Dejaron un legado eterno. En la memoria de sus seres queridos y compañeros vivirán por siempre. Sus familias solo esperan que no hayan muerto en vano y que sus asesinatos no queden impunes. Claman justicia.

El país, entre tanto, sigue en deuda. Debe reivindicar su labor, dignificarla y salvaguardarla. La Procuraduría General de la Nación, a finales de febrero de 2020, ratificó el alto grado de vulnerabilidad de quienes ejercen funciones de defensa ambiental en el país, garantizan el control territorial y la autoridad estatal.

Le sugerimos: Procuraduría urge acciones para proteger la vida de los defensores de los recursos naturales

“Para nadie es un secreto que los parques nacionales están siendo utilizados por las mafias y sus guardianes están en peligro tras haber descubierto sus rutas, formas de financiamiento y metodología delictiva”, dijo el procurador Fernando Carrillo.

El asesinato de 15 guardaparques en los últimos 32 años, así como su salida forzada de diez áreas amazónicas protegidas a finales de febrero, dan cuenta del estado de indefensión en el que viven y trabajan. La última víctima, Yamid Alonso Silva Torres, guardián del Parque Nacional Natural El Cocuy, en Boyacá, tenía apenas 38 años.

Entre 1960 y 1990 los guardaparques tenían un arma de dotación. Desde 1993, con el Ministerio de Ambiente y el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, solo los protegen las insignias que portan bordadas en el uniforme: un oso de ante ojos y una palma de cera.

Le recomendamos: Áreas protegidas y guardaparques: objetivos de guerra en Colombia

Desde 2018 las amenazas persisten y por eso guardapaques o colectivos de los mismos ya han interpuesto cerca de 20 denuncias ante la Fiscalía General de la Nación. Más de 30 están hoy amenazados. Estas cifras evidencian el permanente riesgo que viven los héroes de la conservación en Colombia.

Aquí recordamos a los ángeles de los bosques, aquellos que dieron su vida por salvaguardar la biodiversidad del país. 

Del grupo de 15 guardabosques asesinados en los últimos 32 años también hacían parte:

  • Ricardo Antonio Elías Puentes, biólogo y profesional universitario del parque El Cocuy, asesinado en noviembre de 1988.

  • Héctor Octavio Vargas Torres, profesional especializado del parque Tayrona, asesinado en septiembre de 1994.
  • Eduardo Santrich Arias, operario parque Tayrona, asesinado en 1994.

  • Carlos Pérez Cantillo, operario del parque Tayrona, asesinado en 1994. 

  • Olimpo Jiménez, operario parque Los Katíos, asesinado en 1996. 
  • Laureano Sierra López, técnico administrativo del parque Los Katíos, asesinado en mayo de 2001.

  • Jairo Vaulbuena, asesinado en 2002.

De ellos no se encontró archivo fotográfico, pero su imagen seguirá grababada en los corazones de sus familiares y de Parques Nacionales Naturales de Colombia.