;
AFP

Las autoridades de Zimbabue autorizarán la casa de búfalo con arco y flecha para atraer una parte del creciente mercado de la caza deportiva, indicó este sábado un funcionario de la administración de parques naturales.

"Como parte de la diversificación de nuestros productos hemos incluido la caza con arco y flecha... Para atraer gente a Zimbabue," indicó a la AFP el portavoz de la administración de Parques y fauna silvestre, Tinashe Farawo.

El mercado de adinerados cazadores del mundo desarrollado en busca de trofeos se está volviendo cada vez más competitivo.

Lea también: Debate animal

A comienzos de esta semana, la vecina Botsuana terminó con cinco años de veda a la caza del elefante, causando protestas de los conservacionistas que rechazan el argumento de que la medida ayudará a atraer dinero a los países pobres y conducirá a una mejor administración de las reservas animales.

"Lo que estamos haciendo es captar ese mercado para tener mayores ingresos, invertir más en la protección de la fauna, mejorar nuestra economía y crear más empleos", añadió Farawo.

Zimbabue alberga una saludable población de búfalos, calculada en cientos de miles de ejemplares.

La vida silvestre es una atracción para turistas y cazadores provenientes de Estados Unidos, Europa y Sudáfrica en busca de trofeos.

Le puede interesar: Día mundial de la vida silvestre esfuerzos de conservación en Latinoamérica

Tal vez, el parque más conocido es Hwange, en la frontera con Botsuana, donde causó conmoción la muerte con arco y flecha por parte de un cazador estadounidense en 2015 de un muy conocido y querido león, llamado Cecil.

A comienzos de este mes, el gobierno, que enfrenta una severa crisis económica y financiera y trata de atraer divisas, anunció que vendió unos 100 elefantes a China y Dubái por 2,7 millones de dólares en los últimos seis años, aduciendo que hay sobrepoblación en los parques nacionales, que los animales invaden asentamientos humanos, destruyen cultivos y son peligrosos para la gente.

El periódico The Chronicle afirmó que 93 elefantes ya fueron trasladados a parques de China y cuatro a Dubái entre 2012 y 2018. Fueron vendidos a precios que fluctúan entre 13.500 y 41.500 dólares cada uno.