Los océanos absorben un cuarto de dióxido del carbono que el hombre emite por el consumo de combustibles fósiles; de ahí su importancia en la preservación del planeta. De no existir, el carbono atmosférico sería más alto de lo que existe hoy y el calentamiento global tendría mayor efecto.

Así lo manifiesta el oceanógrafo, Christopher Sabine, decano de investigación en la Universidad de Hawai Manoa y reconocido por sus contribuciones al Programa Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), ganador del Premio Nobel de la Paz en 2007.

Sabine, quien fue invitado a Colombia por Maloka en alianza con la Universidad Javeriana, precisa que estos cuerpos de agua absorben el 93 % del calor atrapado en la atmósfera producido por los gases de efecto invernadero. “Durante los últimos 100 años se ha visto un aumento de 13 grados centígrados en la temperatura y esto sería 10 veces mayor si los océanos no existieran”, asegura.

Lea también: Acuerdo global por los océanos en negociación

Para este experto en el tema, los océanos están brindando un servicio magnífico, pero el hombre se está encargando de acabarlos con sus acciones. “El océano está sufriendo la acción humana”.

Semana Sostenible: ¿Qué pasa con los océanos hoy en el mundo?
Christopher Sabine: Estamos estudiando la adición del dióxido de carbono que produce la acidificación y afecta la química del océano impactando la vida marina. Si a esto se le añade el calentamiento de los océanos, el alto volumen de plástico que se almacena en los mismos y la afectación por otras prácticas como la sobrepesca, esto nos muestra un poco la situación a la que se enfrentan estos ecosistemas.

SS: ¿Qué tanto afecta la acidificación a los sistemas marinos?
CS:
Hemos visto un 30 % de incremento en la acidez de los océanos. Se han visto niveles de ph que no se habían evidenciado en los últimos 20 millones de años. Durante todo este tiempo, los organismos marinos han evolucionado y se han desarrollado con un ph estable, pero ahora muchos de ellos no tienen la capacidad de adaptarse a esos cambios generando en algunos casos migraciones y en otros desapariciones.

SS: ¿Cuáles son las especies más afectadas por la acidificación?
CS: Nos hemos concentrado en los organismos que poseen carbonato de calcio. Estas son las sustancias que se utilizan para crear el caparazón duro de organismos como los moluscos, las ostras y las barreras coralinas. Hay unas algas microscópicas que producen gran cantidad de oxígeno que los humanos respiramos, que también están impactadas por la acidificación.

SS: ¿Por qué son tan importantes los océanos para conservar el planeta?
CS: Los océanos producen más o menos el 50% del oxígeno del planeta, el cual está encargado además de producir proteína. Hay billones de organismos que dependen de esta proteína. Una de las cosas que muchas personas no saben es que los océanos controlan los patrones climáticos y esto es lo que permite que hoy los niveles de temperatura no sean mayores.

Le puede interesar: A finales del siglo el color de los océanos no será el mismo

SS: ¿En qué regiones del mundo se ha sentido más el efecto del cambio climático en los océanos?
CS:
Eso lo estamos tratando de estudiar, porque debido a que hay patrones diferentes de clima en cada región, los efectos son distintos. En las islas del Pacífico se han visto patrones como, por ejemplo, el cambio en la lluvia, en la acidificación oceánica y un aumento en el nivel del mar, pero esto seguirá afectando también otras regiones. También se evidencia una afectación en los polos. En el ártico se evidencia el cambio de lo que sucede en otras regiones del mundo multiplicado por tres. A mitad de este siglo, el océano ártico podría enfrentar un deshielo total.

SS: ¿Qué acciones se deberían implementar para minimizar estos impactos?
CS: Principalmente dejar de consumir combustibles fósiles y si no es así, por lo menos reducir, la tasa de consumo de los mismos. En cuanto a los ecosistemas marinos estamos tratando de identificar cuáles son las mayores tensiones que enfrentan, para luego poder determinar cuál es la capacidad de adaptación y de esta forma tratar de entender de qué forma se puede trabajar para preservarlos.