En el marco del Foro Económico Mundial, que se lleva a cabo en Davos, Suiza, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo que el mundo sigue perdiendo la guerra contra el cambio climático, una "amenaza existencial" para la humanidad.

El funcionario, quien ha sido crítico debido a la falta de acciones contundentes por parte de los países para ponerle freno a esta situación, manifestó en su intervención, que el mundo será destruído si no se adoptan medidas enérgicas para cabar con este fenómeno.

Guterres ha sido enfático en señalar que el planeta está ardiendo por cuenta del incremento en los niveles de la temperatura y recordó que, mientras un millón de especies están en peligro de extinción, más de siete millones de personas mueren cada año debido a la inhalación de aire contaminado: “Estamos en guerra con la naturaleza y la naturaleza está luchando fieramente”, ha dicho.

El secretario de las Naciones UNidas tiene claro e insiste en que las medidas graduales no son suficientes, por lo que consideró que la próxima Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, la COP 26, que se celebrará este año en Glasgow, debe tener como resultado “un cambio transformador”.

Le recomendamos: Colombia se derrite

Insistió en la necesidad de reducir los gases de efecto invernadero como han dicho, en repetidas oportunidades los científicos.  Manifestó que esa reducción debe ser de 45 por ciento desde los niveles de 2010 para 2030, y alcanzar las emisiones netas cero para 2050. "La obligación principal recae en los principales emisores. Los países que más contribuyeron a esta crisis deben liderar el camino. Si dudan, estamos condenados”, declaró.

Es de recordar que el año pasado fue el segundo año más cálido registrado después de 2016, según el análisis de los principales datos internacionales recopilados por la Organización Metereológica Mundial. Según el promedio, en 2019 la temperatura global anual fue de 1,1 grados centígrados más que el promedio de 1850-1900, utilizado para representar las condiciones preindustriales.

De todas maneras, el 2016 sigue siendo el año más cálido registrado debido al fenómeno de El Niño que provocó una subida de las temperaturas inusual, y al cambio climático a largo plazo.

De acuerdo con datos de las Naciones Unidas, la temperatura media de la superficie mundial puede aumentar 1,5 grados celsius en 2030, lo que pondría en riesgo la supervivencia de diferentes especies. Según la misma Organización, el 42 por ciento de los invertebrados terrestres se encuentran en riesgo de extinción, así como un millón de especies animales y vegetales.

Guterres viene insistiendo desde hace tiempo en que el cambio climático es la amenaza sistémica mundial más importante en relación con la economía y que por lo tanto requiere una respuesta unificada en la que deben participar todos los sectores de la sociedad.

En un contexto de incendios, sequías, tormentas e inundaciones cada vez más frecuentes para el funcionario no hay duda de que este tema debe ser una prioridad para la comunidad internacional, porque el riesgo climático es el riesgo sistémico más importante para el futuro próximo, y el mundo viene perdiendo la carrera. "El cambio climático va más rápido que nosotros. Y tenemos esta paradoja: la realidad está demostrando ser peor de lo que los científicos habían previsto, y todos los últimos indicadores lo demuestran", indicó recientemente.