Desde la madrugada de este sábado se viene registrando un importante aumento en la actividad sísmica del Volcán Nevado del Ruiz. El Servicio Geológico Colombiano (SGC) reportó, de hecho, un "fracturamiento de roca".

De acuerdo con boletín extraordinario emitido por esa entidad, "se registra un incremento importante en la actividad sísmica volcano-tectónica, asociada a fracturamiento de roca alrededor del edificio volcánico. La actividad sísmica se localiza en el sector occidente-suroccidente, a una distancia promedio de 6.0 kilómetros con respecto al cráter Arenas", señaló. 

El SGC destacó el registro de un sismo volcano-tectónico ocurrido este domingo, a las 7:04 de la mañana, a 4.1 kilómetros de profundidad y con una magnitud de 3.1 ML (Magnitud Local), reportado como "sentido" por funcionarios del Parque Nacional Natural Los Nevados.

Le sugerimos: Continúa monitoreo al Volcán Nevado del Ruiz 

El servicio también resaltó que la actividad del volcán continúa en nivel de alaerta amarillo. No descartaron tampoco que se presente otra situación que pueda indicar una aceleración del proceso, implicando mayor inestabilidad del volcán y, en consecuencia, cambios en su nivel de actividad.

“Si bien, la inestabilidad del volcán se ha prolongado por más de nueve años, es de vital importancia no acostumbrarse a su comportamiento y estar atentos a la información oficial que será publicada por el Servicio Geológico Colombiano”, explicaron. 

Le puede interesar: Por sismos y emisión de ceniza sigue la alerta amarilla en el volcán Nevado del Ruiz

De igual manera, el SGC hizo un llamado a las gobernaciones de Caldas y de Tolima con el fin de que puedan "extremar acciones enfocadas, tanto a procesos de reducción de riesgo como al manejo de desastres, así como implementar medidas de preparación ante actividad futura del volcán Nevado del Ruiz”.

Solicitaron a la comunidad estar pendientes de la información oficial que se entrega sobre los cambios en el nevado.

El Volcán Nevado del Ruiz se encuentra ubicado en los límites de los departamentos de Tolima y Caldas, y en 1985 fue el causante de una tragedia que dejó más de 25.000 muertos en la población de Armero.