Este departamento podría convertirse en el segundo del país, después de Boyacá, en prohibir el uso del poliestireno expandido, más conocido como icopor, un material altamente contaminante, que puede tardar más de un siglo en descomponerse y que tiene graves efectos sobre el medioambiente.

La decisión se daría de ser aprobado un proyecto de ordenanza que hace trámite en la Asamblea Departamental, mediante el cual se busca establecer una política pública contra el cambio climático. La iniciativa pretende que se prohíba tanto la utilización del icopor como de plásticos no biodegradables de un solo uso en los procesos de contratación pública que se lleven a cabo con la Gobernación. 

El objetivo es que estos materiales que duran tanto tiempo en deshacerse y que están representados en vasos, platos, pitillos, envases y botellas, entre otros, puedan ser reemplazados por productos biodegradables u otro tipo de elementos que puedan ser reutilizados, con lo que se ayudaría a reducir el impacto ambiental.

Lea también: La cruzada mundial contra las bolsas de plástico

Urrao, en onda medioambiental

Iniciativa similar fue aprobada en el municipio de Urrao en el suroeste antioqueño, en donde el Concejo de esta población aprobó por unanimidad el Acuerdo 010 que suprime la comercialización y utilización de vasos, cucharas o copas desechables. 

La norma prohíbe el icopor y plásticos de un solo uso con la idea de reducir la emisión de residuos y de esta forma ayudar a la protección de las reservas naturales de esa zona del departamento.

A partir de la expedición de la norma, habrá un año de transición para llevar a cabo el proceso de sensibilización a las personas y propietarios de las cafeterías, restaurantes y comercializadores de alimentos, para que busquen alternativas de productos que sean menos contaminantesy de esta forma ayudar a mitigar los efectos que se están generando, entre ellos, el cambio climático.

Le puede interesar: Estos son los proyectos ambientales que se debatirán en la nueva legislatura

Con Urrao ya son dos los municipios en Antioquia que se mueven en la misma línea. El primero fue Guatepé, que en mayo pasado, también tomó la determinación de prohibir el uso de este tipo de productos de plástico e icopor.

Estas poblaciones le siguieron los pasos a Iza y Nobsa en Boyacá, que aprobaron una iniciativa similar a comienzos del presente año. El primero en hacerlo fue Iza, municipio que se caracteriza por la venta de postres, especialmente los fines de semana, a donde llegan centenares de turistas interesados en degustar las delicias producidas allí y que eran servidas en platos y vasos plásticos. Ahora, estos mismo productos llegan a las manos de los consumidores en elementos elaborados con tamo de caña de maíz y el bagazo de arroz; igual que sucede en Nobsa.

Es de recordar que en el Congreso de la República también cursa un proyecto de Ley tendiente a que en todo el país se elimine la producción y comercialización de estos materiales que tanto daño le han causado al ambiente.