El análisis, presentado en el Reporte BIO 2018, indica que el panorama de la conservación de especies endémicas en las áreas protegidas del territorio nacional podría ser preocupante. A  partir del estudio de las distribuciones de especies endémicas, y con datos provenientes del portal BioModelos y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), los investigadores encontraron que de las 8.803 especies endémicas registradas en Colombia, solo 14 tienen entre 50 y 70 por ciento de representatividad en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap).

Por su parte, 151 especies endémicas tienen entre un 11 y 35 por ciento de representatividad en estas zonas, mientras que 42 especies llegan al 10 por ciento o a ningún porcentaje.

“La mayoría de endemismos tiene una distribución menor a 18 kilómetros cuadrados, es decir entre 0 y 35 por ciento del área. Esto indica que gran parte de los lugares donde se distribuyen las especies endémicas del país está por fuera de áreas dedicadas a la conservación”, informó el Instituto Humboldt a través de un comunicado. 

Por otro lado, el estudio encontró que hay varias especies endémicas en amenaza crítica de extinción con una distribución menor de 50 kilómetros cuadrados y una baja representatividad en el Sinap. 

“Entre ellas destacan varios anfibios como la rana arlequín y la rana saltona anómala, mamíferos como el tití del Caquetá y el marsupial Marmosops handleyi, y la planta Magnolia katiorum”, informó el Instituto.

Le recomendamos: En Cundinamarca y Boyacá hay más de 70 especies silvestres amenazadas

 Sumado a lo anterior, el Humboldt advierte que los endemismos están quedándose aislados y desconectados de los ecosistemas por la pérdida y transformación acelerada de hábitats por cuenta de la deforestación, la ganadería y agricultura extensiva, la contaminación, las especies invasoras, los asentamientos humanos, las economías ilegales, el desarrollo de infraestructura y otros factores.

¿En dónde están las especies endémicas de Colombia?

Colombia tiene 62.819 especies de anfibios, aves, mamíferos, plantas y líquenes, peces agua dulce y reptiles registradas. De estas, 8.803 son endémicas (14 por ciento), valor que podría ascender a 28 por ciento con las nuevas descripciones o la redefinición de algunas ya descritas.

Esto ubicaría a Colombia como el tercer país con el mayor número de especies endémicas, después de Brasil e Indonesia. Regiones como la Amazonia, los Andes, los valles interandinos y el Chocó concentran el mayor número de endemismos.

Según el Humboldt, los departamentos que registran un mayor número de estas especies están sobre la cordillera occidental y central, como Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío, Valle y Chocó. Sin embargo, hay una alta concentración de endemismos en la Sierra Nevada de Santa Marta, la costa Pacífica y entre las transiciones de las regiones Andes-Orinoquia y Andes-Amazonia.

Plecturocebus caquetensis. Foto: Fundación Herencia Natural/Javier García

“Sobre la cordillera occidental y central se ubican Parques Nacionales Naturales como Las Orquídeas, Selva de Florencia, Los Nevados, Tatamá, Farallones de Cali y el Páramo de las Hermosas, Munchique y el Santuario de Flora y Fauna Otún Quimbaya. En dichas áreas protegidas recae la necesidad de generar conocimiento acerca de los endemismos allí representados y asegurar su conservación”.

El grupo de expertos destaca que aunque el conocimiento actual de las especies endémicas está altamente concentrado en la región Andina, las demás zonas de Colombia podrían presentar mayor incertidumbre a los resultados muestreados y presentados en el análisis.

“Lo anterior debido a que se tiene información dispersa sobre la biología de los endemismos. Se hace necesario, entonces, investigar con mayor profundidad la distribución geográfica en el resto del territorio nacional para conseguir un mejor entendimiento de su estado de conservación”.

¿Cómo afecta la deforestación a las especies endémicas?

 El Humboldt estableció que las zonas de distribución de las especies endémicas en el país coinciden con las áreas de mayor deforestación acumulada hasta 2017. “La presencia de esta problemática nacional en todas las zonas de endemismos, afecta en gran medida a las áreas protegidas”.

Le sugerimos: Los búhos en Colombia están bajo amenaza

 Los motores de transformación y pérdida de biodiversidad coinciden con las zonas de mayor riqueza de endemismos. Para el Humboldt, esto hace indispensable que se tomen acciones de restauración y de conservación, en especial en la región Andina, “para que influyan de manera positiva en un mayor número de especies endémicas. Es necesario fomentar la conectividad entre bosques y el mantenimiento de la calidad del hábitat, para evitar así la extinción de las especies”.

El Instituto manifiesta que una de las principales amenazas a la conservación de las especies endémicas es la pérdida y cambio de cobertura vegetal. “Los Andes, por ejemplo, es a su vez un núcleo de endemismo y uno de los mayores porcentajes de transformación del país. Este escenario impone un reto para la supervivencia de las especies endémicas, dado que su vulnerabilidad a la extinción dependerá en gran medida del manejo correcto a sus áreas de distribución en armonía con actividades humanas”.

Callicebus caquetensis. Foto:Fundación Herencia Natural/Javier Garcia

Estas especies soportan una alta presión y sufren por los procesos de transformación de las actividades humanas. “Un ejemplo de ello está en la pérdida del bosque, que ha disminuido el área de distribución de endemismos en todos los ecosistemas andinos, la costa Pacífica, el valle del río Magdalena y las transiciones que ocurren entre los Andes y la Orinoquia-Amazonia”.

La entidad recomienda atender estas zonas de manera prioritaria con el apoyo de autoridades locales, regionales y nacionales. “Con mayores esfuerzos, será posible un mejoramiento de las áreas de protección para impactar, de manera favorable, el rango de distribución de las especies endémicas”.

 ¿Qué son las especies endémicas?

Las especies endémicas son aquellas que tienen una distribución restringida a regiones, ecosistemas, cuencas hidrográficas y otras áreas geográficas específicas. Representan un objeto de conservación de alto valor, ya que su pérdida implica la disminución de genes, atributos funcionales y características ecológicas únicas que no pueden recuperarse.

 “Estas especies requieren una alta atención, ya que al distribuirse en áreas pequeñas tienen mayor susceptibilidad a la extinción o a la disminución de sus poblaciones. A ello se suma que son poco conocidas y su información es escasa”, recalca el Humboldt.

Lea también: Las orquídeas colombianas están en peligro de extinción

 La concentración de los endemismos está asociada a procesos evolutivos y ecológicos, tal como el levantamiento de los Andes, la formación de valles aislados, la alta productividad neta en las selvas y bosques de la Amazonia y el Pacífico, la variedad topográfica, y el aislamiento de linajes durante los períodos de variaciones climáticas.

 “Varios de estos procesos tomaron miles y millones de años, por lo tanto la mayoría de especies endémicas han persistido en sus hábitats desde mucho tiempo atrás. Al considerar la historia evolutiva y la restricción particular a Colombia, las 8.803 especies endémicas son un gran patrimonio biológico que exige incrementar los esfuerzos que se realizan para estudiarlas y conservarlas”, concluye el Humboldt.