Faltaban pocos minutos para las 4 de la tarde. El cielo bogotano estaba encapotado y amenazaba con una fuerte lluvia. Pero, esto no fue impedimento para que uno a uno fueran llegando como un ejército, uniformados, hombres y mujeres de pantalón caqui, camisa y chaqueta azul, con un oso de anteojos y una palma de cera bordada en su brazo. Eran los funcionarios de Parques Nacionales Naturales, acompañados por su directora, Julia Miranda.  

Tras ellos:  Sandra Bessudo, Julio Carrizosa, Alegría Fonseca, Eugenia Ponce, Brigitte Baptiste, Alberto Galán, Gustavo Wilches, Rodrigo Botero, Harold Ospino, Carolina Urrutia, Elsa Matilde Escobar y muchos otros ambientalistas y representantes de instituciones y organizaciones gubernamentale y no gubernamentales del sector. Todos estaban allí bajo la misma consigna: #GuardaparquesPorLaVida.

Todos prendieron una vela y ofrecieron un minuto de silencio por los guardaparques asesinados en las últimas tres décadas. 17 en total, según el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Lozano, quien también acompañó el sentido homenaje.

También le puede interesar: Guardaparques bajo amenaza: el costo de proteger los parques naturales

“Nuestros guardaparques son los soldados que protegen uno de los mayores patrimonios públicos que tiene el país, que es la naturaleza. Esa costumbre que tenemos en Colombia de amenazar la conservación y la protección tiene que acabarse de manera definitiva y por ello se está fortaleciendo la presencia en los Parques Nacionales", afirmó el representante de la cartera.

La gota que rebosó la copa

La velatón que se llevó a cabo hoy en Bogotá, y en otras seis ciudades de Colombia, surgió luego de los hechos lamentables que ocurrieron el 14 de enero. Fecha en que fue asesinado Wilton Orrego León, funcionario del Parque Natural Nacional Sierra Nevada de Santa Marta.

Este hecho volvió a poner sobre la mesa la vulnerabilidad en que se encuentran estas áreas protegidas y sus funcionarios. Recordó la denuncia que ya, Julia Miranda, directora de Parques había hecho en 2018 al advertir que 17 guardaparques estaban amenazados. Pero, sobre todo revivió el debate sobre la necesidad de fortalecer la institucionalidad y las acciones que permitan garantizar la seguridad de los trabajadores y el funcionamiento del Sistema Nacional de Parques Nacionales Naturales.

Lea también:  La fragilidad de los parques: un llamado urgente a la acción

Y es que las cifras muestran un panorama muy preocupante para estas áreas. En 2017 se deforestaron 12 mil hectáreas dentro de los Parques. A diciembre de 2018, 25 parques tenían 1.200 hectáreas sembradas con minas antipersonales, según Descontamina. Y, mientras en 2011 había 3.207 hectáreas de coca en 20 parques, en 2017 se sembraron 8.301 en 16 de estas reservas. Según informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), entre 2016 y 2017 se incrementó en 4% la coca en áreas protegidas.

“Nada justifica la presencia de ningún grupo armado, pero, sin duda luego de la firma del Acuerdo con las Farc las presiones a los parques han aumentado. Se fueron unos, pero llegaron otros, y la fuerza pública tiene limitaciones similares a las nuestras de acceso, lo que hace muy difícil que podamos realizar nuestro trabajo en las áreas protegidas”, contó Adriana Pinilla Guzmán, Jefe del Parque Nacional Natural Utria.

La percepción de Adriana es la misma que tienen otros funcionarios y ambientalistas. La presiones se hacen cada vez mayores: minería ilegal, cultivos ilícitos, acaparamiento de tierra, ganadería extensiva están a la orden del día. Pero, a esto habría que sumar la falta de presupuesto, pues aunque el área de Parques es casi el 12% del territorio continental del país, su presupuesto apenas alcanza el 0,03% del total nacional. Una fuente que prefirió no se mencione su nombre, dijo a Semana Sostenible que en este momento la situación de la institución es tan crítica que el dinero no alcanza ni para cubrir la nómina.

La mirada del gobierno

El ministro Lozano se refirió a las presiones y amenazas externas que tienen los parques. Y frente a ello manifestó que van a seguir con los operativos para combatir la deforestación dentro de los parques.

Vea también:  Deforestación: el principal reto medioambiental del gobierno de Duque en 2019

Aseguró que están trabajando de forma conjunta con la Fiscalía General de la Nación, el Ministerio de Defensa y la Policía Nacional con el fin de fortalecer el acompañamiento de los guardaparques no solo en el territorio donde ejercen sus labores, sino fuera de él.

Rechazó el acaparamiento de tierras que se viene registrando en los Parques Nacionales Naturales, el uso ilegal que se presenta con el ganado, los incendios provocados y por ello es muy importante que los ciudadanos se solidaricen sobre el trabajo que estas personas realizan.

Señaló que desafortunadamente quienes se encargan de adelantar procesos de deforestación se están metiendo en reservas tan importantes como El Chiribiquete, los Parques del Amazonas, en el Pacífico y el Catatumbo.

Por ahora, dice desconocer de dónde provienen los ataques que en los últimos meses se han registrado en contra de estos funcionarios, pero afirmó que las investigaciones están en curso.

#GuardaparquesSomosTodos

Semana Sostenible aprovechó este encuentro para hablar con algunos ambientalistas sobre el noble papel de los guardaparques, y la necesidad de que los colombianos se apropien de estos territorios, sean veedores, ayuden a conservarlos; así como también exijan que se cumple el derecho a un ambiente sano y en paz.

Julia Miranda

Alegría Fonseca

Julio Carrizosa

Sandra Bessudo

Desde 1970 hasta la fecha han muerto o desaparecisdo 27 guardaparques en el país en diferentes circunstancias. En homenaje a ellos los recordamos: 

- Nicacio Ramírez, inspector de recursos en La Macarena (junio de 1970)
- Javier Antonio Grajales, celador de La Macarena (junio de 1974)
- José Aquidel Gómez, inspector auxiliar La Macarena (junio de 1977) 
- Luis Oimer Cortés, guardabosques La Macarena (mayo de 1980)
- Pedro de Jesús Carreño, operario de Tamá (diciembre de 1982)
- Teófilo Villamizar, motorista de la Regional Llanos Orientales (febrero de 1986)
- Ricaurte Rico, guardaparques Tuparro (abril de 1987)
- Ángel María Torres, operario Regional Magdalena (diembre de 1990)
- Héctor Octavio Vargas, parque Tayrona (1994, asesinado)
- Eduardo Santrich Arias, parque Tayrona (1994, asesinado)
- Carlos Pérez Cantillo, parque Tayrona (1994, asesinado)
- Francisco José Giraldo, director Andes Occidentales (1996, accidente aéreo)
- Olimpo Jiménez, parque Los Katíos (1996, asesinado)
- Daniel Moya, parque Los Katíos (1996, desaparecido)
- Laureano Sierra López, parque Los Katíos (2001, asesinado)
- Jairo Valbuena (2002, asesinado)
- Ligia Guardia Romaña, Isla de Salamanca (2003, asesinado)
- Rico Antonio Elías, parque de El Cocuy (2003, asesinado)
- Alexander Barbosa, parque Tayrona (asesinado)
- Martha Lucía Hernández, parque Tayrona (2004, asesinado)
- José Martín Duarte, parque La Macarena (2008, asesinado)
- Alex Trujillo Yucuna, parque El Tuparro (fallecido en accidente en el río Orinoco)
- Jaime Óscar Girón, parque Serranía de los Churumbelos (2011, fallecido)
- Jairo Antionio Varela, parque Paramillo, (2012, asesinado)
- Ovidio Álvarez Cartagena, parque Las Orquídeas (2016, río Jengamecodá)
- Eberto Nagales, parque Los Katío (2018, río Perancho)
- Wilton Orrego, parque Sierra Nevada de Santa Marta (2019, asesinado)