;
AFP

Una noticia esperanzadora para el futuro de la especie humana acaba de salir a la luz pública. Un estudio realizado por la Escuela Politécnica Federal (ETH) de Zúrich y publicado en la revista Science determinó que, a través de una enorme campaña de reforestación se podría aún detener el cambio climático. 

La mala noticia es que para lograrlo se requeriría cubrir un área del tamaño de Estados Unidos de árboles nuevos. Aún así, algunos científicos dudan de las conclusiones de la investigación. 

A partir de esta iniciativa se podrían llegar a capturar dos tercios de las emisiones de carbono del hombre y reducir sus niveles en la atmósfera a los mínimos en 100 años.

Le sugerimos: Letras “patojas” en defensa de los bosques del Caquetá

Esta investigación fue el primer intento de cuantificar cuántos árboles podría soportar la Tierra, dónde plantarlos y cuánto carbono podrían absorber. 

"Todos sabemos que restaurar los bosques podría desempeñar un papel en la lucha contra el cambio climático, pero no teníamos conocimiento científico sobre el impacto que esto podría tener", dijo Thomas Crowther, coautor del informe.

"Nuestro estudio muestra claramente que la reforestación de bosques es la mejor solución de cambio climático disponible en la actualidad", indica.

Le recomendamos: Deforestación: ¿una política de ocupación del territorio?

Los investigadores estudiaron alrededor de 80.000 fotos satelitales de alta resolución de áreas protegidas, desde la tundra ártica hasta la selva ecuatorial, para establecer un "nivel natural" de cobertura arbórea para cada ecosistema.

Luego usaron la tecnología de "machine learning" o aprendizaje automático para identificar diez variables de suelos y clima que determinan la cobertura arbórea en cada ecosistema, y crearon un modelo predictivo para cartografiar posibles forestaciones en el mundo en las condiciones ambientales actuales. 

El estudio concluyó que la Tierra puede albergar 900 millones de hectáreas de árboles que podrían absorber unas 205.000 toneladas de carbono.

Sorprendentemente, los hallazgos muestran que estos árboles adicionales podrían sembrarse en tierras de cultivo y áreas urbanas, destacando el importante papel que puede desempeñar la agroforestación en la lucha contra el cambio climático. 

El informe más reciente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU indicó que limitar el cambio climático a 1,5 grados centígrados requerirá hasta 900 millones de hectáreas adicionales de bosque para 2050. 

Lea también: En 2025, carne y leche se producirían con cero deforestación en Colombia

El equipo de trabajo dijo que el estudio evaluó la propuesta de la ONU por primera vez, mostrando dónde podrían restaurarse los árboles y cuánto carbono podrían capturar. 

El escenario, agregaron, es "indudablemente alcanzable en el clima actual". Pero advirtieron que se necesita actuar de forma urgente, ya que el calentamiento ya está reduciendo la cantidad de tierra en la que podrían plantarse nuevos bosques.

"Demasiado bueno para ser cierto" 

Algunos expertos que no participaron del estudio, sin embargo, se mostraron escépticos ante los hallazgos.

"La reforestación puede estar entre las estrategias más efectivas, pero está lejos de ser la mejor solución disponible para frenar el cambio climático, y muy lejos de reducir las emisiones de combustibles fósiles a cero", dijo Myles Allen, profesor de Ciencias del Geosistema en Oxford.

"Sí, una reforestación heroica puede ayudar, pero es tiempo de dejar de pretender que hay una solución basada en la naturaleza al uso de combustibles fósiles. No la hay. Perdón", agregó.

Le puede interesar: ¿Declarar el estado de emergencia será la solución para la deforestación?

Martin Lukac, profesor de Ciencias del Ecosistema de la Universidad de Reading, señaló que una de las debilidades del estudio es su dependencia de un modelo demasiado optimista. 

"Plantar árboles para absorber dos tercios de toda la carga de carbono generado por el hombre hasta la fecha suena demasiado bueno para ser verdad. Probablemente porque lo es", dijo.

"Los humanos han mejorado la cobertura forestal a gran escala solo al reducir el tamaño de su población (Rusia), aumentar la productividad de la agricultura industrial (Occidente) o por orden directa de un gobierno autocrático (China). Ninguna de estas actividades se ve remotamente viable o sostenible a escala global", opina el experto.