Para muchas personas, la Semana Santa no solo es visitar los centros religiosos y rezar.  En su agenda están otros planes no solo como una forma de divertirse, sino de descansar.

Además de la oferta cultural, musical y religiosa, hoy los colombianos, independiente del lugar en el que se encuentren, tienen la posibilidad de acceder a planes que incluyen la naturaleza, el ecoturismo, el senderismo o si no quieren salir de su casa, ver una serie sobre medioambiente o leer un libro siempre será una buena opción. 

Para las personas que viven en Bogotá, las opciones son variadas. El cerro de Monserrate, es una de las alternativas de mayor demanda, pues es uno de los sitios preferidos por miles de devotos para practicar sus creencias religiosas y al mismo tiempo conectarse con los cerros orientales. 

Según las autoridades distritales, el año pasado cerca de 197.000 personas recorrieron el sendero peatonal de Monserrate y se estima que para este año sean 200.000, pues el senderismo es clave en este plan. En total, por diferentes medios de acceso, se espera que el Santuario reciba en esta Semana Mayor alrededor de 500.000 visitantes.

El sendero peatonal estará habilitado todos los días, a partir de las 5 de la mañana a hasta la 1 de la tarde para ascender y hasta las 4 de la tarde para descender. Dependiendo del número de personas, las autoridades habilitarán el acceso por el camino alterno que llega al Parque Nacional; es decir, la ruta de Tanques del Silencio.

Lea también: La naturaleza una de las grandes apuestas del turismo en el país

Las autoridades distritales también han hecho un llamado, para que las personas que se encuentran en la capital del país incluyan en sus planes la visita a los 15 humedales ubicados en diferentes localidades de la ciudad.

En otras regiones como la Costa Caribe, Antioquia y Santander, el tema ambiental también cobra importancia por estos días. En Barranquilla, por ejemplo, la Fundación Zoológica y Botánica de esta ciudad presenta una serie de planes para grandes y pequeños que quieran visitar sus instalaciones durante los días de descanso.

Los eventos incluyen juegos didácticos que enseñan a los niños el tema de biodiversidad, talleres sobre las formas de conservar el medio ambiente, educación sobre la plantación de árboles, y concursos para evitar las basuras tóxicas. Todo esto en medio de la  biodiversidad y los animales.

En Santa Marta, con la participación de más de 500 voluntarios y unas 40 entidades públicas y privadas, se llevó a cabo una jornada de limpieza y oxigenación de playas  en El Rodadero, de cara a la temporada turística que espera la llegada de miles y miles de visitantes.

En la Guajira, también se han activado acciones tendientes a recibir a los viajeros. La Corporación Autónoma Regional de La Guajira (Corpoguajira), junto con otras entidades ha desarrollado en los municipios de Hatonuevo, Urumita, Villanueva, Distracción y San Juan del Cesar, entre otros, actividades para que los lugares de mayor concurrencia se encuentren en condiciones ambientalmente óptimas para comprometer al visitante con el cuidado permanente de los atractivos turísticos de esta zona.

De igual forma, trabajan en la prevención y disuasión para evitar el tráfico de ilegal de especies silvestres, flora y fauna, que por estos días es común en esta y otras regiones del país.


Ecoturismo en Santander y Antioquia

En Santander las opciones de ecoturismo son variadas. Una de ellas es la visita al Ecoparque Cerro ‘El Santísimo’, uno de los sitios de peregrinación más importantes del país. Todos los años por esta época, miles de católicos llegan hasta el lugar para subir al telesférico y disfrutar de los hermosos paisajes naturales de Floridablanca. En la parte más alta, está una gigantesca escultura, con un mirador desde el que se observa toda la ciudad.

Allí también están el Parque Nacional de Chicamocha, el atractivo turístico más importante de Santander y el Acualago, un parque de diversiones acuático construido en un área de 5,6 hectáreas, además de muchas otras atracciones turísticas y de relajación.

En Antioquia, en el corregimiento de Santa Elena, se puede visitar las fincas silleteras. Allí es posible recorrer senderos ecológicos, bosques y jardines multicolores. Actualmente es posible visitar 17 fincas con estas características en esta región.

Le puede interesar: Así quieren salvar sus bosques los habitantes del Guaviare

Boyacá también es una opción. En este departamento se puede visitar, por ejemplo, el páramo de Ocetá, una reserva natural de frailejones centenarios que pueden tener hasta cuatro siglos de edad.  Villa de Leyva, los Pozos Azules y la Granja de los Avestruces, son lugares imperdibles para quienes deciden pasar los días santos en esta zona del país.

El Eje Cafetero también tiene su propia oferta. En Caldas y Risaralda el turismo de naturaleza es clave, con una gran oferta en especies de aves, por lo que el “aviturismo” se abre paso como gran atractivo para quienes visitan esta región en esta época del año. Es una región que ha destinado parte de su geografía a la preservación natural, con escenarios para el turismo rural y sostenible, recorridos a pie o en bicicleta, agroturismo, además de su gastronomía. Solo en Risaralda hay más de 800 especies de aves, por lo que su gobernador, Sigifredo Salazar, invita a propios y turistas a recorrer sus 14 municipios y áreas protegidas. Un plan para descansar rodeado de naturaleza, cascadas y piscinas naturales de agua termal.

Naturaleza en las pantallas

Y para los que no quieren salir de casa, en Netflix pueden ver Our Planet, un documental realizado con la colaboración con WWF y Silverback Films, que en 8 episodios muestra un amplio número de especies y de hábitats frágiles del planeta. Cada episodio permite explorar un bioma diferente del mundo natural, desde selvas tropicales hasta tierras congeladas.

Este documental les brinda a los espectadores la posibilidad de realizar un viaje a muchos rincones del mundo donde suceden los eventos naturales más sorprendentes y los motivará a hacer cambios para proteger el lugar que llamamos hogar. Se trata de una serie que inspira a las personas a comprender la naturaleza y los desafíos que esta enfrenta.

Para quienes no quieren ver la serie o ya la vieron, leer un libro relacionado con la naturaleza también es una opción y más si les gusta cocinar.  Por ejemplo, en las librerías puede encontrar "La tierra y la mesa"una obra inspirada por la riqueza y la belleza del ecosistema del páramo y por los alimentos orgánicos que crecen en la montaña. Posee cerca de 70 recetas creadas por 14 cocineros con las que busca incentivar el consumo de productos locales y naturales en los que los vegetales  son protagonistas. También da a conocer los beneficios que los alimentos orgánicos tienen para la salud humana y la del planeta, y habla sobre cómo al cuidar la tierra y los suelos se protegen los ecosistemas únicos que son vitales para el bienestar de la humanidad.

De esta forma, las opciones relacionadas con el ambientalismo son varias y para todos los gustos. Sin importar el lugar en donde se encuentre, usted puede tener contacto directo o indirecto con la naturaleza.