Hi Fly tiene sede en Lisboa, Portugal. Durante años se ha dedicado a arredar sus aeronaves a líneas aéreas, operadores de tours, gobiernos, empresas y particulares. Ahora tiene una gran apuesta: ser sostenible con el medioambiente. Por esto, comenzó la tarea de eliminar el plástico de un solo uso a bordo

Cubiertos de bambú y recipientes biodegradables están dando vida a esta inciativa que ya se probó en 16 vuelos y que logró reducir el uso de 1.500 kilogramos de plástico. 

Le puede interesar: ¿Cuál es la perspectiva de éxito de los proyectos de ley sobre plásticos de un solo uso?

El trayecto Portugal - Brasil ha sido el piloto que ha involucrado, hasta el momento a más de 4.400 pasajeros. Según le dijo Paulo Mirpuri a National Geographic,  "este histórico vuelo de Hi Fly, sin plástico de un solo uso a bordo, subraya nuestro compromiso de convertir a Hi Fly en la primera aerolínea ‘sin plásticos’ del mundo dentro de 12 meses”.

Un año, para que terminen de hacer las pruebas y ajustes hasta lograr conseguir materiales que puedan sustituir al plástico. 

La producción de plástico de un solo uso es una amenaza latente para el Planeta. Se estima que en 2020 superará las 500 millones de toneladas anueales, un 900% más que en 1980, según Greenpeace.  Por esto, la iniciativa de Hi Fly es recibida con entusiasmo en el mundo entero. 

Vea también: Qué medidas deben adoptar consumidores e industria para regular el uso de plásticos desechables?

De acuerdo a las declaraciones de Mirpuri, más de 100.000 vuelos despegan cada día en todo el mundo, transportando a casi 4 mil millones de pasajeros. Por tanto, el potencial para beneficar al Planeta es enorme. 

Gran compromiso 

En julio del año pasado, esta aerolínea vistió uno de sus aviones con llamativas ilustraciones e impactantes datos para sumarse a la lucha por la concienciación sobre la delicada situación de la vida marina y los arrecifes de coral, pues con el 50% desaparecidos en todo el mundo, se estima que dejen de existir por completo en 2050.

Lea también: La milagrosa supervivencia de los corales de Varadero en la bahía de Cartagena