• Es una de las ocho especies de osos que habitan en el mundo y la única endémica de América del Sur que aún existe. El oso andino recorre los bosques y páramos de la cordillera de los Andes de Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador. Foto: Juan Cortés.
    Es una de las ocho especies de osos que habitan en el mundo y la única endémica de América del Sur que aún existe. El oso andino recorre los bosques y páramos de la cordillera de los Andes de Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador. Foto: Juan Cortés.
  • En Colombia habitan en los bosques y páramos de 22 de los 59 Parques Nacionales Naturales, en altitudes entre los 1.000 y 3.000 metros. En lugares como el Parque Chingaza es posible encontrarlos alimentándose, caminando o incluso trepados sobre los árboles. Foto: Felipe Vargas.
    En Colombia habitan en los bosques y páramos de 22 de los 59 Parques Nacionales Naturales, en altitudes entre los 1.000 y 3.000 metros. En lugares como el Parque Chingaza es posible encontrarlos alimentándose, caminando o incluso trepados sobre los árboles. Foto: Felipe Vargas.
  • Se encuentra catalogado como una especie vulnerable a la extinción debido a la pérdida y transformación de su hábitat y a la cacería, que generalmente es por retaliación frente al consumo de cultivos, por sus hábitos carroñeros, o por temor ante un eventual ataque. Foto: Joao Marcos Rosa.
    Se encuentra catalogado como una especie vulnerable a la extinción debido a la pérdida y transformación de su hábitat y a la cacería, que generalmente es por retaliación frente al consumo de cultivos, por sus hábitos carroñeros, o por temor ante un eventual ataque. Foto: Joao Marcos Rosa.
  • Su dieta se basa principalmente en el consumo de plantas ricas en azúcares y proteínas. Al ser oportunista, consume carne de animales silvestres o domésticos cuando estos se encuentran en las áreas próximas a su hábitat. Foto: Wilson Cepeda.
    Su dieta se basa principalmente en el consumo de plantas ricas en azúcares y proteínas. Al ser oportunista, consume carne de animales silvestres o domésticos cuando estos se encuentran en las áreas próximas a su hábitat. Foto: Wilson Cepeda.
  • Es conocido como oso de anteojos por las manchas únicas que presenta en el rostro, cuello y pecho, las cuales permiten diferenciar entre un oso y otro, ayudando en su identificación. A la fecha, en el Parque Nacional Natural Chingaza se tienen registros de 36 osos a partir de imágenes tomadas con cámaras trampa, pero se estima que la población puede oscilar entre los 50 individuos. Foto: Joao Marcos Rosa.
    Es conocido como oso de anteojos por las manchas únicas que presenta en el rostro, cuello y pecho, las cuales permiten diferenciar entre un oso y otro, ayudando en su identificación. A la fecha, en el Parque Nacional Natural Chingaza se tienen registros de 36 osos a partir de imágenes tomadas con cámaras trampa, pero se estima que la población puede oscilar entre los 50 individuos. Foto: Joao Marcos Rosa.
  • El oso andino es una especie solitaria, excepto cuando está en temporada de reproducción o de cuidado parental. Recorre los bosques y páramos por senderos en los que dispersa semillas y modifica la estructura del bosque, convirtiéndose en el jardinero de la montaña. Foto: Ángela Parra.
    El oso andino es una especie solitaria, excepto cuando está en temporada de reproducción o de cuidado parental. Recorre los bosques y páramos por senderos en los que dispersa semillas y modifica la estructura del bosque, convirtiéndose en el jardinero de la montaña. Foto: Ángela Parra.
  • Son grandes escaladores, y en la parte más alta de los árboles construyen con las ramas nidos o camaretas, que les sirven de refugio, zona de alimentación o incluso de cama para descansar. Cuando la osa está con las crías (llamadas oseznos) les enseña a trepar, lo cual es un mecanismo de protección frente a posibles amenazas. Foto: Lucho Linares.
    Son grandes escaladores, y en la parte más alta de los árboles construyen con las ramas nidos o camaretas, que les sirven de refugio, zona de alimentación o incluso de cama para descansar. Cuando la osa está con las crías (llamadas oseznos) les enseña a trepar, lo cual es un mecanismo de protección frente a posibles amenazas. Foto: Lucho Linares.
  • En la seguridad de cuevas rodeadas de comida permanente, la osa puede tener de 1 a 4 oseznos, los cuales nacen ciegos, sin dientes y pesando de 283 a 510 gramos. Generalmente dan sus primeros pasos entre la 4 y 6 semana de edad, luego de 3 meses abandonan la cueva junto a su madre. Foto: Andrés Diavanera.
    En la seguridad de cuevas rodeadas de comida permanente, la osa puede tener de 1 a 4 oseznos, los cuales nacen ciegos, sin dientes y pesando de 283 a 510 gramos. Generalmente dan sus primeros pasos entre la 4 y 6 semana de edad, luego de 3 meses abandonan la cueva junto a su madre. Foto: Andrés Diavanera.
  • Se considera una especie “paisaje” debido a los grandes desplazamientos que realiza por regiones geográficamente diversas. La conservación y el manejo de esas zonas contribuye a la protección de otras especies de fauna y flora, por lo que también es llamado guardián de los bosques y páramos andinos. Foto: Juan Camilo Botero.
    Se considera una especie “paisaje” debido a los grandes desplazamientos que realiza por regiones geográficamente diversas. La conservación y el manejo de esas zonas contribuye a la protección de otras especies de fauna y flora, por lo que también es llamado guardián de los bosques y páramos andinos. Foto: Juan Camilo Botero.
  • En algunas culturas el oso andino representa la fuerza y la mediación entre el mundo terrenal y el celestial, siendo este animal el medio para mantener la estabilidad entre el bien y el mal. En algunas comunidades indígenas se considera como el hermano mayor, por eso lo respetan, sin atentar contra su integridad. Foto: Ángela Parra.
    En algunas culturas el oso andino representa la fuerza y la mediación entre el mundo terrenal y el celestial, siendo este animal el medio para mantener la estabilidad entre el bien y el mal. En algunas comunidades indígenas se considera como el hermano mayor, por eso lo respetan, sin atentar contra su integridad. Foto: Ángela Parra.
  • La conservación del oso andino depende del trabajo entre las comunidades que conviven con él y las autoridades ambientales encargadas de su protección. Las alianzas deben promover la calidad de vida de las comunidades campesinas y la protección del guardián de los páramos y bosques colombianos. Foto: Juan Cortés.
    La conservación del oso andino depende del trabajo entre las comunidades que conviven con él y las autoridades ambientales encargadas de su protección. Las alianzas deben promover la calidad de vida de las comunidades campesinas y la protección del guardián de los páramos y bosques colombianos. Foto: Juan Cortés.
  • También hay iniciativas privadas trabajando por este propósito. Es el caso de la reserva La Laja, un complejo de predios destinados a la conservación de la zona de amortiguación del Parque Chingaza. Gracias a la alianza entre la Fundación La Laja, el colegio Rochester y Parques Nacionales se ha realizado un seguimiento al estado de los osos y se ha contribuido a la apropiación comunitaria por medio de actividades de investigación y educación participativa. Foto: Joao Marcos Rosa.
    También hay iniciativas privadas trabajando por este propósito. Es el caso de la reserva La Laja, un complejo de predios destinados a la conservación de la zona de amortiguación del Parque Chingaza. Gracias a la alianza entre la Fundación La Laja, el colegio Rochester y Parques Nacionales se ha realizado un seguimiento al estado de los osos y se ha contribuido a la apropiación comunitaria por medio de actividades de investigación y educación participativa. Foto: Joao Marcos Rosa.
  • Usted también puede contribuir a la conservación de los guardianes andinos visitando los Parques Nacionales cerca a su municipio y entrando en contacto con la naturaleza en donde ellos habitan. Tal vez se puede encontrar un oso, sentir su imponencia y agradecer el aporte que ellos le hacen a su bienestar. Juan Cortés.
    Usted también puede contribuir a la conservación de los guardianes andinos visitando los Parques Nacionales cerca a su municipio y entrando en contacto con la naturaleza en donde ellos habitan. Tal vez se puede encontrar un oso, sentir su imponencia y agradecer el aporte que ellos le hacen a su bienestar. Juan Cortés.
Compartido 0 Veces

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com