Pese a que ya hay un mayor número de personas en las calles de las diferentes ciudades y municipios del país, la fauna silvestre continúa explorando otros escenarios y haciéndose notar. 

Durante los últimos días las personas que aún continúan confinadas han podido observar desde las ventanas de sus casas especies como pavas andinas, zorros cangrejeros, conejos silvestres, chigüiros y alcaravanes deambulando tranquilamente por las calles, jardines y otros espacios poco convencionales, de cuyos avistamientos han quedado registros en redes sociales.  

Le sugerimos: EN VIDEO: Los ángeles de los animales de la calle

En la urbanización Encenillos de Sindamanoy, en Chía, municipio vecino de Bogotá, por ejemplo, fueron observados dos zorros cangrejeros y varias pavas andinas merodeando por los patios de varias casas. Sin embargo, dos de los hechos aún más curiosos fueron reportados este lunes y martes en Barrancabermeja y en Bogotá.


Video de pavas andinas en un árbol en la urbanización Encenillos de Sindamanoy, en Chía. Cortesía: Jorge Castellanos. 

En Barrancabermeja un chigüiro (Hydrochoerus hydrochaeris) fue sorprendido  nadando plácidamente en la piscina del Club Infantas, aprovechando la soledad del lugar. 


En la urbanización Encenillos de Sindamanoy, en Chía, por ejemplo, fueron observados dos zorros cangrejeros y una pava andina merodeando por los patios de varias casas. Fotos: Luisa Marie y Daniel Romero. 

El inusual suceso fue grabado por los empleados del sitio, que se encargaron de dar aviso a la Policía Ambiental, que acudió al lugar y, luego de dejarle disfrutar de otros minutos de diversión, se dio a la tarea de rescatar y, posteriormente, liberar al animal en su hábitat natural. 

Estos animales, catalogados como los roedores de mayor tamaño y peso del mundo, ya se habían dejado ver hace un par de semanas en manada, cuando paseaban tranquilamente por el sector del Cristo Petrolero. En promedio, uno de estos ejemplares puede llegar a crecer hasta 1,30 metros de largo y pesar hasta 65 kilogramos. Se alimentan de plantas terrestres, principalmente.


Video del chigüiro nadando en piscina. Cortesía: Club Infantas en Barrancabermeja .

Por otro lado, una cancha de fútbol en Bogotá fue el lugar escogido por un alcaraván (Vanellus chilensis), también conocido como tero, para tener a sus crías. 

Le recomendamos: Apadrinan animales para garantizar su alimentación en época de confinamiento

En el centro de ese campo deportivo, perteneciente al Colegio Italiano Leonardo Da Vinci, en el norte de la capital,  fue encontrado el nido de esta ave propia de ecosistemas cálidos. Funcionarios de esa institución académica señalizaron el área para proteger a la nueva familia y publicaron las imágenes del hallazgo en sus redes sociales, acompañadas de un mensaje: "En la mitad de nuestro campo tendremos el nacimiento de una especie que, aunque habita en descampados e incluso en ámbitos urbanos, su presencia es más usual en las cercanías de lagunas. Su aspecto es el de un ave pequeña, de colores poco llamativos, pero muy elegante y estilizada, coronado por un pequeño y fino copete". 

Ahora se encuentran realizando una encuesta con sus alumnos para determinar qué nombre le pueden poner.


En la cancha de fútbol del Colegio Italiano Leonardo Da Vinci en Bogotá fue encontrado el nido de un alcaraván. Fotos: Colegio Italiano Leonardo Da Vinci. 

Esta especie de ave mide entre 30 y 36 centímetros de largo. Se alimenta de insectos y vertebrados pequeños como lagartijas, al igual que de carne cruda. Son muy cuidadosos de sus pichones y, por lo general, hacen sus nidos en el suelo a campo abierto, razón por la cual son muy sensibles ante cualquier ruido o movimiento extraño. De hecho, al alarmarse emiten su grito característico, estridente y repetido.