da hongo, se nos mancha la piel, todas las enfermedades que las mujeres puedan tener…”.

De las aguas de este río la comunidad extrae artesanalmente el alimento para sus comunidades.  Foto: David Fayad/De Igual a Igual.

Con este y muchos otros relatos, esta serie llegará pronto a diferentes comunidades a través de las emisoras comunitarias de Cocomacia Estéreo y de la Radio Universidad del Chocó, y el país las podrá conocer a través del portal de ONU Mujeres Colombia.

De Igual a Igual es una iniciativa de ONU Mujeres, la Embajada de Suecia en Colombia y el Programa Superando las Violencias contra las Mujeres de USAID – y tuvo lugar en Antioquia, Cauca, Chocó, Meta y Nariño.

Puede leer: ¿Sirve la figura de sujeto de derechos para proteger al medioambiente?

 El proyecto, encabezado por Cocomacia Estéreo y la Fundación Mareia,  fue realizado en el marco del Consejo de Redacción De Igual a Igual, impulsado por ONU Mujeres y la Embajada de Suecia en Colombia, en la que organizaciones de mujeres y medios de comunicación de cinco departamentos, pusieron sobre la mesa diferentes temas que afectan a las mujeres de la región.